El odio que despierta Israel Adesanya es una mina de oro para la UFC

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
GLENDALE, ARIZONA - JUNE 12: Israel Adesanya of Nigeria prepares to fight Marvin Vettori of Italy in their UFC middleweight championship fight during the UFC 263 event at Gila River Arena on June 12, 2021 in Glendale, Arizona. (Photo by Jeff Bottari/Zuffa LLC)
Israel Adesanya antes de una pelea por el título en la UFC. Foto: Jeff Bottari/Zuffa LLC.

Antes de Conor McGregor ya existió Nick Diaz, y antes Chael Sonnen, y previamente Tito Ortiz, y en los orígenes de la UFC Ken Shamrock. La empresa de Artes Marciales Mixtas más importante del mundo siempre ha tenido un supervillano. Un peleador odiado por muchos y querido por algunos que creaba polémica, calentaba los combates y elevaba las audiencias. Una gallina de los huevos de oro en plan irreverente, bocazas y brabucón que hoy en día se llama Israel Adesanya (Lagos, Nigeria, 1989). La versión 2.0 de un Conor McGregor en horas bajas, igual (incluso mejor) luchador que el irlandés, pero tan odiado (o más) que él.

Algunos justifican su actitud calificándole como un “hombre negro con confianza en sí mismo”. Otros le tachan directamente de chulo, fanfarrón y arrogante, e incluso como una persona débil que piensa que es un macho alfa. Hay opiniones para todos los gustos cuando se habla de Israel Adesanya. Lo que está claro es que no es el típico peleador que cae bien a todo el mundo, sino todo lo contrario… y la UFC se frota las manos. Cada vez que ‘The Last Stylebender’ coge un micrófono sube el pan. No es precisamente políticamente correcto y hace más enemigos que amigos. Algo que la compañía traduce en ventas de pay-per-view y, por ende, sacos de dinero. Tenerle como campeón del peso medio es uno de los mejores negocios posibles para una UFC necesitada de estrellas mediáticas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un video de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

Su actitud infantil en muchas ocasiones hace que sea difícil quererle. Sus coreografiadas entradas al octógono, con bailes y disfraces, son carne de vídeo viral en redes sociales, pero hacen rechinar los dientes a los más puristas. Pero toda esa animadversión hace que el famoso “que hablen de ti aunque sea mal” sea más que suficiente para Adesanya y para la UFC. “Quiero que la gente sienta cosas cuando peleo, sin importar que me amen o me odien. Incluso si me odian, quiero que sientan algo así como ‘¡Venga, espero que le jodan!’”. El propio Israel está encantado con su papel de supervillano. “Como en la primera pelea contra Whittaker, que podía sentir la energía de la gente en plan ‘espero que este gilipollas acabe KO’. Para eso salgo ahí fuera alardeando, bailando. Podía sentir a los fans pensando ‘Joder, sería increíble que este tío fue noqueado en el primer asalto por Whittaker’. Busco ese tipo de energía, sin importar que sea buena o mala. Quiero que la gente sienta cosas”.

Este sábado se enfrentará de nuevo a Robert Whittaker como cabeza de cartel del UFC 271. Un combate para el que su rival se ha preparado mentalmente de una forma distinta a la de la primera ocasión, cuando se dejó llevar por el odio hacia Adesanya. “Tenía tanto odio que me saqué yo mismo de la pelea. Tenía mucha rabia y odio hacia él. Estaba enfadado sin ninguna razón y eso me hizo perder”, confiesa un Whittaker que acabó siendo noqueado en el segundo asalto. Sobre el papel, la historia no debería ser muy distinta en esa ocasión. Más aún cuando la motivación de Adesanya está por las nubes, hasta el punto de compararse a sí mismo con un tal Muhammad Ali.

GLENDALE, ARIZONA - JUNE 12: Israel Adesanya of Nigeria reacts after defeating Marvin Vettori of Italy by unanimous decision to win the middleweight championship during their UFC 263 at Gila River Arena on June 12, 2021 in Glendale, Arizona.
Israel Adesanya con el cinturón de campeón de la UFC.

“Más de una vez he posteado en mi cuenta de Instagram tres fotos mías con Muhammad Ali en situaciones similares o posturas parecidas y la gente empezó a decir que cómo me atrevía a compararme con el más grande de todos los tiempos. Para mí es como una inspiración. Él fue un joven negro como yo y en su momento, cuando mejor estaba, le odiaban muchísimo. Me siento igual ahora mismo”, explicó Adesanya en una rueda de prensa ante la perplejidad de más de uno. “Ali es una gran inspiración para mí y para muchos por cómo era, dentro y fuera del ring. No diría que soy como él, pero si pones algunas fotos juntas puedes ver similitudes”. Lo dicho, la bolsa de Nueva York disparada por el precio del pan.

Con perlas de este estilo, respaldadas por un récord de 21-1, en el que la única derrota corresponde a un intento de conseguir también el cinturón de campeón del peso semipesado, normal que la UFC quiera seguir ligada a este fenómeno mediático por un largo periodo de tiempo. Para ello, la compañía y el luchador acaban de firmar un contrato de varias peleas más. “Israel Adesanya realmente merece estar en la posición en la que se encuentra y esperamos tener muchos más años prósperos con la UFC”. Su manager Tim Simpson también se frota las manos. Según la agencia del luchador, se trata de uno de los contratos más altos de la historia de la compañía y ‘The Last Stylebender’ se convertirá en uno de los peleadores de MMA mejor pagados de la historia, aunque las cifras finales no han visto la luz. Dicho de otro modo, la oveja negra de los huevos de oro… o la gallina negra… como sea, ya se entiende.

Vídeo | Un campeón del mundo de MMA reta a sus compañeros de gimnasio a que le peguen puñetazos sin moverse

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente