Jake Paul, el polémico youtuber que quiere jugar a ser boxeador

·5 min de lectura

En los tiempos que corren, podría decirse que alguien con más de 20 millones de suscriptores en su cuenta de Youtube y una gran repercusión mediática como influencer en sus redes sociales tiene su futuro más inmediato prácticamente resuelto. Sólo debería preocuparse de subir vídeos y fotos a Internet con frecuencia y saciar el interés social que despierta su persona. Nada o poco más. Sin embargo Jake Paul no lo ve así. Este youtuber norteamericano de 23 años está empeñado en hacer carrera en el mundo del boxeo y participará en uno de los combates preliminares de la velada que significará la vuelta al ring el mítico Mike Tyson, el próximo 12 de septiembre.

Jake Paul saltó a la fama gracias a la plataforma Vime, en la que contaba con más de 5 millones de seguidores y alrededor de 2.000 millones de visualizaciones. Más tarde pasó a formar parte del elenco de la serie de Disney Channel Bizaardvark durante dos temporadas, aunque su desembarco en el mundo de Youtube tiró por tierra su carrera televisiva. Sus vídeos con más o menos riesgo y rozando los límites de la legalidad en muchas ocasiones provocaron que fuese despedido de la serie y acusado de delitos por allanamiento, entre otros. Pequeñeces si empezásemos a recopilar sus diferentes problemas con la justicia, cuyo último episodio lo escribe una visita del FBI a su casa mientras él estaba fuera. Un grupo armado de agentes federales irrumpieron en la propiedad de Jake Paul como parte de una investigación por unas “acusaciones de actos criminales que rodearon un incidente en Scottsdale Fashion Square en mayo de 2020” y requisó varias armas tras un registro minucioso. Dicho incidente tiene que ver con una manifestación ilegal dentro de un centro comercial en Arizona, en la que hubo saqueos y disturbios, y en la que se pudo reconocer al youtuber como uno de los participantes.

Por mucho que el joven declarase a través de su cuenta de Twitter que sólo estaba allí filmando lo que ocurría y condenase los actos vandálicos y los saqueos, parece que la justicia piensa de forma distinta. Tampoco ayuda que al poco tiempo organizase una fiesta en mitad de la pandemia mundial de coronavirus, con multitud de personas en su casa, sin distancia social alguna ni uso de mascarillas, tal y como se puede ver en diferentes vídeos que circularon por las redes sociales. Algo que provocó un enfado monumental de la alcaldesa de Calabasas, lugar de residencia del youtuber. “No me indigné yo sola, sino todos aquellos que vieron los vídeos. Estaban celebrando una fiesta, sin distanciamiento social, sin mascarillas… Es un acto de enorme desprecio por todo lo que todos estamos intentando hacer para que las cosas vuelvan a funcionar”. Lo que se llama estar siempre ligado a la polémica.

Todo esto son sólo algunas pinceladas de la irreverente vida de un Jake Paul que ahora quiere jugar a ser boxeador. El chico que en sus vídeos de Youtube avisa que ningún espectador debe imitar o intentar las acciones arriesgadas, retos o bromas de su canal porque todas están llevadas a cabo por profesionales entrenados para ello y realizadas en lugares preparados para su ejecución, se subirá al ring en el que ya ha hecho algunos pinitos antes con colegas de profesión. El último fue el también youtuber AnEsonGib y le ganó por KO en el primer asalto. Su siguiente duelo será ante un rival bastante más exigente. Un atleta nato como el ex jugador de la NBA Nate Robinson, que durante sus años universitarios compaginó la práctica del baloncesto y el fútbol americano y en sus 11 años como profesional siempre destacó por su espectacular condición física y constitución, pese a su altura de 1.75.

“Tengo muchas ganas de meterme al ring y pelear con un atleta de élite como Nate. Pero que nadie se equivoque porque el 12 de septiembre Nate besará la lona muy rápido”, comentaba el influencer al hacerse público el combate. “Pobre Nathaniel jajajajajaja”. Quizás boxeando no sea ningún prodigio, pero lo que está claro es que Jake Paul sabe calentar un combate y vender el muñeco. Sin embargo, los puristas se llevan las manos a la cabeza. Hablan de prostitución del boxeo, de show en lugar de deporte, de palabrería sin un respaldo competitivo y/o técnico. Hablan, hablan, hablan… mientras el youtuber sigue viendo crecer su cuenta corriente y su popularidad (que al fin y al cabo van estrechamente relacionadas la una con la otra). “No estás preparado. Ni siquiera has hecho sparring todavía. No tienes ni idea de lo que es hacer sparring, amigo”, le soltó Jake Paul a Nate Robinson en un ‘careo virtual’ por videollamada al que los sometió TMZ. “¡Cállate, Jake, cabeza de pájaro! Escucha, ven el 12 de septiembre, hermano. Dijiste que me ibas a noquear. Sólo asegúrate de que eres un hombre de palabra”, respondió el ex jugador de baloncesto. “Esto es lo único a lo que has venido [a hacerte notar]. ¿Dónde estaba Nate Robinson antes de todo esto? Soy como un médico reviviendo tu carrera con el desfibrilador”. Y mientras tanto el sonido de la caja registradora sin parar de sonar… que a eso es lo que le gusta Jake Paul.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente