James y Olympiacos se marcharon con bronca tras el empate agónico de Panathinaikos

Getty Images

Panathinaikos y Olympiacos protagonizaron este domingo un esperado cruce en el Apostolos Nikolaidis Stadium, no sólo por tratarse de un caliente derbi sino también por la lucha de ambos en los primeros lugares de la Superliga de Grecia.

Los Verdes podían presumir de llegar como los favoritos tras haber ganado los 10 partidos que habían disputado hasta el momento, aunque los Rojiblancos hicieron lo posible y estuvieron a punto de quebrarles el invicto.

Con la presencia del colombiano James Rodríguez, activo en el ataque del conjunto visitante, los dirigidos por Míchel González mostraron su voluntad de dominar el juego. Justamente, el zurdo cucuteño tuvo la primera ocasión clara a los 23 minutos, pero su disparo fue desactivado por el arquero Alberto Brignoli.

Del lado local, Andraz Sporar logró festejar su gol, aunque el mismo fue anulado por fuera de juego. Después contestó para Olympiacos, Georgios Masouras y debió resignarse a que sus remates -tuvo dos chances- salieran desviados y sin la oportunidad de romper el cero.

James, ex Real Madrid y Bayern Munich, tuvo otra a su cuenta que no pudo concretar, y también se sumó Sokratis Papastathopoulos para llevar riesgo al arco contrario. Luego, otra indignación para el dueño de casa, dado otro gol anulado a Sporar por el VAR.

A los 81', el mediocampista español Pep Biel descargó un certero tiro de zurda dentro del área grande y desató el festejo para la visita, que parecía llevarse los tres puntos. Sin embargo, sobre el límite del tiempo adicionado (se agregaron 6'), el árbitro cobró un penal que validó la tecnología y que después desató el tumulto de discusiones entre ambos bandos.

La pena máxima se ejecutó finalmente en el 12' minuto de adición y, para Sporar, la tercera fue la vencida: pateó al ángulo superior izquierdo con un guardameta que quedó clavado en el medio y puso el 1-1 final, que salvó su racha de partidos sin caer. Con 21 unidades y a 10 de la cima, Olympiacos deberá seguir corriendo desde atrás.

Foto: Getty Images