El jefe de Tokio 2020 no piensa en cancelar pese al incremento de los casos de COVID

·4 min de lectura

TOKIO, 16 abr (Reuters) - El presidente de los Juegos Olímpicos de Tokio afirmó el viernes que Japón se compromete a celebrar unos Juegos seguros este verano, mientras un aumento de los casos de COVID-19 provocó una extensión de los controles de contagio y nuevos llamamientos para que los Juegos sean de nuevo pospuestos o cancelados.

El Gobierno nipón amplió las medidas de cuasiemergencia a 10 regiones a medida que se extendía una cuarta ola de infecciones, lo que arroja más dudas sobre la posibilidad de celebrar los Juegos Olímpicos en Tokio en menos de 100 días.

"No estamos pensando en cancelar los Juegos Olímpicos", dijo el presidente de Tokio 2020, Seiko Hashimoto, hablando en nombre del comité organizador.

"Seguiremos haciendo lo posible para aplicar un régimen de seguridad exhaustivo que haga que la gente se sienta completamente segura".

El Gobierno japonés añadió Aichi, Kanagawa, Saitama y Chiba a otras seis prefecturas que ya estaban bajo control de contagio, incluidas las ciudades de Tokio y Osaka.

Los principales expertos sanitarios de Japón han reconocido que la pandemia de COVID-19 ha entrado en una cuarta ola.

Los casos diarios en Osaka alcanzaron el récord de 1.209 el viernes, impulsados por una cepa virulenta del virus identificada por primera vez en el Reino Unido. Los nuevos contagios en Tokio fueron 729 el jueves, la mayor cantidad desde principios de febrero, cuando la mayor parte del país estaba bajo estado de emergencia.

Casi dos tercios de los japoneses opinan que los Juegos Olímpicos deberían cancelarse o posponerse, según una encuesta de Jiji News realizada el viernes.

Un alto cargo del partido gobernante dijo el jueves que la cancelación de los Juegos Olímpicos de este año sigue siendo una opción si la situación del coronavirus se vuelve demasiado grave.

Ya está en marcha un relevo de la antorcha a menor escala. Los organizadores de los Juegos Olímpicos declararon el viernes que en la isla principal de Okinawa, en la prefectura de Okinawa, la más meridional de Japón, realizarían el relevo en zonas restringidas sin espectadores, en lugar de en las carreteras públicas.

A los aficionados extranjeros se les ha prohibido el acceso a los Juegos y las autoridades dicen que los aficionados nacionales también podrían quedarse fuera.

Subrayando las dificultades de la planificación durante la pandemia, los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio pospusieron otra prueba, el ciclismo BMX de estilo libre programado para el 24 y 25 de abril, debido al impacto en la programación de la situación del COVID-19.

Los responsables olímpicos y gubernamentales han dicho que no es posible aplazar de nuevo los Juegos.

Pero una corriente de expertos en salud ha dicho que es demasiado arriesgado celebrar los Juegos este verano. El problema se ve agravado por la relativa lentitud de la campaña de vacunación de Japón, que comenzó en febrero utilizando vacunas importadas.

Japón ha mostrado un "pobre desempeño" en la contención de la transmisión del virus, junto con una limitada capacidad de pruebas y un lento despliegue de la vacunación, según un comentario de expertos en salud publicado el miércoles en el British Medical Journal.

"Los planes para celebrar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos este verano deben reconsiderarse con urgencia", escribió el autor principal, Kazuki Shimizu, de la London School of Economics.

"Celebrar Tokio 2020 con fines políticos y económicos internos -ignorando los imperativos científicos y morales- es contradictorio con el compromiso de Japón con la salud global y la seguridad humana".

Una encuesta realizada el mes pasado a más de 1.000 médicos japoneses mostró que el 75% creía que era mejor posponer los Juegos, según la empresa de referencia de médicos Ishinotomo.

El profesor de la Universidad de Kioto Hiroshi Nishiura, asesor de la respuesta gubernamental a la pandemia, instó esta semana en un comentario en una revista a que las autoridades pospongan los Juegos Olímpicos un año para dar más tiempo a la vacunación del público.

Japón comenzó su campaña de vacunación en febrero, más tarde que la mayoría de las grandes economías. Hasta ahora, sólo el 0,9% de la población japonesa se ha vacunado por primera vez, en comparación con el 2,5% en Corea del Sur y el 48% en el Reino Unido.

El Gobierno japonés desmintió la semana pasada las informaciones que afirmaban que daría prioridad a la vacunación de los deportistas. Australia es uno de los países que está considerando esta medida.

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, dijo el jueves que su Gobierno haría "todo lo posible" para evitar más contagios antes de los Juegos.

Suga, que se encuentra actualmente de visita de Estado en Estados Unidos, mantendrá una llamada con el director general de Pfizer Inc, Albert Bourla, el sábado, y el jefe de vacunas de Japón, Taro Kono, dijo a los periodistas. Kono no quiso comentar el tema de la llamada, pero los medios locales informaron de que Suga pediría más vacunas.

(Información de Yoshifumi Takemoto, Sakura Murakami, Chris Gallagher y Rocky Swift; Editado por Michael Perry y Toby Chopra; Traducido por Emma Pinedo)