Asesinan al hijo de Esther Salas, la jueza que investiga las cuentas bancarias de Jeffrey Epstein

Redacción Noticias
·4 min de lectura
Casa de la juez Esther Salas, el lunes 20 de julio de 2020 en Nueva Jersey, donde un hombre armado mató a tiros a su hijo de 20 años e hirió a su marido. (AP Foto/Mark Lennihan)
Casa de la juez Esther Salas, el lunes 20 de julio de 2020 en Nueva Jersey, donde un hombre armado mató a tiros a su hijo de 20 años e hirió a su marido. (AP Foto/Mark Lennihan)

Un abogado que decía ser “antifeminista” y que fue hallado sin vida con una herida de bala aparentemente autoinfligida está siendo investigado como posible autor en el ataque a tiros contra la familia de Esther Salas, una jueza que se encarga en la actualidad de investigar las cuentas bancarias de Jeffrey Epstein y que tiene una larga carrera a sus espaldas llena de casos relacionados con personalidades.

El sospechoso de matar al único hijo de las juez latina Esther Salas lanzó insultos racistas en internet contra la magistrada antes de atacar a tiros a su familia, según informaciones posteriores divulgadas. Se descarta, eso sí, que el asesinato tenga algo que ver con Epstein y su caso, sino que se trata de un motivo personal e ideológico del supuesto asesino, enfermo terminal de cáncer, contra la jueza.

Roy Den Hollander, identidad del sospechoso, fue encontrado sin vida el lunes en el condado Sullivan, Nueva York, tan solo un día después de que una persona armada vestida como repartidor de FedEx acudió a la vivienda de la jueza Esther Salas, ubicada en North Brunswick, Nueva Jersey, y comenzó a disparar, hiriendo a su esposo, el abogado Mark Anderl, y matando a su hijo, Daniel Anderl.

Salas se encontraba en otra parte de la vivienda y resultó ilesa. Den Hollander tenía una demanda de igualdad de género, interpuesta en 2015, que Salas estaba escuchando y la cual involucraba a una joven que quería inscribirse al servicio militar. También mencionó a la jueza en publicaciones en Internet, ridiculizándola como una trepadora que se aprovechaba de su ascendencia hispana para salir adelante.

Junto al cuerpo de Den Hollander se encontró un paquete dirigido a Salas. Las sospechas crecen porque en un propio post en Internet, él mismo confesaba haber utilizado esta misma táctica (hacerse pasar por un repartidor de FedEx) para hablar con una joven.

Den Hollander llevaba un caso en el tribunal que presidía Salas y, según sus propias palabras, era enfermo terminal de cáncer. El caso que tenía pendiente en el tribunal que dirigía Salas sobre la discriminación por género en la llamada a filas del Ejército avanzaba justo cuando le diagnosticaron la enfermedad

Según el abogado estaba “preparando los argumentos orales en un caso federal ante una juez latina, incompetente y vaga nombrada por Obama”.

El abogado, que a su lista de casos añadió uno recientemente contra periodistas por, en su opinión, conspirar contra el presidente Donald Trump, añadía que las mujeres hispanas “tienen un problema de complejo de inferioridad”.

La carrera de Esther Salas

Daniel Anderl, quien cursaba estudios en la Universidad Católica de América en Washington, D.C., era el único hijo Esther Salas, dijo el funcionario. Le dispararon una vez en el pecho con un arma semiautomática cuando abrió la puerta, mientras que su padre, justo detrás de él, recibió varios impactos, detalló el funcionario.

Salas, destinada en Newark, fue nominada por el expresidente Barack Obama y confirmada en 2011. Antes sirvió como magistrada federal en Nueva Jersey, tras varios años como abogada de oficio.

(Photo by Michael Loccisano/Getty Images)
(Photo by Michael Loccisano/Getty Images)

Su caso más conocido de los últimos años fue un proceso de fraude financiero que implicaba a Teresa y Joe Giudice, un matrimonio que aparecía en el programa de televisión “Real Housewives of New Jersey”. Salas les condenó a prisión por delitos como bancarrota fraudulenta y evasión fiscal. Escalonó sus condenas para que uno de ellos estuviera disponible para atender a sus cuatro hijos.

En 2017 prohibió a los fiscales federales pedir la pena de muerte contra un supuesto líder de pandilla acusado por varios asesinato en Newark, concluyendo que la discapacidad intelectual del hombre le hacía no apto para la pena capital. Más tarde le condenó a 45 años de cárcel.

Más recientemente, Salas presidió una demanda aún en curso planteada por accionistas de Deutsche Bank, que acusaban a la firma de hacer declaraciones falsas y engañosas sobre sus políticas contra el lavado de dinero y de no monitorear a sus clientes de “alto riesgo”, incluido el delincuente sexual condenado Jeffrey Epstein.

En este sentido, a la entidad financiera se le acusa de no comprobar pagos realizados a personas que supuestamente fueron cómplices de Epstein para perpetrar sus abusos, así como el pago de 7 millones de dólares en acuerdos de compensación, y de otros 6 millones de dólares a firmas de abogados por lo que parecen haber correspondido a gastos legales de acusado y sus -por ahora- supuestos cómplices. En el escándalo también se escaparon supuestos “pagos a modelos rusas, matrículas escolares a mujeres, gastos de hotel y alquiler, e ingresos a numerosas mujeres con apellidos de Europa del Este; así como extracciones de efectivo periódicas por un importe de más de 800 mil dólares en cuatro años".

Con información de EFE y AP