JJ López recordó el histórico descenso de River: "Cuando Pavone erró el penal, se hizo un silencio total"

Gastón Hirschbrand
·3 min de lectura

Faltan tres meses para que se cumpla un nuevo aniversario, el décimo, del histórico descenso de River Plate a la B Nacional, luego de la derrota en la Promoción ante Belgrano en el recordado 26 de junio de 2011.

Aunque ya pasó mucho tiempo, el entrenador "Millonario" de aquel momento, Juan José López, sigue muy dolido por la situación, y en diálogo con ESPN profundizó acerca de distintos aspectos: su responsabilidad en el fatídico final, el silencio del Monumental tras el penal de Mariano Pavone y la comparación con la muerte de un familiar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Yo era una de las personas más responsables. Era el DT del equipo que se fue al descenso. Te hacen responsable, asumí la responsabilidad. El pibe joven, el que no me vio jugar, el que no sabe que estuve desde los doce años en River, ese sí por ahí me dice: 'Nos mandaste al descenso'. El más perjudicado soy yo. Los protagonistas éramos los jugadores, yo y la CD. Nadie se quería ir. El que peina canas me dice: 'River no venía bien'. Me alienta. Siempre salí, no me oculté”, comenzó en su análisis López.

Sobre el penal fallado por Mariano Pavone, expresó: "Faltaban 20 minutos y nos cobran un penal. Les veía la cara a los de Belgrano. Si hacíamos ese penal, ya estaba. No lo pudimos hacer. Son las cosas del fútbol. Cuando erró el penal, se hizo un silencio total en la cancha de River. Te entra el frío. Es como en invierno, tenés la calefacción y prendés el aire acondicionado y te quedás durito. Pensaba que le hacíamos dos o tres goles más, pero Olave lo atajó", se lamentó J.J.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por último, comparó el descenso con el fallecimiento de su padre: "Fuimos todos arriba, a la concentración. Nadie hablaba. Después, cada uno a un cuarto que teníamos. Los jugadores se fueron. Passarella se quedó en el salón. Yo me fui al cuarto y lo digo con tranquilidad, lloré de bronca, era el club de mi vida y la oportunidad de mi vida. Hubo dos momentos que lloré mucho: cuando perdí a mi viejo y cuando se fue al descenso River".

"Mi mamá venía con una enfermedad crónica y le pedí a Dios que no sufriera tanto. Lo de mi viejo fue de golpe en el '74, yo estaba en Primera, estábamos bárbaro, haciendo la casa en Guernica y proyectos para seguir invirtiendo la plata que ganaba en River. Mi viejo era un fuera de serie. Los que dijeron que Passarella me formaba del equipo, depende de la conciencia de ellos. Mi honestidad sigue intacta", disparó antes de culminar con una fuerte frase final: "El descenso es como la pérdida de mi viejo, nunca sentí alivio. Lo tengo presente", finalizó.