Jonathan Rodríguez ensucia todavía más el escudo de Cruz Azul

Carlos Alberto Pérez García
·2 min de lectura

No bastó con la humillación en liguilla del torneo pasado. Jonathan Rodríguez tenía que salir a empeorar todo con una de las actitudes más vergonzosas para cualquier institución: salir a tomar alcohol con la indumentaria del club puesta y arrastrando el nombre de Cruz Azul por todos los suelos.

¿Cómo? ¿Estamos en pandemia y está prohibido salir? Bueno, pues peor aún para el delantero de la Máquina, porque no se expone únicamente a él y a su salud, sino a todos los compañeros que sí mantienen la disciplina para no crear una ola de contagios con sus familias y al interior del club, algo que terminarían por hundir a un equipo desangelado.

A falta de que se confirme oficialmente que este evento sucedió en 2021, algo que parece inminente, Jonathan Rodríguez deja en claro que en Cruz Azul la disciplina es una fiesta, no existe ningún lineamiento para mantener a los jugadores concentrados en su trabajo y, sobre todo, no hay conciencia con la situación sanitaria del país y del mundo.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Hace poco tiempo, uno de sus compañeros, Julio César Domínguez, tuvo que ser internado en un hospital por una de las secuelas post Covid-19 en su organismo. Dificultades para respirar y pulmones dañados, esas fueron las declaraciones de la esposa del 'Cata' tras este terrible episodio que en miles de familias concluye de peor forma. ¿Qué pasa con el compañerismo? ¿Qué pasa con el mensaje que se da al interior del club y la conciencia propia?

Esta imagen de Jonathan Rodríguez deja por los suelos su reputación como deportista profesional e incluso deja tocado su valor como persona, pero por razones obvias ahí no corresponde juzgar sin tener conocimiento total. Al final del día cada quien hace de su vida lo que le plazca, pero hacerlo con los colores de Cruz Azul puestos debería de tener la peor de las consecuencias al interior del club.

Ya basta de ser la institución del hazmerreír en México. Se debe actuar con mano dura y hacer entender que por encima del club no hay nadie, porque este es un club que pregona valores únicos en México y este tipo de actitudes es reprobable desde cualquier ángulo que se le vea.

Para más de Carlos Alberto Pérez, ¡síguelo también en Twitter como @CarlosAlbertoPG!