Jorge Carrascal, el crack colombiano que el fútbol salvó de la delincuencia

Goal.com
El astro de la Sub-23 cafetera y de River creció entre pobreza, violencia y canchas polvorientas que forjaron su carácter.
El astro de la Sub-23 cafetera y de River creció entre pobreza, violencia y canchas polvorientas que forjaron su carácter.

"Si no fuera por el deporte y el apoyo de mi familia estaría preso o por ahí robando". Una dura revelación que resume la vida de Jorge Carrascal, la nueva promesa cafetera que ya ha demostrado su calidad con la camiseta de River Plate y que hoy la está rompiendo con la Tricolor en el Torneo Preolímpico, donde ya ha marcado tres goles en cinco partidos. 

Nacido hace 21 años en un barrio humilde y peligroso de Cartagena de Indias, Carrascal tuvo que aprender a las malas a convivir entre la pobreza, la desigualdad y la violencia. Pero en las calles polvorientas donde creció, forjó su carácter y también conoció el amor por la pelota, la que lo terminaría salvando de una vida delincuencial o hasta de la muerte, como le pasó a muchos de sus amigos de infancia. 

"Cuando era joven peleaba, andaba con cuchillos, vivía en un barrio muy bajo donde había que defenderse", reveló el crack cafetero en una entrevista para Olé. Pero el fútbol y su familia lo salvaron de la delincuencia. Sus tíos vieron un increíble talento desde muy corta edad y formaron un equipo para darlo a conocer. Se probó en campos de la costa colombiana y también en Medellín, pero fue un ojeador de Millonarios el que logró quedarse con la codiciada joya. 

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

¿Qué necesita Colombia para clasificar a Tokio 2020?

En las inferiores de Millonarios destacó desde su llegada, por su talento y su indisciplina, faltaba a los entrenamientos, discutía con sus compañeros y hasta con los entrenadores. Entre 2014 y 2016 que estuvo en la capital apenas jugó 5 partidos, sin embargo, un ojeador del Sevilla lo vio y se lo llevó a España, pero allí tampoco cuajó. Recaló entonces en el fútbol ucraniano donde fue conocido como el Neymar colombiano, una comparación que nunca le ha gustado mucho. 

Su nivel en el desconocido Karpaty Lviv llamó la atención del Muñeco Gallardo, quien no dudó un segundo en sumarlo a su proyecto deportivo en un River que terminó comprándolo en 3 millones de euros. Tardó un poco en adaptarse al Millonario, pero con la confianza del DT y sus compañeros fue soltando toda su magia, la misma que cautiva hoy en el Preolímpico de Colombia y con la que espera liderar al combinado cafetero a una victoria sobre la Albiceleste, en un duelo clave por la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

 

Otras historias