Jorge Masvidal es detenido por llevar a la calle una disputa violenta que debió zanjarse en la UFC

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
LAS VEGAS, NEVADA - MARCH 03: Jorge Masvidal is seen on stage during the UFC 272 press conference on March 03, 2022 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Jeff Bottari/Zuffa LLC) (Jeff Bottari via Getty Images)
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

La historia de Jorge Masvidal (Miami, 1984) es de las que perfectamente podrían acabar en el cine con un guion de los que enganchan. El luchador de ascendencia cubana se forjó en combates clandestinos en las calles de Miami y terminó en la UFC, llegando incluso a pelear por un cinturón de campeón del mundo. Dicho de otro modo, ‘Gamebred' salió de las esquinas para triunfar en el mundo de las artes marciales mixtas (MMA). Sin embargo, la frase de “puedes sacar al chico de las calles, pero no puedes sacar las calles del chico” es una triste realidad para él.

En lugar de por sus logros deportivos, el nombre de Jorge Masvidal ha saltado a los medios recientemente por haber llevado su rivalidad con Colby Covington más allá del octógono y protagonizar una pelea con él al encontrarse en un restaurante el pasado 5 de marzo. Un numerito que llevó a ‘Gamebred’ pasar unas horas entre rejas después de que su rival decidiese presentar una denuncia al respecto. De momento, lo menos serio, por llamarlo de alguna forma, a lo que se enfrenta es a unos cargos por un delito grave de agresión y asalto. Todo esto por cruzar una línea completamente innecesaria de rebasar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

“Tuviste 25 minutos. Es lo único por lo que voy a condenar a Jorge Masvidal. Tuviste 25 minutos hace menos de dos semanas para hacer todo lo que quisieras”. Son palabras del excampeón de la UFC Daniel Cormier, haciendo referencia al hecho de que Masvidal se enfrentó dentro del octógono a Colby Covington en el UFC 272. Dos luchadores que en sus inicios en las MMA fueron mejores amigos y compañeros de sparring y con el tiempo se convirtieron en archienemigos. Dos luchadores a los que la UFC pagaría una buena cantidad de dinero por dirimir diferencias a puñetazo limpio y de forma legal durante cinco asaltos de cinco minutos. Y sin embargo para uno de ellos, curiosamente el perdedor del combate por decisión unánime, no fue suficiente.

Masvidal tuvo la posibilidad de contestar con golpes todas las provocaciones, los insultos y las faltas de respeto a su familia que salieron de boca de Covington para calentar el combate, pero no rindió. Perdió con claridad una pelea que podría haber sido más que suficiente para zanjar una rivalidad llevada al extremo de lo insano, al odio. No cumplió, y se le quedó una espina clavada en su orgullo, otra en su ego y otra en sus pelot… en su virilidad de macho alfa.

El mismo chico barriobajero que, hace ya tiempo, durante una entrevista postcombate dio dos golpes a traición a Leon Edwards, otro de sus ‘amigos’ en la UFC, sacó a relucir su espíritu callejero cuando se encontró con Covington en el restaurante Papi Steak de Miami. Cubriendo su rostro con la capucha de su sudadera y una mascarilla quirúrgica, se acercó por la espalda y le propinó varios golpes, causándole heridas en la boca, en un ojo y rompiéndole un diente. Testigos del incidente insisten en que Masvidal justificó su acción diciendo “no deberías hablar de mis hijos”.

LAS VEGAS, NEVADA - MARCH 05: (R-L) Colby Covington taunts Jorge Masvidal after the first round of their welterweight fight during the UFC 272 event on March 05, 2022 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Jeff Bottari/Zuffa LLC)
Colby Covington se midió hace pocos días a Jorge Masvidal. Foto: Jeff Bottari/Zuffa LLC.

En el vídeo de TMZ que está unos párrafos más arriba se puede ver a Covington explicando lo sucedido. “Llegó lanzando golpes e intentando agredirme. Yo me fui. ¿Cómo pudo saber que estaba aquí?”, se le escucha. En las imágenes se puede ver también a varias personas llevándose a Masvidal de la escena, como intentando no dejar huella de lo sucedido y que todo quedase en un ‘supuestamente’ al que agarrarse ante la falta de unas pruebas. Lamentablemente, hoy en día todo el mundo tiene un móvil con el que grabar. Para colmo, el tuit de ‘Gamebread’ a la mañana siguiente diciendo “buenos días a todos menos a los que piensan que está bien hablar de los hijos de los demás” no hace más que confirmar lo ocurrido.

Covington presentó la pertinente denuncia acusando a Masvidal de la agresión, adjuntando un parte de lesiones y un documento de su seguro indicando que además le había causado daños por valor de 15.000 dólares a su Rolex de 90.000. 'Gamebread' fue detenido y sólo salió de prisión después de pagar una fianza de 15.000 dólares... para además bromear en su cuenta de Twitter preguntando si había algún sitio abierto, suponemos que para comer algo, a esas horas.

Lo de criar la fama y cardar la lana se queda corto con Masvidal. Le encanta su fama de chico malo y de barrio, pero por culpa de ella puede que tenga que pagar (o perder) bastante lana. Su actitud podría costarle su contrato en la UFC, puede que lleve consigo la pérdida de acuerdos publicitarios y que signifique el principio del declive de una carrera que estaba en lo más alto desde su enfrentamiento con Nate Díaz por el título honorífico de Baddest Motherfucker y la aparición de su foto en la portada del popular videojuego UFC 4. Y todo por un sucker punch de esos de los que él siempre ha presumido, pero que ahora más que nunca le va a traer un disgusto importante. Y todo esto, para colmo, cuando tienes un trabajo que consiste en cobrar por pelearte con gente que no te cae en gracia.

Vídeo | Este atleta pasa de la UFC y la drogadicción a la liberación de esclavos

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente