El luchador más sucio de la UFC tiene el valor de quejarse del arbitraje

·3 min de lectura
Jorge Masvidal se queja del arbitraje que sufre en la UFC. Foto: Alex Menendez/Getty Images
Jorge Masvidal se queja del arbitraje que sufre en la UFC. Foto: Alex Menendez/Getty Images

En su momento consiguió el cinturón honorífico de Baddest Motherfucker de la UFC y él mismo se autoproclamado como “el mejor sucker punch” del mundo, o dicho de otro modo, “el mejor puñetazo a traición”. Jorge Masvidal es cualquier cosa menos una hermanita de la caridad, y sin embargo ahora pone pegas al arbitraje de Herb Dean porque no lo considera suficientemente ‘limpio’ en su labor poniendo orden en las peleas.

“No soy fan de Herb Dean. Sólo diré eso. Ya hemos tenido algunos problemas en el pasado. La pelea contra Donald Cerrone fue uno de ellos. La pelea contra Jake Ellenberg también. No sé. Tengo la sensación de que no le gusto y se desquita conmigo cuando arbitra mis peleas”, comentó Masvidal en una entrevista en The MMa Hour.

Pero lo que más le dolió a Masvidal fue el criterio Dean durante su pelea contra Colby Covington, cuando su archienemigo le derrotó en el UFC 272. El cubanoamericano no quedó demasiado contento con el nulo castigo que tuvieron las malas artes de su rival. “Cuando Covington me dio un golpe bajo… No digo que eso fuese decisivo en la pelea, pero cuando me dio un golpe bajo que fue claramente intencionado, Herb no hizo nada. Sólo le hizo una pequeña advertencia. No sé”, explicó ‘Gamebred’.

Jorge Masvidal se ha ganado el apelativo del luchador más sucio de la UFC. Foto: David Becker/Getty Images
Jorge Masvidal se ha ganado el apelativo del luchador más sucio de la UFC. Foto: David Becker/Getty Images

Y es que las jugarretas, por llamarlo de alguna forma, de Masvidal fuera del octógono no tienen nada que ver con su buen hacer dentro del mismo. Sobre su desempeño en la jaula no puede haber quejas, ni en la victoria ni en la derrota. Aun así, llama la atención que ponga la diana sobre un Herb Dean al que no quiere ver ni en pintura. “Espero que no vuelva a arbitrar mis peleas mientras yo siga compitiendo”.

‘Calentando’ a McGregor mientras busca pelea

Tras su derrota con Colvington, Masvidal ya tiene dibujado su plan para volver a la acción y aspirar nuevamente a un título de la UFC. Su idea es pelear una o dos veces más este año y buscar un asalto al trono de su categoría en 2023. Para ello los combates previos deben ser contra nombres de peso y acabar en victoria, y ‘Gamebred’ ha empezado a trabajar en una pelea mucho más que vistosa (a la par que rentable).

“Voy a dar todo lo que tengo para asesinar a Conor McGregor”, declaró en una entrevista con ESPN. Toda una declaración de intenciones, pero ante la que el irlandés parece hacer oídos sordos. Mala idea cuando das con alguien como Masvidal, que va a buscar tu atención sí o sí. “Conor es un niño pequeño. Si quiere pelear, le rompo la cara. Si no quiere, pues que pase el siguiente”. Vamos, psicología inversa.

"Sé que le ofrecieron pelear conmigo pero no va a aceptar, por eso va a Twitter a hablar mierda. Ya lo dijo Dana White, soy demasiado hombre, demasiado grande para él. Sólo va a seguir hablando pero no puede hacer nada más y lo sabe", concluyó un Masvidal que de paso tiró de acusaciones de dopaje, de uso de esteroides y todo lo que haga falta para cabrear a 'The Notorious' y terminar dentro del octógono con él. Un combate de mucho dinero, mucha repercusión, una buena lanzadera y, sobre todo, un terreno promocional en el que Masvidal puede bailar al mismo ritmo que todo un depredador mediático como McGregor.

Vídeo | Este atleta pasa de la UFC y la drogadicción a la liberación de esclavos

Otras historias que te pueden interesar