José Mourinho no conecta y fracasa con el Tottenham

Miguel A. Sánchez
·2 min de lectura

La Premier League no puede sonreír todo lo que esperaba tras los octavos de final de las competiciones europeas. Arsenal, Manchester United, Manchester City, Liverpool y Chelsea han pasado sus eliminatorias, pero el Tottenham, pese a tenerlo prácticamente ganado en la ida, cayó en el partido de vuelta. Los Spurs jugaban contra el Dinamo de Zágreb y cayeron con tres goles de Orcic. El enfado de Mourinho fue monumental, aunque él también debe rasgarse las vestiduras.

Tras el encuentro, en la rueda de prensa, Mourinho salió muy enfadado a hablar con los periodistas. El técnico aseguró que había dado a sus jugadores todas las claves para frenar al autor del hat trick, que no fue ninguna sorpresa y ya conocían la amenaza. Acusó a su plantilla de falta de actitud y profesionalidad.

El Tottenham cayó en Zágreb | Pixsell/MB Media/Getty Images
El Tottenham cayó en Zágreb | Pixsell/MB Media/Getty Images

No seré yo quien lleve la contraria a Mourinho. El técnico tiene experiencia suficiente para saber dónde ha residido el mal que ha llevado a los Spurs a ser los únicos eliminados europeos de Inglaterra en octavos de final. No obstante, cabe resaltar una cosa, ¿se ha mirado el ombligo? ¿Por qué los jugadores han tenido una falta de actitud? Tal vez, y solo tal vez, es que él no haya sabido motivarlos para salir a comerse el césped y que no se pensaran que tenían el partido ganado antes ni de saltar al terreno de juego.

José Mourinho ha desconectado de su plantilla. La relación entre el luso y su plantilla no es todo lo buena que debe ser para que el club triunfe y los títulos se acerquen. El técnico ya ha tenido demasiadas oportunidades y no ha conseguido reconducir el Tottenham al camino de la victoria. El descalabro acerca a la destitución. ¿Tiene Mourinho los días contados?