Mourinho, en estado puro: el portugués se volvió loco pidiendo la segunda amarilla para Sterling

Yahoo Deportes

José Mourinho venció a Pep Guardiola en el enfrentamiento número 23 entre ambos entrenadores y dejó al City prácticamente sin opciones en la Premier League. Y es que, tras la derrota ante el Tottenham por 2-0, los de Manchester se quedan a 22 puntos del Liverpool.

José Mourinho protestando al cuarto árbitro durante el partido entre el Tottenham y el Manchester City. (Foto: Justin Setterfield / Getty Images).
José Mourinho protestando al cuarto árbitro durante el partido entre el Tottenham y el Manchester City. (Foto: Justin Setterfield / Getty Images).

El nuevo duelo entre los dos entrenadores que protagonizan una rivalidad ya legendaria en la historia del fútbol estuvo marcado por la cordialidad. En los días previos no tuvieron problema en alabarse mutuamente y antes del inicio del partido se saludaron con deportividad. Sin embargo, tampoco faltó la polémica durante el encuentro y, como suele ser habitual, el luso montó uno de sus habituales shows.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Pep Guardiola y José Mourinho se saludan durante el Tottenham-Manchester City de la Premier League. (Foto: Matt McNulty / Manchester City / Getty Images).
Pep Guardiola y José Mourinho se saludan durante el Tottenham-Manchester City de la Premier League. (Foto: Matt McNulty / Manchester City / Getty Images).

En el minuto 36, cuando el marcador aún reflejaba un 0-0, Aurier derribaba a Kun Agüero dentro del área de los spurs. En un principio el colegiado Mike Dean no pitó pena máxima, pero el VAR le avisó más tarde y acabó señalando el punto de penalti.

Afortunadamente para los de Londres, Hugo Lloris detuvo el lanzamiento de Gündogan, pero en el rechace Raheem Sterling se dejó caer dentro del área ante el guardameta francés. El VAR chequeó la jugada y determinó que no había existido nada.

Mou no pudo evitar la risa irónica cuando el videoarbitraje corroboró que no había habido falta de Lloris y se sentó tranquilamente en el banquillo. Sin embargo, justo en ese momento su ayudante le avisó de que podría ser segunda amarilla para Sterling por simular (ya tenía una tras una entrada anterior) y The Special One salió corriendo como un poseso a protestar primero al cuarto árbitro y posteriormente al colegiado principal.

La imagen del entrenador portugués pasando de la risa a la locura en un instante se hizo rápidamente viral en las redes sociales, donde no faltaron las bromas.

Precisamente la entrada que le había costado la amarilla a Sterling también provocó las quejas de Mou. Y es que el delantero inglés se jugó la expulsión en una acción sobre Dele Alli cuando apenas se llevaban unos 10 minutos de partido.

A pesar de que el técnico portugués no terminó nada satisfecho con el arbitraje ni con la labor del VAR, del que se quejó tras el encuentro, los goles de Bergwijn y Son en la segunda parte dieron el triunfo a su equipo, que sigue en la pelea por clasificarse para la próxima edición de la Champions League. El City de Pep, por su parte, tiene ahora prácticamente imposible el título de la Premier y, como el propio entrenador catalán dijo después del partido, se deberá centrar en el resto de competiciones.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias