La hermana Josefina triunfa predicando la palabra de Jesús en TikTok con música y filtros

M. J. Arias
·3 min de lectura

En una institución como la Iglesia con siglos de historia donde el inmovilismo suele ser la tónica dominante, que algunos de sus miembros, empezando por el Papa Francisco, apuesten por la apertura y la modernización del discurso adecuándolo a la sociedad actual siempre es noticia. Y en medio de ese afán por renovarse y buscar nuevas vías de comunicación con los feligreses en los últimos días ha ganado resonancia la hermana Josefina, una joven monja argentina que difunde la palabra del Señor a través de TikTok con vídeos en los que no escatima en filtros y música.

Josefina Cattaneo es una chica de 25 años, miembro de la Congregación Mercedarias del Niño Jesús originaria de la provincia de Buenos Aires que vive, junto con sus cinco hermanas de hábito, en un convento en Córdoba (Argentina). Según publica La Nación, es la tercera de los cuatro hijos de una familia de clase media. Dicen en el citado diario que ella cuenta que “era una joven que salía y se divertía” como cualquiera a su edad.

Practicaba atletismo –de hecho en su perfil en Instagram se define, entre otras cosas, como runner– y asegura que cuando competía y ya no podía más por el cansancio, “le pedía a Jesús que me ayudara a terminar”.

Un día sintió la llamada, “un click”, y decidió consagrar su vida por completo a Dios tomando los hábitos. Ahora ha alcanzado la fama gracias a su idea de llegar a los jóvenes, a su generación y posteriores, usando su lenguaje y sus herramientas. El mensaje es el que es, la palabra del Señor, pero ella lo adereza con mucho ritmo y filtros de TikTok.

En sus vídeos, que también pueden verse en Instagram y que cuentan con miles de seguidores y ‘me gusta’, lo mismo suena una canción pop que de reguetón. Ella y sus compañeras de claustro –a las que invita en algunos de sus vídeos– lo dan todo cantando y bailando para hacer más atractivo y llamativo el mensaje. A veces, como puede verse en el post insertado bajo estas líneas, la música la pone ella misma, con su guitarra y a dos voces con otra hermana de la congregación.

En tiempos de pandemia y confinamiento, las redes sociales se han convertido en un canal tan válido como otro cualquier para llegar a los fieles. La hermana Josefina es toda una experta en la materia, pero en ocasiones quienes se aventuran en tierras digitales son noveles y sufren algún que otro tropiezo. Le pasó, por ejemplo, a un sacerdote italiano a finales de marzo que se hizo viral cuando estaba dando misa en directo en streaming y se le activaron los filtros.

Lo de su colega norteamericano Stephen Beach fue un accidente más mundano y del mundo real. Para dar más ambiente a su retransmisión casera colocó varios cirios y uno de ellos prendió la manga de su jersey. Quizá, si hubiese apostado por la pantalla en horizontal y no en vertical no tendría que haberse inclinado tanto para aparecer en plano y candelabro y sacerdote no habrían entrado en contacto.

Más historias que te pueden interesar: