El Joventut afronta la Liga Endesa con el afán de seguir en la zona noble

·3 min de lectura

Badalona (Barcelona), 15 sep (EFE).- El Joventut de Badalona quiere continuar estando entre los mejores de la Liga Endesa en una temporada en la que el objetivo será jugar la Copa del Rey y los 'play off' por el título de la Liga Endesa, si puede ser mejorando la séptima posición de la pasada fase regular.

Los verdinegros afrontan este curso con la misma base que le llevó a realizar su mejor campaña desde que Carles Duran se hizo cargo del equipo en febrero de 2018 y cuatro nuevas caras, entre las que destacan la vuelta a Badalona del base Guillem Vives y el escolta Brandon Paul, un jugador llamado a ser uno de sus puntales.

El base dominicano Andrés Feliz y el ala pívot estadounidense Derek Willis, ambos debutantes en la Liga Endesa, son los otros dos fichajes de los verdinegros para esta temporada, mientras que Josep Busquets sigue en el equipo tras jugar los 'play off' el curso pasado.

El equipo comenzará diezmado el campeonato al no poder contar por lesión con dos de sus piezas claves la pasada temporada -el base Ferran Bassas y el pívot Ante Tomic- así como el pívot Simon Birgander.

La Penya ha mirado a la cantera para compensar esas bajas en lugar de acudir al mercado y optará por modificar la posición habitual de algunos jugadores como Vladimir Brodziansky para salir del paso hasta que Birgander y Tomic vuelvan al equipo.

Ha recuperado al letón Arturs Zagars para ejercer de tercer base, rol inicialmente destinado a Andrés Feliz, que puede ejercer también de escolta, y en la pretemporada han tenido minutos importantes el alero húngaro de 2.08 Zsombor Maronka y el pívot letón de 2.12 Kris Helmanis, ambos de tan solo 19 años.

El alero Joel Parra será uno de los jugadores a seguir este año. La marcha de Xabi López-Arostegui al Valencia Basket le dará más protagonismo, algo que ya asumió con nota durante los meses que el alero vasco estuvo ausente del equipo por lesión el año pasado.

La producción de jugadores en los equipos inferiores verdinegros parece no agotarse y la marcha al Valencia Basket de dos de sus últimas joyas, Xabi López-Arostegui y Nenad Dimitrijevic, aunque duela, no inquieta a la Penya, con recambios siempre a punto. La mitad de jugadores de la actual plantilla proceden de su cantera.

El salto de calidad del equipo dependerá de las prestaciones que ofrezcan Brandon Paul y de que Vladimir Brodziansky mantenga el excelente nivel mostrado durante la pretemporada, así como que Derek Willis confirme las buenas sensaciones transmitidas en los partidos de preparación.

En el banquillo, Carles Duran afronta su último año de contrato en la Penya después de ir mejorando los resultados del equipo año a año desde que en la temporada 2017-2018 llegó para salvarlo del descenso a la LEB Oro. El año pasado sumó 20 victorias, algo que los verdinegros no conseguían desde la temporada 2008-2009.

El técnico verdinegro, plenamente identificado con el proyecto que dirige Juanan Morales desde su llegada, deberá ganarse, por tanto, la renovación con un equipo en teoría ligeramente mejor que del que dispuso el pasado curso, aunque no tendrá nada fácil mejorar los resultados cosechados en la anterior campaña en una Liga Endesa muy exigente.

La Penya deberá combinar la competición nacional con la Eurocopa, competición que esta temporada contará con una fase regular con 18 partidos, lo que hará que la gestión de la plantilla sea clave para rendir bien en el campeonato más importante, la Liga Endesa.

Andrés del Castillo

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente