El próximo campeón español del Tour de Francia corre esta semana en Italia

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
PLOUAY, FRANCE - AUGUST 24: Juan Ayuso Pesquera of Spain / during the 26th UEC Road European Championships 2020 -  Men's Junior Individual Time Trial a 25,6km race from Plouay to Plouay / ITT / @UEC_cycling / #EuroRoad20 / on August 24, 2020 in Plouay, France. (Photo by Luc Claessen/Getty Images)
Juan Ayuso, con el maillot de la selección española, en el pasado Campeonato de Europa Contrarreloj Sub 23 (Photo by Luc Claessen/Getty Images)

La última vez que un ciclista español se impuso en una gran vuelta por etapas fue en junio de 2015, cuando Alberto Contador levantó los brazos en el podio de Milán. Aquel Giro fue el que disparó el sentimiento landista, el que supuso la séptima corona para Contador (novena si se cuentan el Tour 2010 y el Giro 2011 que le quitó la UCI por dopaje) y, a la postre, se convirtió en la última grande que ha ganado un ciclista español. En otras palabras, van dieciocho Vueltas, Giros o Tours sin vencedor patrio, lo que supone una anomalía histórica desde que la Vuelta se disputa anualmente, algo que no había pasado en 65 años, que se dice pronto.

Mirar al pelotón actual no resulta demasiado alentador: el ciclismo español está lleno de buenos corredores que pueden optar a victorias en pruebas de todo tipo: ahí están los Alex Aranburu, Pello Bilbao, Marc Soler, Ion Izagirre, los veteranísimos Luis León Sánchez y Alejandro Valverde, o el clasicómano Iván García Cortina. Ahora bien, las generales son normalmente cosa de dos: Enric Mas y Mikel Landa. Todo indica a que Mas nunca estará al nivel de los mejores de su generación y Mikel Landa quizá perdió su gran oportunidad este año en el Giro cuando a una participación no especialmente deslumbrante se unió un equipo en estado de gracia como lleva siendo el Bahrein desde hace ya meses.

Lo mejor, por lo tanto, no es mirar al presente, porque no pinta bien... sino al futuro. Y en el futuro aparece gigante -1,83 de altura para apenas 64 kilos de peso, un marco físico que recuerda más al Chava Jiménez que a Miguel Induráin- la figura de Juan Ayuso, el alicantino de Jávea que acaba de arrasar en el Giro Sub 23 con apenas 18 años. Une así su nombre a los de Marco Pantani, Gilberto Simoni, Danilo di Luca, Pavel Sivakov o Alexander Vlasov, que no es ni mucho menos mala compañía. En cualquier caso, lo de Ayuso venía de antes. Desde su propio equipo -el UAE- le comparan con Tadej Pogacar por su capacidad para mover vatios tanto en contrarreloj como en alta montaña.

Es imposible definir a Ayuso en una sola especialidad. En rigor, a su edad, las domina todas, aunque eso es habitual en los juniors. Desde luego, donde marca las diferencias es en montaña, pero se defiende de maravilla contra el crono gracias a su altura y su aerodinámica. La exhibición en el "Girino" fue portentosa, con tres etapas, la montaña y la regularidad, pero es que venía de un par de meses al más alto nivel en Italia, con dos victorias en dos clásicas sub 23 y un excelente rendimiento en la Settimana Coppi e Bartali, abierta también a profesionales, y en la que casi se mete entre los quince primeros, acabando las últimas dos etapas entre los seis primeros rodeado de prometedores profesionales como Mauri Vansevenant o el ganador final Jonas Vingegaard.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo no disponible por tus preferencias de privacidad

Impresionados ante la contundencia de sus resultados, la estructura profesional del UAE, dirigida por el polémico Josean Matxin, ha decidido darle esta semana sus primeras oportunidades en el equipo profesional. Mientras la élite se reúne en Francia, preparando ese Tour por el que algún día Ayuso competirá, el de Jávea hará su debut entre los mayores en la tierra en la que más ha triunfado: Italia. La idea es que compita el jueves en el Giro de los Apeninos, una carrera de un día, muy montañosa, que en el pasado han ganado corredores como Mattia Cattaneo -ahora mismo una de las grandes esperanzas del ciclismo italiano-, Omar Fraile, Giulio Ciccone o el propio Damiano Cunego al principio de la pasada década.

Con todo, la gran prueba de fuego sería la Clásica a San Sebastián, para la que de momento está preinscrito. Ahí llegaría con casi 19 años, la misma edad a la que Remco Evenepoel asombró al mundo en 2019. No se puede esperar que consiga algo parecido, pero verle competir sería una excelente noticia. Hacía muchísimos años, quizá desde el propio Contador o el insaciable Valverde, que España no veía una estrella de este tipo, capaz de dominar a sus rivales con saña. Ayuso está inscribiendo su nombre en el palmarés de carreras a las que ningún español se ha acercado nunca y además quema etapas a pasos agigantados, como es propio de su edad.

De cara al futuro, ¿le viene bien estar en el mismo equipo que Pogacar, la gran estrella del momento? Habrá que verlo. Aprender junto al mejor siempre es algo positivo y entre el esloveno y el español hay cinco años de diferencia. Curtirse en un posible primer Tour el año que viene o dentro de dos defendiendo el maillot amarillo de su compañero le ayudará a vivir de primera mano lo que es la presión de la victoria al más alto nivel, como le sucedió a Induráin con Pedro Delgado. De momento, vamos a disfrutar porque ya hace tiempo que disfrutamos más bien poco con los españoles. Su límite nos es desconocido y eso de por sí ya es un atractivo. Este primer mes de Ayuso entre los profesionales ya nos debería dar una idea de lo que puede estar por venir, pero aun así habrá que tener paciencia. El paso de una categoría a otra es brusco. Hablamos de -aún- un adolescente. Ahora bien, junto a Carlos Alcaraz en tenis, todo apunta a que los veranos de pegarse a la tele y disfrutar con grand slams y grandes vueltas están de nuevo de vuelta. Un hermoso recuerdo a nuestra adolescencia que no nos vendrá nada mal tras este desierto.

Vídeo | Las imágenes de este niño en bicicleta representan la felicidad más pura

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente