Quién es y cómo juega Franco Soldano, el otro centrodelantero de Boca

Goal.com
El ex-Unión llegó desde Grecia a pedido de Alfaro para reemplazar a Benedetto y nunca pudo asentarse a pesar de los pocos partidos que lleva jugados.
El ex-Unión llegó desde Grecia a pedido de Alfaro para reemplazar a Benedetto y nunca pudo asentarse a pesar de los pocos partidos que lleva jugados.

Cuando se fue Darío Benedetto Boca no pudo encontrar ningún apellido rutilante para reemplazarlo. Buscó, entre otros, a André-Pierre Gignac, Guido Carrillo, Salomón Rondón, Christian Stuani, Mauro Boselli y hasta Mauro Icardi , pero sólo recibió negativas. Por eso, ante la urgencia de contar con un centrodelantero que fomente la competencia interna con Wanchope Ábil, la dirigencia escuchó el pedido de Gustavo Alfaro y le cumplió el deseo.

El "Marcelo" de Boca que hace dudar a Alfaro

Franco Soldano era el   tapado dentro de la extensa lista de Nicolás Burdisso y terminó  firmando a préstamo por 18 meses . Su nombre nunca desveló y lejos estaba de la jerarquía de los otros mencionados, pero ante las complicaciones de traer a un peso pesado , la CD optó por un nombre terrenal, casi una apuesta. Arribó para jugar como centrodelantero, pero apenas disputó nueve partidos y en la era Alfaro llegó a hacerlo como volante por derecha.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El cordobés de 24 años debutó en el fútbol argentino con la camiseta de  Unión de Santa Fe , que se lo compró en 2014 a su homónimo de Sunchales, donde se había destapado con 26 gritos en 55 partidos. Tras 23 tantos y 98 encuentros en el Tatengue, a principios del 2019 pasó al Olympiacos de Grecia , donde no tuvo la continuidad deseada y sólo pudo marcar 1 gol en 9 presentaciones, motivos suficientes para que los griegos aceptara cederlo a Boca sin poner traba alguna.


¿Cómo juega Soldano? Si bien cuenta con distintas virtudes como delantero, su principal arma es, sin dudas, el cabezazo . Gracias a sus 1,86 metro de estatura y su muy buen manejo del cuerpo, le saca provecho a cada pelota aérea que le llega, tanto en mitad de cancha -para bajársela a un compañero- como dentro del área rival -para mandarla al fondo de la red-. De hecho, en el Tatengue hizo varios goles por esa vía.

Pero el ex-Unión no es sólo un lungo que cabecea todo lo que le tiran: aunque su hábitat más natural es el centro del área, sabe jugar bien de espaldas y no tiene problemas en retroceder para pivotear o para tirarse a los costados y aprovechar toda su potencia . Sacrificado, de buena técnica e interesante visión de juego, con Alfaro, y ante el desafío más grande su corta carrera, buscará recuperar ese olfato goleador que perdió en Europa para reemplazar nada menos que al mejor 9 que tuvo el Xeneize después de Martín Palermo

Otras historias