¿Cómo y de qué juega Mauricio Isla y por qué lo quieren en Boca?

Goal.com

A pesar de que la pandemia escala en Sudamérica y la crisis sanitaria por el coronavirus parece no tener fin, algunos clubes se animan a empezar a pensar en lo que puede ser un posible mercado de pases, ya sea a mediados de 2020 o ya para 2021. Tal es el caso de Boca. El cuadro Xeneize estaría intensificando las negociaciones para sumar a Mauricio Isla. Cabe recordar que el cuadro de la Ribera intentó ficharlo en enero pasado, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto y el lateral chileno se mantuvo en el Fenerbahce de Turquía, club que decidió desvincularlo ante la finalización de su vínculo el 30 de junio.

El 'Huaso' juega de lateral por derecha y se destaca desde hace más de una década en el fútbol europeo. Se formó en la Universidad Católica, pero tuvo una historia muy similar a la de Javier Mascherano: debutó antes en la La Roja (un 7 de septiembre de 2007 en un amistoso ante Suiza) que en Udinese. Claro, unos meses antes había brillado en el Mundial Sub 20 de Canadá, en donde quedó eliminado ante la Selección argentina que tuvo como figuras al Kun Agüero y a Ángel Di María. Pero su actuación le valió el pase a Italia sin siquiera haber jugado ni un minuto en Primera y en donde terminó disputando su primer partido como profesional, el 19 de diciembre.

Luego de aquella presentación tuvo cuatro temporadas muy buenas y Juventus decidió llevárselo. Entre 2012 y 2015 compartió la plantilla con Carlos Tevez y ganó sus únicos títulos a nivel clubes: tres Supercopas y dos Scudettos. Sin embargo, le costó adaptarse al gigante de Turín y a mediados de 2014 comenzó con una sucesión de préstamos en el QPR (2014-15), el Olympique de Marsella (2015-16) y Cagliari (2016-17), antes de recalar en Fenerbahce a mediados de 2017, en donde volvió a tener la importancia y la continuidad que buscaba.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pero más allá de tener una carrera de lujo, el gran lugar de Isla siempre fue en el combinado nacional. Es una fija en Chile desde el Mundial de Sudáfrica en adelante, siendo protagonista en las dos Copas América que le ganó a Argentina. Allí fue, además, donde mayor versatilidad mostró: no solo jugó en la banda, sino demostró que también puede hacerlo como volante o hasta como stopper en una posible línea de tres (como solía utilizar Jorge Sampaoli). De gran proyección al ataque, una de sus mejores características es su velocidad.

Su currículum es motivo suficiente para que Russo lo quiera en su plantel, pero también hay otros motivos. En el Xeneize son conscientes que desde hace tiempo el costado derecho es un problema: Julio Buffarini cerró un buen torneo, pero prácticamente no tiene reemplazante -solo el juvenil Weigandt, sin continuidad desde la salida de Alfaro-. 

Sus estadísticas de la última temporada también lo respaldan. De los 26 partidos que se llegaron a jugar en la Superliga turca -en donde el equipo merodea la mitad de la tabla-, jugó 19 -todos como titular- y solo se perdió los cotejos disputados entre agosto y septiembre por una lesión. Además, jugó seis de los ocho cruces por la Copa de Turquía, la cual se cortó mientras se definían las semifinales

Cabe recordar que hace unos días el propio futbolista confirmó que le gustaría jugar en La Bombonera. En medio de una charla virtual con la Escuela de Cobreloa de La Serena, donde respondió las consultas de los niños del club, manifestó sus intenciones: "Hasta ahora no sé donde me voy a ir. Hasta ahora no sé nada, yo he tenido solo una conversación con Boca Juniors y ellos me pidieron pero hasta ahora no sé nada. Sí me encantaría de corazón jugar en la U, es mi sueño, es el sueño de mi madre y de mi familia. Cuando uno tiene algo en el corazón claramente quiere jugar, pero ¿Te digo la verdad? Ojalá juegue en los dos: En Boca y en la U“.

Otras historias