La jugadora de baloncesto Lucila Pascua denuncia lo que ha tenido que vivir durante su carrera

·5 min de lectura
Lucila Pascua durante la final de Río de Janeiro. (Photo: Getty Images)
Lucila Pascua durante la final de Río de Janeiro. (Photo: Getty Images)

La jugadora de baloncesto, ex de la selección española, Lucila Pascua ha denunciado en su cuenta de Twitter todo lo que le ha tocado vivir durante su extensa y exitosa trayectoria profesional.

La también presidenta de la Asociación de Jugadoras de Baloncesto ha querido relatar su experiencia después de que sus compañeras Marta Xargay y Anna Cruz cargaran contra los métodos del ya exseleccionador nacional, Lucas Mondelo.

Ahora Pascua, con 20 años de carrera a sus espaldas y 15 defendiendo los colores de la selección, no ha cargado contra Mondelo, pero sí ha aprovechado estas denuncias para contar todo lo que le ha tocado vivir durante su carrera.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La pivot catalana ha confesado que ha tenido que tolerar, debido a su caracter, “que algunas personas traspasasen límites”. “Todo consistía en tragar y no quejarse, centrarte en otras cosas, tapar (que para eso somos unas privilegiadas). Pero hasta cierto punto”, ha afirmado.

Entre las cosas con las que ha tenido que convivir van desde insultos de compañeras a presidentes que le recriminaban que pidiera su sueldo después estar meses sin cobrar o entrenadores que le retiraran la palabra durante las lesiones.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También ha contado que algunos clubes han querido que les ayudara o directamente les gestionara el fichaje de otra jugadora, algo que como ella misma ha aclarado no hizo. “Aún sigo esperando la llamada de si cuentan conmigo o no”, ha apostillado.

Pascua ha proseguido añadiendo que a todo esto se suman “todas esas personas que miran impasibles o que giran la cara pensando ‘mejor ella que yo’”.

“Mi lista es larga y mi memoria impecable. Y por desgracia, cuanto mayor te haces y menos vas interesando, las cosas van a peor. ¿Qué si te quejas te vetan de los sitios? Puede ser. ¿Qué hay ocasiones que estás tan apurada que no te queda otra opción que callarte? También”, ha asegurado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La medallista de plata en Río de Janeiro ha ejemplificado que cuando se quejaba por no cobrar recibía la respuesta de que “iba a ganar fama de problemática y no me querría fichar nadie más en la vida”.

“Pero ¿qué iba a hacer? Tengo la mala manía de comer cada día”, ha ironizado, Pascua, que no ha dudado en decir que el arma más poderosa para acabar con este tipo de situaciones en la voz de cada una de las personas que las sufren.

“Una forma de ayudar a las nuevas generaciones es hablar, para que estas no normalicen ni toleren ciertos comportamientos (en ninguna de las facetas de la vida). He leído que los deportistas de élite tenemos que aguantar y que ahora hay una generación de cristal. NO, no somos cubos de basura donde personas sin principios, sin escrúpulos y sin educación vuelquen sus frustraciones y sus complejos. SÍ, y por suerte, tenemos nuestra voz para expresarnos. Y faltaría más, en el momento en que nos de la gana o estemos preparados para ello”, ha reflexionado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En su caso ha reconocido que todo esto lo ha tenido que tapar y esconder tanto para que siga “mereciendo la pena el baloncesto” que casi ha conseguido que desapareciera de su vida, cuando en su momento lo pasó “mal”.

Finalmente, ha concluido mostrando su rechazo a la palabra resiliencia, que tan de moda está hoy en día: “Y cada vez más, la odio si se usa para sustituir el termino ‘adaptarse a situaciones adversas’ por ‘tragar con las cosas, aunque revientes’”.

“Que nadie nos diga cuándo y cómo hablar, es nuestro derecho, son nuestras vivencias”, ha finalizado tajante Pascua.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su denuncia se suma a la de Xargay y Cruz. La primera confesó recientemente en El País que la llamaba “gorda” o que la dejaba sin postre durante las concentraciones. Todo ello, le llevó a crear un trauma hacia comida: “Me sentía mal por comer, aunque fuera una ensalada… no disfrutaba de la comida, me ponía a comer con ansiedad y después me iba al baño”.

Por su parte, Cruz también cargó contra Mondelo en otra entrevista en El País: “Su maltrato psicológico continuado me generó estrés, ansiedad, depresión… me llevó a abandonar la Selección y a vivir un proceso muy difícil. Utilizaba lo del peso como estrategia de presión y acoso, no de control médico. Sus aspavientos detrás de la báscula eran de escarnio público. Ha hundido a muchas jugadoras. A mí no me pilló por ahí, pero me fue minando por otras vías”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente