Julián Álvarez surge como variante para una faceta goleadora centralizada en Messi y Lautaro

Un par de meses después de que la Selección argentina quedara eliminada de los octavos de final de Rusia 2018, se puso en marcha una nueva etapa con Lionel Scaloni al mando. Al que había sido asistente de Jorge Sampaoli se lo miraba de costado, con cierta desconfianza, dado que nunca había tenido una experiencia como técnico principal en un equipo de Primera.

Sin embargo, el técnico santafesino, con un fugaz paso en la Sub 20 albiceleste, se encargó de demostrar que no se necesita una larga trayectoria para tener éxito. Sólo el título de DT, el cual recibió allá por 2017, y después, a la cancha.

El estratega de 44 años logró una gestión de grupo notable, renovó los lugares que consideró precisaban un cambio, le dio plena confianza a cada una de sus apuestas (la de Rodrigo De Paul como más emblemática) y los resultados lo acompañaron con creces.

A poco más de un mes de la hora de la verdad en la Copa del Mundo, Scaloni edificó un plantel que puede presumir de una racha actual de 35 partidos seguidos sin perder, la consagración en la Copa América disputada en 2021 que le permitió sacarse una pesada mochila de más de dos décadas sin títulos para la Mayor y el adicional de la Finalissima, en la que pasó por encima de Italia, último ganador de la EURO.

Pero los resultados tienen detrás un argumento, una idea de juego aceitada y una solidez que muestra a Argentina como uno de los seleccionados que mejor juega a nivel mundial. Y en un análisis más fino, hay un apartado llamativo dentro del esquema de este equipo: la mitad de los goles convertidos en esta era Scaloni tuvieron como autores a Lionel Messi y Lautaro Martínez.

Argentina top scorers in Scaloni's era
Argentina top scorers in Scaloni's era

¿Qué sucede en este aspecto, no hay variantes? Los números apuntan a que La Pulga (25 tantos) y el actual jugador de Inter (20) centralizan el registro goleador de una Albiceleste que, a lo largo del ciclo del DT nacido en Pujato, tuvo un total de 90 conquistas. Bien separado, por debajo, aparece Ángel Di María con 4.

En este contexto, surge la figura creciente de Julián Álvarez, quien empieza a ganar millas en Manchester City y demuestra que puede acoplarse a la ofensiva de la Albiceleste. De hecho, viene de hacerlo tras combinar con Lautaro para el primer gol de la reciente goleada en el amistoso por 3-0 ante Jamaica.

El ex River tiene la versatilidad de alternar su posición en función al acompañante en la ofensiva. Si se mete por adentro, exhibe capacidad para enviar el balón a las redes y, si tiene que jugar por afuera, como puede sucederle con Erling Haaland en el City, también cuenta con esas cualidades.

Son apenas 10 partidos en los que actuó la Araña con el seleccionado de su país, sólo tres como titular, y anotó dos tantos: frente a Ecuador en la última jornada de Eliminatorias pasada y el nombrado contra Jamaica. Y es, sin dudas, un arma en la que puede apoyarse Scaloni a la hora de buscar una variante para alcanzar el gol.

Es indiscutible que el funcionamiento de Argentina, en general, se encuentra bien pulido. Giovani Lo Celso luce como inamovible aunque sin eficacia al momento de rematar; Alexis Mac Allister entró por Messi ante los jamaiquinos y fue otro que destacó por su gran visión de juego para encontrar los espacios y hacer circular la pelota; por lo pronto, necesita más rodaje para demostrar lo que sabe hacer en Brighton: una definición certera.

Leandro Paredes tiene otro trabajo de recuperación por hacer en el mediocampo antes de pensar en otra alternativa para el gol, así como también De Paul; Papu Gómez se complementa con el resto mediante su velocidad y habilidad, pero sin finalizar las jugadas y, quizá, Di María podría ser de lo más interesante a partir de su buena pegada.

De todas maneras, el que mejor se ajusta para esta consigna es Álvarez, quien en sus primeros pasos con la Selección aspira a tener un futuro con una positiva cuenta de goles.

Foto: Getty Images