La juventud le abrió el camino a Inglaterra para la goleada en su debut

Inglaterra comenzó con el pie derecho su camino en la Copa Mundial de Catar 2022 con una goleada contundente por 6-2 sobre Irán. La juventud, con Jude Bellingham y Bukayo Saka a la cabeza, se encargó de abrir la posibilidad para un inicio contundente en su debut.

No se notó en absoluto que haya sido su presentación en su primera Copa del Mundo, ni mucho menos que no tengan la experiencia y el recorrido de muchos de sus compañeros. Con su juego y su eficacia, consiguieron romper la paridad del encuentro en Doha.

Precisamente, el jugador de Borussia Dortmund se encargó de poner el 1-0 con un cabezazo letal, pero no solo eso, sino que también se encargó de la generación de juego en gran parte del compromiso. De hecho, dio 95 pases con un 96,8 por ciento de precisión.

Además, Bellingham se convirtió en el futbolista más joven en convertir un gol en el Mundial con la Selección inglesa, con 19 años y 145 días por detrás de Michael Owen, que lo logró en Francia 1998 con 18 años y 190 días. Por su parte, el doblete de Saka enalteció el trabajo.

Bellingham - Saka
Bellingham - Saka

El hombre de Arsenal fue responsable de tres de los siete disparos al arco de los Tres Leones a lo largo de los 90 minutos, como también generó una ocasión. Sin embargo, se destacó con el segundo tanto con una volea de zurda y el cuarto, tras una buena jugada personal.

Precisamente, con los festejos de ambos, Inglaterra consiguió que dos jugadores menores a 21 años, Bellingham (19) y Saka (21), puedan anotar en un mismo partido en el máximo certamen por primera vez en su historia. Todo esto no hubiera sido posible sin la tarea de Harry Kane.

El histórico goleador de Inglaterra, que sigue con la posibilidad de ser el máximo artillero en este Mundial, no marcó esta vez, pero fue clave con dos asistencias. Además, no efectuó ningún remate en 76 minutos en cancha, aunque no pasó desapercibido en absoluto.

El jugador de Tottenham le permite liberar la presión a sus compañeros y asumir la responsabilidad en el ataque. Eso quedó demostrado en los goles de Raheem Sterling con un centro desde un costado y luego con un gran pase para Marcus Rashford. Un aporte claro.

Foto: Marvin Ibo Guengoer - GES Sportfoto/Getty Images