¿Pasaría en España algo así? La Juventus no quiere ser campeona en los despachos

Luis Tejo
·7 min de lectura
Jugadores de la Juventus de Turín celebrando la victoria tras un partido a puerta cerrada. Al fondo, grada sin espectadores.
Jugadores de la Juventus celebrando la victoria en el último partido que pudieron jugar, el pasado 8 de marzo, contra el Inter a puerta cerrada. Foto: Daniele Badolato - Juventus FC via Getty Images.

Entre tantas cosas que se han paralizado en nuestra sociedad debido a la pandemia del coronavirus, el fútbol puede que no sea de las más importantes, pero sí de las que, indudablemente, hacen más ruido. Casi todas las competiciones importantes en todo el mundo se han visto obligadas a interrumpirse en un momento crítico de la temporada, con el curso bastante avanzado y a pocos partidos de que se decidieran los campeonatos. La situación sanitaria tan incierta que vivimos hace imposible predecir si esta suspensión será definitiva o si en algún momento se podrá volver a jugar, y si es así, cuándo.

Opiniones y especulaciones sobre qué se debe hacer hay para todos los gustos, según la situación de cada país. Algunos, la propia UEFA entre ellos, creen que lo más conveniente sería forzar la máquina en cuanto hubiera posibilidad y disputar los encuentros pendientes en el poco tiempo que haya disponible antes de que arranque la campaña 2020/21. Hay quienes abogan por dar este año por no existido y que en el palmarés no conste ningún campeón. Otros creen que lo justo sería proclamar el mejor de la Liga a quien estuviera ocupando la primera posición justo antes del parón.

Esta última opción es, por ejemplo, la que se ha aplicado en Bélgica, que ya ha decidido que el Brujas se lleva el título pese a que faltaba una jornada para terminar la primera fase del campeonato y luego los seis primeros tenían que disputar un playoff. En Italia, uno de los países más afectados por la epidemia, también se había planteado hacer algo parecido. El beneficiado sería la Juventus, pero paradójicamente los blanquinegros también son quienes más se oponen a que se adopte semejante idea.

Que le concedieran el campeonato en los despachos “sería maravilloso. Y aún más maravilloso si nosotros dijéramos «no, gracias»”. Andrea Agnelli, presidente de la Juventus, dio like a este tuit de un tifoso.

A muchos extrañará que el club de Turín renuncie tan radicalmente a la posibilidad de obtener un scudetto más, que sería el 36º de su historia. La Vecchia Signora, sin embargo, tiene buenos motivos. Tal como indica La Repubblica, el club considera que para que el campeonato tenga validez se debe conquistar sobre el campo. Adjudicarlo en los despachos no sería más que una nueva fuente de polémicas para los rivales que se quejarían de agravios comparativos.

Es también una cuestión de imagen. En Turín saben que renunciar a ganar de esta forma sería un gesto elegante que les serviría para recibir felicitaciones tanto dentro como fuera de las fronteras italianas y contribuiría a mitigar, al menos en parte, la sensación de arrogancia que transmite un club cuyo lema extraoficial es el fácilmente traducible vincere non è importante, è l’unica cosa che conta. Es digna de mención también en este sentido una referencia a las temporadas 2004/05 y 05/06, que en el césped vieron triunfar a la Juve, y los aficionados cuentan como éxitos... pero que la Federación les retiró debido al Calciopoli, un escándalo de manipulación de designaciones arbitrales que incluso implicó el descenso adminsitrativo del equipo a Serie B.

Por otra parte, la diferencia con el caso belga es clara: mientras que el Brujas tenía 15 puntos de ventaja sobre el segundo (el Gante), la Juve solo le saca un punto a la Lazio y aún había doce jornadas en juego, por lo que el triunfo de este año no estaba ni mucho menos asegurado. Y, en cualquier caso, aunque el afán de victoria forma parte del ADN bianconero, tampoco hay que olvidar que han logrado de forma consecutiva los últimos ocho títulos. En cierto sentido, pueden “permitirse el lujo” de no tratar de forzar la maquinaria legal para llevarse uno más.

De manera institucional el club (como es habitual) no ha dicho nada. Pero se da por hecha que este es su punto de vista oficial, debido a que el presidente de la Federación, Gabriele Gravina, lo ha dejado caer en una entrevista al mismo periódico. “La postura de la Juventus es apreciable, también yo creo que el campeonato se debe conquistar en el campo”, dijo.

La situación italiana es perfectamente extrapolable a otros torneos grandes de Europa. En Inglaterra, por ejemplo, los hinchas del Liverpool lamentan que, pese a que estaban haciendo una campaña formidable, matemáticamente aún no son campeones: le sacan 25 puntos al segundo y quedan 27 en juego. Sería un milagro que, si se vuelve a competir (porque la Premier League aún no ha sido cancelada), el Manchester City le pudiera levantar el título. Pero no lo tiene aún y, en vista de la situación, quién sabe si lo llegará a tener.

Leo Messi, del Barcelona, luchando por el balón con la defensa del Real Madrid.
El barcelonista Leo Messi pugna por el balón con la defensa del Real Madrid durante el último partido de liga entre ambos equipos, el pasado 1 de marzo. Foto: Burak Akbulut / Anadolu Agency / Getty Images.

¿Y en España? Cuando se paró todo, con 27 jornadas jugadas de las 38 previstas, el líder era el Barcelona, campeón de las últimas dos ediciones. De hecho, los culés no pueden presumir de un dominio tan abrumador como la Juventus, pero tampoco se quedan muy atrás: han ganado ocho de las últimas once temporadas. No obstante, este año el segundo, el Real Madrid, está a apenas dos puntos, y hay un grupo de equipos a una distancia de entre 11 y 16 puntos que, según se diera el calendario, aún podrían tener alguna posibilidad. ¿Sería justo que, si no se puede regresar, se proclamara vencedores a los azulgrana?

Números en mano, hasta ahora Messi y compañía han sido los mejores, tal como refleja la clasificación. Pero han quedado por jugarse ni más ni menos que once jornadas, es decir, potencialmente 33 puntos, en un momento clave para el desarrollo del torneo. Hasta el momento, que sepamos, nadie en nuestro país ha sugerido que se le adjudique el galardón al Barça. Pero cada vez está menos claro que en algún momento la campaña 19/20 se pueda retomar: aunque el coronavirus podría estar empezando a remitir, las condiciones aún no son seguras, y se desconoce por completo cuándo podrían serlo. Así que no es descartable que en algún momento se sugiera esta opción.

En tal caso, ¿qué debería hacer el Barça? ¿Consideraría que tiene argumentos deportivos suficientes como para aceptar el premio? ¿Estaría el club, con todos sus líos internos, en condiciones de rechazar semejante balón de oxígeno? ¿Verían con buenos ojos los demás implicados, particularmente el Real Madrid en su condición de principal candidato alternativo este año (y de mayor rival histórico), que se adoptara esta solución? Es más, ¿qué pensarían los blancos si se diera a la inversa y fueran ellos los que estuvieran ahora mismo en el liderato (algo que de hecho ocurría hasta la penúltima jornada disputada y que seguiría sucediendo si no hubieran perdido contra el Betis)?

Y tú, ¿qué crees? ¿Es más importante el señorío y el honor o la posibilidad de ganar un título? ¿Cómo te gustaría que reaccionara tu equipo si se encontrara en esta situación? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

Más historias que te pueden interesar: