VÍDEO | La habilidad de la nadadora Katie Ledecky: cruza una piscina con un vaso de chocolate en la cabeza

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·2 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Poca gente se maneja mejor en una piscina que Katie Ledecky. Con apenas 23 años, la estadounidense es la plusmarquista mundial en los 400, 800 y 1500 metros estilo libre y acumula 18 medallas en Campeonatos del Mundo, 15 de ellas de oro, y seis en los Juegos Olímpicos.

Katie Ledecky muestra uno de los cuatro oros que ganó en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto: Clive Rose / Getty Images).
Katie Ledecky muestra uno de los cuatro oros que ganó en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto: Clive Rose / Getty Images).

Ganó el oro en los 800 metros de Londres 2012, título que reconquistó en Río 2016, donde además se impuso en los 200, los 400 y el 4x200 y obtuvo la plata en los 4x100. Su palmarés podría ser aún mayor si no se hubieran aplazado los Juegos Olímpicos de Tokio al próximo año.

La nadadora se ha quedado sin competir este verano, pero no ha dejado de entrenar y también ha tenido tiempo para la diversión y para demostrar su equilibrio sobre el agua como ha demostrado en sus redes sociales. Y es que ha compartido un vídeo en el que se la ve cruzando una piscina entera con un vaso de chocolate en la cabeza y no derrama ni una sola gota.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Al completar el largo, coge el vaso y le da un trago tranquilamente. “Posiblemente, uno de los mejores nados de mi carrera (abierto a debate)”, ha escrito junto a las imágenes, que forman parte de un reto viral llamado #GetMilkChallenge.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ledecky tiene sus ojos puestos en la cita de Tokio que finalmente se celebrará en el verano de 2021. Durante un tiempo, tuvo que parar su preparación ya que el centro de Stanford en el que entrena fue cerrado por la pandemia del coronavirus. La estadounidense reconoció que esas semanas iba con su compañera Simone Manuel, también medallista olímpica, a una piscina que le había cedido una familia para no perder la forma.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente