Kiko Casilla, tras ser sancionado por llamar "puto negro" a un rival, asegura que no sabía el inglés necesario para decir ese insulto

Yahoo Deportes
El exportero del Real Madrid, Kiko Casilla, durante un partido con el Leeds United (Crédito: Alex Dodd - CameraSport vía Getty Images)
El exportero del Real Madrid, Kiko Casilla, durante un partido con el Leeds United (Crédito: Alex Dodd - CameraSport vía Getty Images)


Kiko Casilla, exportero del Real Madrid, se ha ganado a pulso la antipatía del fútbol inglés por insultar gravemente a un rival, Jonathan Leko, llamándole “fucking nigger” (puto negro). Ha sido sancionado ocho partidos y deberá pagar una multa de 60.000 libras, unos 68.700 euros. Pero ahí no ha quedado la cosa, en su defensa ha añadido que no sabía que existiese el término ‘racista’.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Obviamente, la comisión encargada de su caso no ha aceptado el argumento. El altercado ocurrió en septiembre, con el portero de 33 años llevaba poco tiempo en el país, desde el enero pasado. Y van por ahí los tiros al negar los cargos, ya que un mes después alegó que tan sólo aprendió las palabras “existence and meaning” (existencia y significado).

Por aquel entonces, sostiene, “sabía muy poco inglés y usaba un intérprete para cada conversación que tenía con personas de habla inglesa”.

Los ingleses, que son de cortar por lo sano pero evitar que te enfades en cualquier situación, a través de la comisión de su caso aceptaron que “Casilla no es racista” y que el lenguaje que empleó “no va con él”, pero que “cabía dentro de las posibilidades” el que empleara un lenguaje racista con Leko. Mucho rodeo para declarle culpable.

La FA, la federación inglesa de fútbol, concluyó tras meses de investigación que “sus palabras hicieron referencia a una raza y/o a un color y/o a un origen étnico”, a la vez que le dio oportunidad de responder a las acusaciones. Que ya sabemos cuál fue y, quizás, no fue la mejor para intentar rebajar la sanción.

Según el reglamento, la suspensión mínima por un incidente discriminatorio son seis partidos, que puede aumentar dependiendo de la gravedad del caso.

Cómo ocurrió todo

El incidente se dio en un córner del partido entre el Leeds United, equipo de Kiko Casilla, y el Charlton Athletic, equipo de Leko. El portero salvó la jugada de peligro despejando el balón con uno de sus puños.

Minutos después, con el partido recién acabado, Leko y su compañero de equipo Macauley Bonne se dirigen al colegiado y le comentan que en ese lance del juego habían escuchado a Casilla soltar el famoso “fucking nigger” en su dirección. Rápidamente, el árbitro se acerca al español para advertirle de que había una acusación sobre abuso racial en su contra y que lo iba a reportar a la federación.

Tyle Roberts, compañero de Casilla en el Leeds, pero también excompañero de Leko, escribió a este último por Whatsapp para aclarar la situación.

Según Roberts, Casilla le confesó que dijo “what’s your fucking name”, algo así como “tú quién eres”, pero mal dicho. Sin embargo, Leko seguía en sus trece y estaba bastante seguro de lo que había oído, que no se correspondía con lo que le querían pintar.

Para sinceros, incluso el exguardameta blanco ha tenido suerte. La federación quería meterle 10 partidos de sanción, según el informe, pero la comisión decidió finalmente que eso era demasiado severo.

Más afortunado se tiene que sentir aún con la sanción, ya que en el informe se le acusa de intentar engañar a la comisión y califica de “estrategia vergonzosa” el usar la figura de Rafa Benítez como testigo, que nada tiene que ver con el tema. Además, se acusa a figuras de club el no facilitar la investigación.

Hay veces en las que es mejor hacer el avestruz.


Más historias que te pueden interesar:

Otras historias