Más lío: un juez suspende el contrato del GP de Sao Paulo F1

Adam Cooper
·3 min de lectura

La decisión es el resultado de un desafío legal con respecto al uso de fondos públicos que se usaron en el nuevo acuerdo para confirmar la carrera y el nivel de transparencia que rodea al contrato.

En diciembre se anunció que el entonces CEO de la Fórmula 1, Chase Carey, había firmado un nuevo acuerdo de cinco años con un nuevo promotor, dando como resultado el nacimiento del GP de Sao Paulo, sustituyendo el Gran Premio de Brasil.

El acuerdo anterior firmado con Bernie Ecclestone permitía a los promotores de la carrera no pagar a la categoría, pero ese trato expiró en 2020, aunque no hubo carrera en la pista por la pandemia de COVID-19.

Durante los últimos meses existió el rumor de que el GP de Brasil podía cambiar de sede a un nuevo circuito en Río de Janeiro, pero todo acabó cuando la pista encontró problemas para obtener permisos medioambientales. Carey encontró la manera de mantener la F1 en Interlagos, pero con un promotor diferente.

También en Brasil: ¡increíble!

Vídeo: pierde una carrera en Brasil por celebrarlo antes de tiempo

El nuevo acuerdo lo firmó con la recién formada empresa Brazil Motorsport, que cuenta con el respaldo del gobierno de Abu Dhabi a través de su brazo de inversión Mubadala.

Brazil Motorsport está encabezado por el ex competidor olímpico de vela Alan Adler, que durante mucho tiempo ha estado involucrado en la promoción de importantes eventos en Brasil, incluidos conciertos de rock, espectáculos del Cirque del Sol, torneos de la PGA y partidos de pretemporada de la NBA.

El cambio de nombre al GP de Sao Paulo refleja un nuevo nivel de apoyo por parte de la ciudad a la carrera, un punto que fue crucial para el nuevo acuerdo. Es el mismo cambio de formato que provocó las carreras de 2020 llamadas GP de Estiria, Toscana y Emilia Romagna, todos ellos apoyados por sus regiones.

El verdadero apoyo financiero otorgado por la ciudad de Sao Paulo quedó a la luz en documentos posteriores que revelan un pago de por 3.65 millones de dólares anuales (3 millones de euros) por el contrato de cinco años.

Anteriormente, el apoyo público que se otorgaba contemplaba únicamente las obras de renovación del circuito de Interlagos.

Con la información financiera ahora revelada, el contrato ha sido impugnado por una petición pública.

La acción legal ha sido apoyada por el concejal y abogado Rubens Nunes, que escribió en Twitter: "La F1 es importante para Sao Paulo y para Brasil, soy aficionado, pero eso no autoriza a la ciudad a celebrar contratos sin licitación, en secreto y con una empresa sin experiencia en el área, creada hace unos días para esta finalidad”.

El contrato ha sido suspendido por el juez Emilio Migliano Neto, a la espera de una mayor investigación.

“Sin lugar a dudas, los hechos revelan, al menos en esta etapa, que los principios de publicidad y transparencia están siendo violados de manera explícita”, señaló el juez.

“Por esta razón también (la ausencia de licitación), existe la necesidad de suspender la ejecución del contrato, para evaluar si efectivamente se cubrieron los gastos detallados en el acuerdo firmado con recursos (económicos)".

Las autoridades de Sao Paulo tienen ahora cinco días para presentar los documentos pertinentes.

No te puedes ir sin leer:

La curiosa anécdota de Alonso y Briatore en Brasil 2004 Cómo se narró en Brasil la muerte de Senna