La cara de Kroos

Yahoo Deportes
En esa mirada hay una exclusiva. (Foto: AP/Paul White)
En esa mirada hay una exclusiva. (Foto: AP/Paul White)

El 9 de abril, Eduardo Inda adelantó en ‘El chiringuito de jugones’ —programa cuyo nombre, tantos años después, no deja de admirarme— que Toni Kroos tenía “muchas opciones de salir del Real Madrid”. Tres días más tarde, algo parecido podía leerse en el diario ‘As’:

[12-IV-19] “El deseo de Kroos, según ha podido saber ‘As’, es dejar el Madrid en verano. El alemán viene pensando en un cambio de aires que, con la aprobación del club blanco, podría producirse en los próximos meses”. [Mario Cortegana / As]

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Nada extraordinario hasta aquí: tan sólo uno de los cientos de rumores que han aparecido estos meses sobre entradas y salidas en la Casa Blanca. Lo excepcional es que Kroos, aquel día, compartió la información de ‘As’ en Twitter y la tachó de “absolutamente falsa”.

‘As’, por supuesto, no se hizo eco del desmentido y el 3 de mayo, esta vez con la firma de Marco Ruizpublicó que la directiva del club estaba “desencantada” con el alemán y pensaba en él como en una buena venta. Unos dias antes, Alfredo Relaño lo habia explicado con una metafora de las suyas: “Kroos tiene cara de cheque”.

Si el club estaba desencantado con un jugador que, además, quería irse, el silogismo quedaba resuelto. Pues bien, a mediodía del lunes, con media España sorteando los ‘spoilers’ del desenlace de ‘Juego de tronos’, fue la actualidad deportiva la que nos deparó el giro de guión más inesperado del día: la ampliación de contrato de Kroos por una temporada, hasta 2023. Oficial.

En el ‘As’ no se lo explicaban, claro. “Para sorpresa de todo el personal, la anunciada revolución de Zidane empieza hoy con la renovación de Kroos”, reaccionó Tomás Roncero; “lo sorprendente es que se le aumenta en un año más su compromiso con el club justo en la temporada en la que su rendimiento ha sufrido un bajón alarmante”.

Roncero, como vemos, emplea en su texto las palabras “sorpresa” y “sorprendente”, pero no cita el principal motivo por el que en su redacción deberían haberse quedado anonadados, con la mandíbula descolgada hasta el suelo: que un jugador que meditaba irse y al que el club meditaba traspasar haya ampliado su contrato por un año, cuando aún le quedaban tres.

En el momento de anunciar la renovación, en los estudios de Onda Cero aún resonaban las proféticas palabras de Santiago Segurola, apenas doce horas antes, en el programa ‘El transistor’: “He visto a Kroos al fondo del banquillo. No ha jugado [contra el Real Betis]. Me ha dado la impresion de que tenía la cara del que se va, quiza me equivoque”. En todo menos en esto último, sí. Es de agradecer, al menos, que Segurola no hiciera pasar por información lo que no era más que una ocurrencia. Se supone que a los periodistas no les pagan por soltarlas.

Más de La Libreta de Van Gaal:

... Y Valverde dejó de ser inteligente

El declive de Messi

¿Seguro que el Barça ha ganado la Liga?

Otras historias