La cruel y sexista burla de Trump contra las migrantes descrita en un libro de autor “anónimo”

Donald Trump ha ofendido y estigmatizado a diestra y siniestra. Su conducta, como empresario, candidato y presidente, se ha caracterizado con frecuencia por la denostación, el insulto, la mofa cruel, las afirmaciones equívocas y estridentes, la humillación del rival o del diferente. Eso ha consternado a muchos y, en paralelo, es parte del magnetismo del presidente entre sus seguidores entusiastas.

Un nuevo ejemplo de ello, de ser cierto lo que se comenta en el singular libro ‘A Warning’ (‘Una advertencia’) de un autor simplemente conocido como Anonymous (Anónimo) y que, se afirma, es o fue un alto funcionario de la Casa Blanca de Trump que ha impulsado la resistencia interna al presidente, es la imitación ofensiva que habría hecho de las familias migrantes que, escapando de la miseria y la violencia en Centroamérica y otras regiones, cruzaron miles de kilómetros hasta llegar a la frontera de México y Estados Unidos para solicitar asilo.

El presidente Donald Trump durante un mitin con sus seguidores en Atlanta. (AP Photo/John Bazemore)
El presidente Donald Trump durante un mitin con sus seguidores en Atlanta. (AP Photo/John Bazemore)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

De acuerdo al libro de Anonymous, que se publica el 19 de noviembre pero del cual ya han circulado algunos extractos, Trump se encontraba en una reunión en la Oficina Oval cuando comenzó a imitar a las migrantes. “Tenemos a estas mujeres llegando como con siete niños…”, habría dicho Trump para luego, impostando la voz con acento similar al de muchos hispanohablantes al hablar en inglés, añadir: “Ellos están diciendo; ‘Oh, ¡ayuda, por favor! Mi esposo me dejó’…”.

Luego de esa frase burlona, se relata en Bussines Insider, Trump añadió con especial insensibilidad, sexismo y racismo en alusión a las y los migrantes: “Ellas son inútiles. No hacen nada por nuestro país. Al menos si llegaran con un marido podríamos ponerlo en los campos a cosechar maíz”.

El patente desprecio, la xenofobia, la misoginia y la prepotencia inherentes a esas palabras se amplifican por el hecho de que, de haber sido realmente dichas por Trump, indican claramente que las crueles políticas antiinmigrantes recientes  –separación y reclusión de familias, deportaciones y estigmatizaciones contra inmigrantes– son un eco en una medida importante de lo más profundo de las convicciones y motivaciones del presidente.

Ciertamente, el libro ‘A Warning’ ha sido criticado severamente por su autoría anónima, y la vocera de la Casa Blanca ha indicado que su contenido “no es sino mentiras” y su autor un “cobarde”.

Pero sus diversas afirmaciones, a las que medios como The New York Times han dado credibilidad, pintan a Trump de un modo especialmente ominoso.

Esa punzante burla de Trump hacia las mujeres migrantes de origen centroamericano y al acento hispano sería solo un ejemplo de la erosiva conducta cotidiana de Trump, de acuerdo a las alegaciones de Anonymous. Trump sería tan “cruel, inepto y peligroso para la nación”, se dice en The Washington Post en alusión al contenido de ‘A Warning’, que altos funcionarios de la Casa Blanca habrían considerado renunciar en masa para hacer público el caos y la impropiedad que reinaban allí a causa de las acciones y conductas del presidente.

Se cuenta en ese libro que asesores de Trump con frecuencia se despertaban por las mañanas “en estado de pánico total” por las afirmaciones escandalosas del presidente en Twitter y vivían tensos por la paranoia del mandatario, al parecer continuamente preocupado de ataques y conspiraciones en su contra.

Anonymous afirma que los comentarios misóginos y racistas de Trump son comunes: “He estado sentado y escuchando en un silencio incómodo mientras él habla sobre la apariencia o el desempeño de las mujeres… Él comenta sobre el maquillaje. Hace bromas sobre su peso. Critica la vestimenta. Cuestiona la fortaleza de las mujeres en y alrededor de su órbita. Usa palabras como ‘dulzura’ y ‘cariño’ para dirigirse a profesionistas destacadas. Es justamente como un jefe no debe actuar en un ambiente de trabajo”.

La burla ofensiva en contra de las mujeres migrantes sería, así, una ruda modalidad de ello.

El libro, de suyo polémico, al parecer está cargado de relatos y citaciones como esas y, en general, su contenido presenta a Trump como un individuo cuya conducta, intereses y actitudes resultan impropios de la investidura presidencial y un riesgo para el país, y plantea que incluso en su círculo cercano sus asesores se encontraban en situación de punzante tensión y consternación.

Si realmente ha existido una “resistencia” contra Trump dentro de la Casa Blanca, o al menos un estado general de preocupación y estupefacción ante el presidente, es difícil de probar más allá de las afirmaciones de individuos, con su identidad pública u oculta, pero en todo caso el resultado aparente es que Trump  no ha desistido en sus conductas y tendencias punzantes y, en cambio, ha ido purgando su entorno para rodearse cada vez más de incondicionales.

Y Trump ha denostado al individuo identificado como Anonymous (desde que publicó un artículo en 2018 en el Times sobre la resistencia interna en la Casa Blanca) afirmando que “no tiene agallas” y ha cometido “traición”, de acuerdo al Post.

Pero la noción de que Trump es de modo consistente y perturbador una fuente de equívocos, insultos y estigmatizaciones no necesita de un libro escrito por un ‘insider anónimo’ de la Casa Blanca. Se puede comprobar con frecuencia simplemente en sus tuits y en sus alocuciones en sus mitines.

Otras historias