La demoledora elocuencia de una niña de 10 años que resumió el divorcio de sus padres en un vídeo

Imagen de una niña triste por las discusiones de sus padres.
Imagen de una niña triste por las discusiones de sus padres.

Vivir en primera persona el divorcio de unos padres es una de las experiencias más traumáticas que suelen experimentar los hijos. Cada persona digiere este infortunio de distinta manera y Victoria Valle Remond tuvo la suya propia. Ahora cuenta con 17 años de edad, pero cuando vivió la separación de sus padres tenía 10 primaveras y no encontró otra manera de canalizar su tristeza que con la creación de un trailer. ¡Como si el divorcio de sus progenitores se tratara de una película de Hollywood!

Remond publicó en su cuenta de Twitter este ingenioso vídeo con el que removió más de un corazón en la red social - también creó una conversación imperdible. La película de su vida se titula, ‘Una relación destrozada’, y la edición de este vídeo realizado con el programa, iMovies, incluyó textos demoledores. 

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“En verano, una familia tomará una decisión: continuar la guerra o firmar la paz”, escribió en uno de sus títulos. “Selección oficial: ‘Festival de cine familia rota’. Ganador del premio: ‘Triste pero honesta’, incluyó en algunos de los cortes con una música dramática que forma parte de una plantilla del programa de edición, donde sólo hay que ir rellenando los huecos con texto e imágenes. En este caso, Remond usó muchas fotos familiares que ayudaron a dotar de un áurea aún más trágica a la situación. 

El éxito de la publicación fue instantáneo y cuenta con alrededor de cien mil interacciones que sorprendieron a la propia joven y, al mismo tiempo, generaron un debate en el que en una de las respuestas, la protagonista de esta historia afirmó: 

“Si hubiera tenido acceso a un psicólogo, éste hubiera tenido un día de lo más divertido”, afirmó en una historia que ha sido publicada en la edición digital de Time.

Los datos en cuanto a divorcios son escalofriantes. En Estados Unidos, cada 13 segundos se formaliza un divorcio, es decir, que cada hora hay 277 y 6.646 al día. Al año se producen casi dos millones y medio de matrimonios que acuerdan el fin de la relación. Otros datos indican que en el país norteamericano, un 50 por ciento de los matrimonios no superan sus crisis. En España, se producen aproximadamente cinco cada minuto, según el Instituto Nacional de Estadística y es el segundo país de la Unión Europea con más casos. En México, éstos aumentaron en 2018 un 6.5 por ciento, al pasar de 147 mil en 2017 a 156 mil, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En España, se producen aproximadamente cinco divorcios cada minuto.
En España, se producen aproximadamente cinco divorcios cada minuto.


El impacto que los divorcios tienen en los más pequeños es total y son ellos las principales víctimas debido a que de la noche a la mañana un hecho tan inesperado como éste rompe con la estabilidad a la que están acostumbrados. La psicóloga y autora del libro, ‘Divorcio, ¿cómo ayudamos a los hijos?, Cristina Noriega, explicó en un artículo de ABC cómo afecta esta circunstancias a los pequeños de diferentes edades. 

Por ejemplo, los niños de hasta dos años perciben esta situación como un abandono que les crea angustia que se manifiesta en continuos llantos, alteraciones de sueño y alimentación. No entienden qué es un divorcio ni sus implicaciones, pero sienten la ausencia de una de las figuras esenciales para su seguridad y desarrollo. Entre los dos y los tres años, Noriega afirmó que los pequeños pueden sufrir conductas regresivas, es decir, no poder controlar los esfínteres o chuparse el dedo de nuevo. 

“Son conscientes de las emociones que manifiestan —ira, rabia, tristeza...—, pero no saben cómo manejarlas. Tendrán fantasías con que sus padres volverán a estar juntos ante la incapacidad de entender lo que está pasando”, rezó el escrito. 

Representación de un divorcio.
Representación de un divorcio.


Los que tienen de tres a cinco años de edad ya interactúan a base de preguntas y personalizan la situación como si fuera culpa suya. También pueden desarrollar el complejo de Edipo (cuando se muestran posesivos con su madre y rivalizan con su padre).  De los seis a los 12 años, ya entienden lo que significa un divorcio y sus implicaciones. Según Noriega, no expresan sus sentimientos por no preocupar a sus padres. 

“Permanecen las fantasías de unión de los padres. Al no ver confirmadas sus esperanzas se sienten traicionados, tristes y rabiosos. Pueden sufrir pesadillas, regresiones, sentimientos de abandono”. 

Es en este momento previo a la adolescencia cuando Remond optó por elaborar el vídeo que sirvió para canalizar sus sentimientos de una manera sorprendentemente elocuente. Los divorcios en la adolescencia siguen siendo complicados según Noriega, ya que los jóvenes están formando su identidad y necesitan sentir seguridad.

Después de realizar el vídeo con 10 años de edad, sus padres volvieron a ser pareja y se divorciaron por segunda vez tal y como explicó la ahora adolescente en su historial de Twitter. 

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias