La difícil tarea de lidiar con un jefe incompetente

Foto: MangoStar_Studio/Getty Images
Foto: MangoStar_Studio/Getty Images

Muchas veces, tenemos la suerte de escoger nuestro empleo. Sin embargo, no podemos elegir a nuestro jefe. El supervisor viene incluido en el 'pack' y no hay manera de que podamos evitarlo.

Si tenemos suerte, nuestro jefe puede ser un gran líder. Pero, también podemos toparnos con un manager incompetente.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

"La mayoría de las personas han tenido experiencia de ser liderados por alguien incompetente o inútil", sostiene en Harvard Business Review, Annie McKee, autora y experta en liderazgo. 

Desafortunadamente, la ineptitud en los gerentes es común porque, según McKee, muchas compañías ascienden a las personas por razones equivocadas. "Los escogen para puestos de liderazgo porque muestran resultados o tienen las capacidades técnicas adecuadas, pero no suelen tener las habilidades necesarias para tratar con las personas", aclara. 

Michael Useem, autor de Leading Up: How to Lead Your Boss So You Both Win opina que, si un jefe carece de capacidad técnica o gerencial, los resultados son los mismos: aniquilan la motivación, matan la productividad y pueden hacer que quieras huir del trabajo gritando.

También te puede interesar: ¿Eres jefe de un Gen Z? Esto es lo que debes saber

Cómo detectar a un jefe incompetente

Presta atención a estas señales:

  • Muestra incapacidad para tomar decisiones. Tiende a dilatar las decisiones que deben tomarse de inmediato.

  • Suele tomar malas decisiones. Los jefes ineficaces a menudo toman decisiones mal planificadas y mal calculadas. 

  • Dependen de su equipo para hacer su trabajo. Pueden no tener idea de cómo hacer sus propios trabajos, pero tienen el extraño sentido de depender de sus equipos para cubrirlos.

  • Tienen esa extraña capacidad (o suerte) para mantenerse en el trabajo a pesar de las fallas. Si bien es un misterio cómo logran salvar sus pellejos a pesar de los errores, muchos creen que la razón detrás de su permanencia es que confían en sus subordinados para superar los tiempos difíciles.

También te puede interesar: En la oficina también hay bullying: cómo lidiar si lo padeces

Cómo lidiar...

Es una tarea difícil y muchas veces, frustrante… no vamos a negarlo. Pero estas tácticas te pueden ser de utilidad.

  1. Antes de declarar inútil a tu jefe, verifica tu sesgo y comprende mejor lo que estás viendo. "Cuando estás mirando a tu jefe, lo primero que debes hacer antes de juzgarlo, es mirarte a ti mismo", dice McKee. 

    Muchas personas tienen puntos ciegos cuando se trata de sus jefes, por lo tanto, deberías hacer una autoevaluación y preguntarte si estás celoso del puesto que ocupa en la organización o si tienes una tendencia natural a resistir a la autoridad. Para la experta, tu evaluación de la incompetencia de tu jefe puede ser injustamente basada en estas creencias.

  2. Pide consejo a personas fuera de la organización para obtener asesoramiento y un lugar para desahogarte. "Unirse a las quejas, no ayuda", declara McKee. Michael Useem sugiere encontrar un confidente que puede ser un un colega de confianza, una pareja o un mentor, por ejemplo. "Explícale lo que estás viendo, cómo te está afectando a ti y a tu trabajo, y pide consejo. Esto no es para conspirar contra tu jefe, sino para verificar tu punto de vista", sostiene el experto. "Las personas ajenas a la situación pueden darte una nueva perspectiva u ofrecer sugerencias útiles sobre cómo hacerle frente al problema".

  3. Independientemente del nivel de competencia de tu jefe, deben trabajar juntos para completar tus tareas y probablemente, para avanzar en tu carrera. McKee sugiere ser específico en lo que necesitas de él/ella. "Quiero hacer un buen trabajo y lograr mis objetivos, y necesito de tu ayuda para hacerlo", puede ser una buena manera de acercarse.

    "Sé específico sobre lo que necesitas de tu jefe: su opinión sobre tu trabajo, una presentación a otro colega, etc. Si no puede ayudarte, sugiérele una alternativa: tal vez puedas recurrir a uno de tus compañeros o superiores. Ayúdalo a resolver el problema", dice la experta.

  4. En lugar de frustrarte ante un jefe ineficaz, concéntrate en lo que puedes hacer para llenar los agujeros. "El llamado al liderazgo es entender lo que necesita la oficina y lo que el cliente merece y hacer lo necesario para conseguirlo. Si reconoces que tu jefe no está cumpliendo con la misión de la empresa, tendrás más poder para liderar y resaltar", explica Useem. 

No se trata de ocultar los errores, sino de hacer lo mejor para la organización. 

Otras historias