La emotiva celebración de San Valentín en la Casa Blanca de Joe y Jill Biden (y su contraste con el tiempo de Trump)

Jesús Del Toro
·4 min de lectura

Un signo peculiar del nuevo tono de las cosas en la Casa Blanca de Joe Biden, en comparación con la de su antecesor Donald Trump, es la forma como el actual presidente y su esposa celebraron con motivo del Día de San Valentín, también conocido como el Día del Amor y la Amistad.

Aunque se trate de una celebración que muchos pueden considerar frívola, es relevante para muchos y en el caso de Joe Biden y su esposa Jill su celebración de San Valentín en la residencia presidencial ha sido recibida como una bocanada de aire fresco, afabilidad y sencillez.

El presidente Joe Biden y su esposa Jill recorren los jardines de la Casa Blanca, decorados con corazones con motivo del Día de San Valentín. Los acompañan sus perros Champ y Major. (Captura de video / CSPAN)
El presidente Joe Biden y su esposa Jill recorren los jardines de la Casa Blanca, decorados con corazones con motivo del Día de San Valentín. Los acompañan sus perros Champ y Major. (Captura de video / CSPAN)

Sobre todo en comparación con la distancia, la rigidez y la frialdad que muchos atribuyen a la actitud que Trump y su esposa Melania mantuvieron en el pasado. Por ejemplo, muchos señalan que mientras se vio a Melania evitando tomar la mano a Trump en alguna ocasión, y en 2020 Melania optó por realizar una actividad de San Valentín sin la presencia de su marido, en este 2021 los Biden se mostraron juntos y amorosos, recorriendo el patio de la Casa Blanca de modo desenfadado y con llamados a la unión, la compasión y la reconciliación.

Así, los Biden recorrieron el jardín de la Casa Blanca, decorada con corazones con palabras de ánimo y amistad inscritas en ellos, y un video de ese momento fue difundido en redes sociales.

Las imágenes se volvieron enormemente virales.

Sobre qué los motivó a hacer eso, Jill Biden dijo que “solo quise un poco de alegría. Con la pandemia, todos se sienten un poco decaídos. Es solo una pequeña alegría, una pequeña esperanza. Eso es todo”.

Algunos hallarán cursi ver al presidente rodeado de grandes corazones rojos, pero otros afirman que esa actitud, y la de su esposa, tiene valor en momentos en que el país se encuentra fuertemente atribulado por la polarización sociopolítica y el azote de la pandemia de covid-19.

Y muchos en redes sociales expresaron su aprecio por el detalle de los Biden.

Incluso algunos señalaron la novedad de que los perros de los Biden, Champ y Major, estuvieron presentes también en el jardín en ese momento, algo ciertamente diferente pues los Trump no tuvieron consigo una mascota canina durante su tiempo en la Casa Blanca.

Y otros compararon algunos de los mensajes que Melania Trump envío en su momento, en comparación con el que en esta ocasión envió Jill Biden.

Ciertamente, Melania el año pasado celebró una emotiva reunión con motivo de San Valentín en una estancia para niños enfermos, aunque en ello no participó su marido, el entonces presidente Trump.

Y en 2021, Jill Biden optó por celebrar San Valentín con mensajes enaltecedores, que ella mismo ayudó a crear.

Trabajar para elevar la moral ciudadana y proveer motivación y consuelo son también labores propias de la presidencia estadounidense, algo que se vio reducido durante la administración de Trump (quien fue señalado por su falta de empatía) y que ahora Biden busca retomar y fortalecer.

Si lo logró en esta ocasión queda a juicio de cada quien.