La era Lopetegui, la era del casi

Yahoo Deportes
REUTERS/Sergio Perez
REUTERS/Sergio Perez

Hace sólo unas semanas, voces autorizadas del círculo cercano de Julen Lopetegui filtraban que el vasco estaba muy tranquilo con la situación de su equipo, pues creía que su mensaje había calado, que las oportunidades pronto se convertirían en gol y que el buen juego de principio de temporada volvería al Santiago Bernabéu. Es más, apuntaban que Lopetegui estaba convencido que el 0-0 ante el Atlético de Madrid y el 1-0 contra CSKA de Moscú deberían haber sido victorias del Real Madrid. No lo fueron, pero casi, venía a decir el técnico.

El problema es que cuando estás al frente del Real Madrid el “casi” no sirve, y la era de Lopetegui no ha sido más que una colección de “casis” que no suman absolutamente nada, como fueron los primeros 15 minutos de la segunda parte del Clásico ante el FC Barcelona… antes de hincar la rodilla 5-1.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Tras los 90 minutos, en rueda de prensa, Lopetegui se sentó ante los micrófonos y aseveró que el equipo tuvo oportunidades para ganar el partido en la segunda parte. Casi. Pero al final fue derrota, de nuevo, tercera seguida en La liga, sumando cinco partidos sin ganar en el campeonato nacional, además de una derrota en Champions League en Moscú.

Antes y después de ese tramo en el que los blancos se vieron superiores a sus rivales, el Real Madrid dio verdadera lástima. La derrota, abultada como pocas en la última década, tendrá un claro culpable ante la guillotina de la directiva, el propio Julen, pero muchos de los jugadores ayer en el campo deberían también pasar por la oficina del presidente para que se les leyera la cartilla.

REUTERS/Albert Gea
REUTERS/Albert Gea

El Real Madrid saltó al campo con un once bastante parecido al que ganó la decimotercera Champions League en Kiev, salvo Carvajal y Ronaldo, además de disputar el encuentro con el mejor jugador del Mundial pasado, Luka Modric, el mejor central y campeón del mundo, Raphael Varane, y el mejor portero en la cita veraniega disputada en Rusia, Thibout Courtois. Tras 90 minutos, salió escaldado y lleno de dudas, aunque quizás con la única certeza de que el lunes los jugadores no le verán la cara a Julen Lopetegui al llegar a Valdebebas.

La era del técnico a cargo del Real Madrid llegará a buen seguro a un dramático final en las próximas horas y su decisión de firmar por el club blanco, a escasos dos días de disputar el Mundial con España, quedará ahora si cabe más en solfa. El revuelo que se armó en aquel momento sin duda agregó aún más presión a un entrenador que, al quedarse sin disputar el Mundial con La Roja, llegaba al Real Madrid con un curriculum bastante limitado. Y como era de esperar, la situación le ha superado.

Ernesto Valverde y el FC Barcelona fueron superiores de cabo a rabo en el Clásico, ante un Real Madrid timorato, ultradefensivo y desfigurado desde el principio. El ‘Txingurri’ manejó a su equipo de manera perfecta, sobre todo cuando el Real Madrid se vino arriba, pues los cambios de Valverde acabaron por desnivelar la balanza y darle la victoria. La cara de Lopetegui en la banda era un poema. Ahora –a buen seguro– cobrará su contrato, dejará su puesto, y podrá volver a disfrutar de la vida, con lo que dentro de unos meses le veremos algo rejuvenecido y menos tirante de lo que le hemos visto en las últimas semanas en rueda de prensa. Seguro que entonces también se resguardará en que de haber tenido más tiempo al frente del barco merengue podría haberle dado la vuelta a la situación. Casi.

Foto: Goal
Foto: Goal

Lo que será del Real Madrid llegados a esta situación es mucho más complicado de prever. La última vez que se vio en esta situación el equipo era el invierno de 2016 –en noviembre había perdido 0-4 en el Bernabéu– y tras la salida de Rafa Benítez llegó Zinedine Zidane para levantar la Champions League cinco meses después en Milán ante el Atlético de Madrid. La base de la plantilla no ha cambiado mucho desde entonces, aunque han salido jugadores muy importantes, sobre todo el añorado Cristiano Ronaldo, por eso pensar en que suene la flauta este año como aquel no es mucho más que una quimera.

Dicen que lo que mal empieza mal acaba, y quizás ahora Lopetegui y Florentino Pérez estén repitiendo esa frase internamente como un mantra. Se vienen días interesantes en el Real Madrid. Seguiremos informando.

Síguenos en nuestra nueva cuenta de Instagram @YahooDeportes para disfrutar de más contenido original

También te puede interesar:

Marco Asensio debe aprovechar su oportunidad

Lopetegui no sigue la estela de Zidane

El Real Madrid se entrega al juego

Otras historias