La fiscalía griega investigará al dueño armado del PAOK

Por DEREK GATOPOULOS
Associated Press
El dueño del club PAOK, el empresario Ivan Savvidis, toma su pistola enfudada al ingresar a la cancha cerca del final del partido por la liga griega entre PAOK y AEK de Atenas en la ciudad de Tesalónica, en el norte del país, el domingo 11 de marzo de 2018. (InTime Sports via AP)
El dueño del club PAOK, el empresario Ivan Savvidis, toma su pistola enfudada al ingresar a la cancha cerca del final del partido por la liga griega entre PAOK y AEK de Atenas en la ciudad de Tesalónica, en el norte del país, el domingo 11 de marzo de 2018. (InTime Sports via AP)

ATENAS (AP) — El fútbol griego sigue en caos.

El problema más reciente ocurrió este fin de semana, cuando el dueño del PAOK Thessaloniki se abalanzó a la cancha con una pistola en la funda para confrontar al árbitro y quejarse por un gol anulado.

Ivan Savvidis, el empresario greco-ruso duelo del PAOK, no usó la pistola el domingo, pero sus acciones llevaron a otra suspensión de la liga y motivaron al primer ministro Alexis Tsipras a evocar ya famosa leyenda sobre Alejandro Magno.

"En algún momento, tenemos que decidor cortar el Nudo Gordiano, tomar una acción colectiva e ignorar las consecuencias políticas”, dijo Tsipras, aludiendo a una solución simple para un problema difícil.

Mientras tanto, el gobierno decidió suspender indefinidamente los partidos de la liga tras el incidente del domingo. En el partido potencial por el título ente el PAOK y AEK Atenas, un gol de última hora fue anulado, lo que llevó a la furia de Savvidis y su irrupción en la cancha.

Fernando Varela acababa de anotar a los 90 minutos para poner al PAOK 1-0 arriba. El árbitro primero señaló el gol, pero después pareció retractarse por fuera de juego. El partido fue suspendido.

Savvidis se disculpó el martes por si reacción “emocional”, al tiempo que un fiscal de Salónica ordenó investigar el incidente.

La pesquisa también estudiará por qué la policía supuestamente ignoró las instrucciones de detener Ivan Savvidis en el acto, emitidas por un fiscal de guardia en el partido del domingo.

La FIFA condenó enérgicamente la violencia y envió una delegación a Atenas para conversaciones, al tiempo que el país enfrenta la amenaza de una suspensión de las competencias internacionales.

La suspensión de la liga es el más reciente intento de un gobierno griego para controlar a los poderosos dueños de clubes en el país, que tienen intereses amplios en infraestructura, embarques, juegos de apuestas y medios de prensa y que operan con el trasfondo de violencia habitual de los hinchas y corrupción en el deporte.

La suspensión de esta semana fue ordenada 10 días después que un tribunal sentenció a 58 funcionarios de clubes, técnicos, jugadores y otros a hasta 10 años de prisión _ incluyendo ex funcionarios de la liga y la federación griega.

La mayoría de las sentencias fueron suspendidas.

Un veterano comentarista deportivo de la radio, Dimitrios Malisiovas, dijo que existe una sensación general de decepción y tristeza de que los esfuerzos para limpiar el fútbol griego no parecen estar funcionando.

"Desde que comenzó el fútbol profesional en 1979, el problema ha existido. Violencia y corrupción”, dijo Malisiovas. “Es como la deuda nacional griega: Muy difícil de pagar. O como Hércules en la mitología antigua, tratando de cortar la cabeza del monstruo, y viendo otra cabeza aparecer”.

Otras historias