Un ex de la NBA apunta un posible problema sexual embarazoso en Tokio 2020

El basquetbolista Andrew Bogut. (Photo by Mark Kolbe/Getty Images)
El basquetbolista Andrew Bogut. (Photo by Mark Kolbe/Getty Images)

El jugador de baloncesto australiano Andrew Bogut señaló un problema potencialmente vergonzoso derivado de las nuevas camas que amueblarán las habitaciones de los atletas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Los organizadores anunciaron el jueves que los atletas dormirán en camas fabricadas de cartón reciclable, con colchones a base de materiales de polietileno que se reutilizarán para fabricar productos de plástico tras los juegos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La decoración de las habitaciones, que apuesta por la conciencia ambiental, se exhibió por primera vez para los medios en un falso apartamento en la sede de Tokio 2020, aunque la construcción de las secciones residenciales de la villa olímpica y paralímpica se completó en diciembre.

En total, se necesitarán cerca de 18 mil camas como las que se ilustran, en la villa ubicada en la Bahía de Tokio y cerca del icónico Puente del Arco Iris, durante los Juegos Olímpicos que comienzan el 24 de julio. Para los Paralímpicos posteriores sólo se usarán 8 mil.

Las camas de cartón que estarán en las habitaciones de los atletas en Tokio 2020. Imagen: COI
Las camas de cartón que estarán en las habitaciones de los atletas en Tokio 2020. Imagen: COI

Las camas miden 2.10 metros de largo, por lo que deberían ser adecuadas para todos, excepto para los atletas más altos, y el fabricante, Airweave, confía en que pueden soportar un peso de alrededor de 200 kilos, que es más de lo que pesaba cualquier atleta en los pasados Juegos de Río 2016.

Sin embargo, el basquetbolista Bogut no está convencido y se pregunta qué podría suceder cuando dos atletas intenten usar una cama.

“Gran gesto, hasta que los atletas terminen sus respectivos eventos y empiecen a usar los miles de condones que se repartirán por toda la villa”, tuiteó Bogut el jueves.

Gran gesto, hasta que los atletas terminen sus respectivos eventos y empiecen a usar los miles de condones que se repartirán por toda la villa.

Las villas de los atletas son conocidas por convertirse en un foco de tensión sexual durante los Juegos Olímpicos, de hecho en Río 2016, los organizadores repartieron alrededor de 450 mil condones.

El Comité Olímpico Internacional afirmó que los condones alentarían a los 10,500 atletas y al personal a practicar sexo seguro.

El periódico brasileño Folha de S.Paulo aseguró que se han suministrado entre 100 mil y 150 mil condones en cada Olimpiada desde Sidney 2000.

El ex saltador olímpico David Culbert dijo que los atletas a menudo sentían celos de sus compañeros de equipo que terminaban sus eventos al inicio de los Juegos Olímpicos.

Envidias un poco al saltador o cualquiera que participe en la apertura de la mañana ya que terminan el primer día a la hora del almuerzo”, dijo Culbert a Fox Sports en 2016.

“Por tanto, tienes 16 días para disfrutar del Club Med con esteroides, y lo digo en el mejor sentido posible. Se convierte en un Club Med intenso y lleno de excesos si ya no tienes que competir”.

No estoy seguro de que la cama te quede bien, Boges, debería llevar un saco de dormir.


Creo que en realidad lo han tenido en cuenta, al final el cartón habrá colapsado y estará listo para retirar.


¿Cabrías en esa cama? Parecen palillos de dientes.

Tokio se torna verde para los Juegos Olímpicos 2020

La construcción de algunas áreas comunes de la villa olímpica, como el comedor principal y la plaza del pueblo, aún está en marcha.

Después de los Juegos, cada apartamento se venderá de manera individual, con precios que inician desde poco más de 50 millones de yenes, unos 662 mil dólares australianos o unos 456 667 dólares estadounidenses.

Los organizadores están haciendo un esfuerzo concertado para reducir las emisiones de carbono que generan los Juegos, según Junichi Fujino, un investigador ambiental que forma parte del equipo de trabajo de la ciudad.

Todas las medallas estarán fabricadas con metal extraído de productos electrónicos reciclados, incluidos unos 6.2 millones de teléfonos móviles usados.

La antorcha olímpica estará hecha de restos de aluminio y los podios de desechos reciclados de plástico doméstico y marino.

La electricidad para los Juegos provendrá de fuentes renovables.

Sam Goodwin

Otras historias