La injusticia de Zidane: Marcos Llorente no, pero su hijo Luca sí

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
​EFE
​EFE

Zinedine Zidane parece haber tomado la decisión de no contar con Marcos Llorente de cara a la temporada que viene. En el club el canterano siempre se ha visto como un jugador con gran futuro, llamado a agarrar el testigo como timonel del equipo en mediocampo en el corto plazo. Pero a Zizou, por algún motivo, el chico no le encaja.

Ya cuando compartieron vestuario en el Real Madrid Castilla la relación no fue fluida. Zidane contó con Llorente en los primeros cuatro partidos del campeonato, pero luego el centrocampista desapareció de sus planes. Rafa Benítez había estado contando con él, tanto en pretemporada como en los entrenamientos del primer equipo, e incluso le hizo debutar en octubre ante el Levante en el Bernabéu. Sin embargo, en el Castilla no volvió a rascar bola y una vez que el técnico francés agarró las riendas del primer equipo tras la destitución de Benítez, Llorente dejó de entrenar con el primer equipo aunque, eso sí, volvió a contar para el Castilla con Luis Miguel Ramis como técncio.

Dos veranos después, tras destacar en el Alavés que llegó a la final de la Copa del Rey, Llorente volvía al Real Madrid con Zidane en el banquillo y con la clara misión de convertirse en el hombre que diera descanso a Casemiro. 20 partidos acabó jugando, la gran mayoría como suplente, en una temporada que le hizo pensar seriamente en dejar el club de su vida para siempre.

Sin embargo, el adiós repentino de Zidane y la llegada de Julen Lopetegui al banquillo blanco fueron motivo suficiente para que le canterano blanco, nieto de Ramón Grosso y sobrino nieto Paco Gento, decidiera continuar en el equipo una año más con la ilusión de asentarse en el equipo.

Su gran oportunidad llegó en el Mundialito de Clubes, con Casemiro lesionado y Santiago Solari ya en el banquillo, y Marcos brilló de manera espectacular. Anotó un golazo en la final, manejó los hilos de manera magistral en el mediocampo y fue considerado el mejor jugador del partido.

Tristemente, una lesión durante los entrenamientos navideños le apartó del equipo durante casi dos meses y cuando volvió, de nuevo a gran nivel jugando un partido excelente en el Clásico de Copa del Rey en el Camp Nou, sufrió una nueva lesión que le ausentaría casi otro mes de la competición.

Cuando Llorente volvió a estar disponible, Santiago Solari ya era historia en el club y el nuevo entrenador era una vez más Zinedine Zidane. En los 10 partidos que ya ha dirigido el francés, el canterano merengue sólo ha sido titular en dos, y al parecer ya sabe de boca de Zizou que lo mejor será que se busque un equipo de cara al año que viene.

La pregunta se ha hace evidente: ¿Por qué no puede tener cabida Llorente en el Real Madrid?

El chico ha demostrado de sobra que tiene la suficiente calidad –y sobre todo un margen de progresión aun importante a sus 24 años– para ser el ancla del juego del Real Madrid del futuro, pero con Zidane en su camino, lo mejor que puede hacer Llorente es buscarse la vida lejos del Santiago Bernabéu.

La decisión unilateral de Zidane en el caso Llorente se antoja bastante injusta.

Zidane siempre ha hecho gala de un intensa meritocracia. Con su sonrisa a flor de piel, el francés se ha cansado de repetir en rueda de prensa que él pretende darle las mismas oportunidades a todos, y que quien se lo gane tendrá un hueco en el equipo. Bien. En este caso, al entrenador se le está viendo el plumero, pues Llorente ha hecho suficientes méritos para formar parte de la plantilla del Real Madrid el año que viene –incluso, diría, que para ser titular.

REUTERS/Juan Medina
REUTERS/Juan Medina

La salida del mediocentro debería exigir también preguntarle a Zidane sobre su hijo Luca. El tercer portero del primer equipo dejó de contar para Lopetegui y para Solari en cuanto su padre salió del club el verano pasado. El cancerbero desapareció de la primera plantilla, que incluso fichó –y luego cedió al Leganés– al ucraniano Andriy Lunin, y no volvió a vérsele el pelo por Valdebebas hasta que su padre volvió a agarrar las riendas del primer equipo.

Luca volvió a entrenar con el primer equipo y hasta fue titular ante el Huesca.

Con el lío de la portería en el Real Madrid, el gran ganador podría llegar a ser Luca. Su padre tendrá que elegir entre Thibaut Courtois y Keylor Navas como meta titular, con lo que uno de los dos seguramente dejará el club. Como Lunin no ha disfrutado de muchas oportunidades en Leganés, la idea es que vuelva a salir cedido, por lo que quién sabe si Luca acabaría por ser el segundo portero del Real Madrid.

El joven cancerbero internacional por Francia tiene ofertas de equipos de su país natal, según se ha filtrado, pero serían equipo de segunda división. Por eso, su padre podría verse tentado a permitirle ser el segundo portero del Real Madrid, lo que le daría –como mínimo– participación en los partidos de Copa del Rey.

De llegar a darse este extremo, el crédito de Zidane como gestor del grupo podría quedar en serio entredicho.

EFE/Archivo
EFE/Archivo

La decisión unilateral de no contar con Marcos Llorente, un gran activo del club que lleva toda su carrera en la cantera, es de por si controversial. Pero si le añadimos el contraste de cómo ha tratado a su hijo Luca, y la posible situación que se podría llegar a dar en la portería el año que viene, lo cierto es que alguien en el club debería acabar por pedirle explicaciones a Zizou.

También te puede interesar:

Los grandes pecados de Gareth Bale que le han costado la salida

¿Y el Real Madrid no piensa pescar en el Ajax?

La sentida baja de Sergio Ramos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente