La luz azul que sale de tu móvil no es la responsable de que duermas mal

Cuando se habla de teléfonos móviles y salud, casi siempre se menciona la luz azul. Este tipo de radiación lumínica que emiten todas las pantallas tiene muy mala reputación. Para muchos, es la responsable de que nuestro cerebro se active en horas en las que deberíamos estar descansando, impidiendo que luego nos durmamos. Otros estudios la han relacionado con la fatiga visual que puede llevar a dolores de cabeza o indirectamente, incluso a problemas de visión como la miopía o la hipermetropía.

Los dispositivos electrónicos personales emiten más luz azul que cualquier otro color. La luz azul tiene una longitud de onda corta, lo que significa que es de alta energía y puede dañar los delicados tejidos del ojo. También puede pasar a través del ojo hasta la retina, en donde están la colección de neuronas que convierte la luz en las señales que son la base de la vista.

La luz azul que sale de tu móvil no es la responsable de que que duermas mal (Unsplash)
La luz azul que sale de tu móvil no es la responsable de que que duermas mal (Unsplash)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Los estudios de laboratorio han demostrado que la exposición prolongada a la luz azul de alta intensidad daña las células de la retina en ratones. Pero, los estudios epidemiológicos en personas reales cuentan una historia diferente.

Tal y como asegura Phillip Yuhas, profesor de optometría de la Universidad de Ohio, cuando se trata de proteger su visión y mantener sus ojos saludables, la luz azul debería ser nuestra mayor preocupación.

Tal y como asegura este experto, una forma de pensar sobre la luz azul y el daño potencial de la retina es considerar el Sol. La luz solar es principalmente luz azul. En una tarde soleada, es casi 100,000 veces más brillante que la pantalla de un PC Sin embargo, pocos estudios en humanos han encontrado algún vínculo entre la exposición a la luz solar y el desarrollo de la degeneración macular relacionada con la edad, una enfermedad de la retina que conduce a la pérdida de la visión central.

Entonces, ¿por qué la luz azul afecta tanto a los ratones y no a las personas?

Yuhas explica que los ojos humanos son diferentes a los ojos de roedores. Tenemos elementos protectores, como los pigmentos maculares y la capacidad natural de bloqueo azul del cristalino. Estas estructuras absorben la luz azul antes de que llegue a la delicada retina.

Eso no significa que debas tirar esas gafas de sol; Proporcionan beneficios más allá de proteger sus ojos de la luz azul del sol. Por ejemplo, usar gafas de sol ralentiza el desarrollo de cataratas, que nublan la visión.

Solo porque la luz azul no está dañando tu retina no significa que tus dispositivos electrónicos sean inofensivos, o que la luz azul no afecte tus ojos. Debido a su longitud de onda, la luz azul interrumpe la fisiología del sueño saludable. Las células sensibles a la luz azul, conocidas como células ganglionares de la retina intrínsecamente fotosensibles desempeñan un papel clave, porque le dicen al cerebro cuán iluminado está el ambiente. Eso significa que cuando miras una pantalla bien iluminada, estas celdas ayudan a configurar tu reloj interno para el estado de alerta durante el día.

Pero estas células son sensibles a los colores más allá del azul porque también reciben información de otras neuronas retinianas que son sensibles a todo el espectro de colores.

Por lo tanto, eliminar solo la luz azul no es suficiente para mejorar el sueño; necesitas atenuar todos los colores.

En cuanto a sus ojos cansados después de un largo día mirando un ordenador, la luz azul tampoco es la única culpable de eso. Un estudio reciente demostró que cortar solo la luz azul no mejoraba la comodidad reportada por las personas después de una larga sesión de trabajo en el ordenador, más que simplemente atenuar la pantalla.

Es decir, este experto recomienda bajar el brillo de la pantalla si tenemos que usar el móvil o el ordenador antes de meternos a la cama. De esta forma estaremos atenuando muchísimo el daño que podría llegar a hacernos. Aunque sí, lo más recomendable sería no usarlos en absoluto.

Otras historias