La mala suerte de Marco Asensio y el recuerdo de Jesé

Yahoo Deportes
Geoff Burke-USA TODAY Sports
Geoff Burke-USA TODAY Sports

El Real Madrid empezó muy mal su segundo partido de la gira veraniega por Estados Unidos ante el Arsenal y por si las cosas no podían ponerse aun peor, Marco Asensio acabó lesionado de gravedad y pasando la noche en el hospital.

Un Nacho completamente descentrado rápidamente complicó el encuentro. Un mal despeje, en el que falló estrepitosamente y acabó golpeando a Kolasinac al borde del área, bien pudo valerle una amarilla. Pero es que minutos después una mano en la línea de gol, tras un grave falló defensivo de la zaga al completo, le valió la roja directa y al Real Madrid quedarse en inferioridad numérica. Era el minuto ocho de encuentro.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

No podían ir peor las cosas, pero irían.

Porque tras ponerse el Arsenal 0-2 arriba en el marcador, los blancos consiguieron darle la vuelta a la situación y empatar el partido en la segunda parte. Entraron Hazard, Marco Asensio, Marcelo y Gareth Bale —entre otros— y le dieron un nuevo aire al equipo. Asensio se sacó un gran chut que acabó en la madera, luego conectó con Marcelo e Isco para completar una gran jugada que al final remacharía a gol Bale, y poco después pondría el 2-2 en el marcador finalizando una fenomenal jugada de Marcelo.

Amber Searls-USA TODAY Sports
Amber Searls-USA TODAY Sports

Pero entonces, cuando el Real Madrid se veía con fuerzas (ya estaban jugando 10 contra 10 tras la expulsión de Sokratis) llegó la peor de las noticias. En una jugada defensiva, completamente por sí solo, Marco Asensio sentía un crack en la rodilla al apoyar en el césped y tenía que dejar el campo entre lágrimas y en camilla.

Las primeras exploraciones apuntan a una rotura de ligamento cruzado anterior, lo que le tendría fuera de juego durante ocho o nueve meses. La temporada que debía ser la de su asentamiento en la élite podría irse a pique nada más empezar, justo en el día que más detalles dejó de estar a tope de ganas y confianza. Tanto Zidane como sus compañeros en zona mixta aseguraron estar completamente devastados al ver los gestos de dolor del mallorquín, que salió del campo y fue trasladado directamente al hospital.

La imagen recordó a aquella noche primaveral de 2014 en el Santiago Bernabéu en la que Jesé Rodríguez, uno de los mayores talentos jamás salidos de La Fabrica, sufrió la misma lesión ante el Schalke 04 en los octavos de final de la Champions League previos a la consecución de la Décima.

La jugada fue diferente, pues en aquella ocasión Jesé estaba atacando por banda derecha cuando Kolasinac, precisamente ahora en las filas del Arsenal y testigo presencial de la lesión de Asensio, fue al choque para disputar un balón con tan mala suerte que el canario se rompió el cruzado al apoyar la pierna.

La incipiente carrera de Jesé, que esa temporada (se lesionó en marzo) había anotado ocho tantos con el equipo merengue y se había convertido en una de las atracciones del conjunto de Carlo Ancelotti, no volvería a ser la misma tras el periodo de recuperación.

El canario volvió mediada la siguiente temporada, tras varias recaídas, pero lo hizo habiendo perdido su explosividad en carrera y ese desparpajo que le hacía imparable hasta su lesión. Desde entonces hasta hoy, Jesé no ha vuelto a ser el mismo, y como muestra un botón: en ninguna de estas últimas cinco temporadas ha logrado superar esos 8 goles que anotó de septiembre a marzo en la 2013-2014 recién ascendido al primer equipo.

Para rizar más el rizo, se da también la coincidencia que Marco Asensio heredó el número 20 de Jesé cuando regresó de su cesión al Espanyol y el canario salió del club rumbo al PSG en 2016.

Los que vivimos aquel triste momento para el madridismo en el Bernabéu, recordamos el silencio que recorrió la grada al ver a Jesé salir del campo en camilla. Sus gritos, sus lágrimas, sus gestos. El Real Madrid pasó de ronda (había ganado en la ida 1-6 en Alemania y ganaría ese partido 3-1), pero el sentimiento tras el partido era de pena porque se sabía que la lesión era grave y que quizás nunca volveríamos a ver al mejor Jesé de nuevo.

Cuando salía Marco Asensio del FedEx Field en Landover, Maryland, la sensación de los aficionados era similar y las caras de sus compañeros no ocultaban el disgusto de ver a su compañero en aquella situación.

A falta de confirmación, la temporada de Asensio podría haber tocado a su fin, con todo lo que eso significa para el Real Madrid y su planificación de cara al campeonato que está por comenzar. ¿Se acabará quedando Gareth Bale en el equipo? ¿James Rodríguez? ¿Se saldrá al mercado a buscar un jugador que ocupe su plaza? ¿O se apostará por darle más minutos a Vinicius, Rodrygo y Kubo? Zidane y la directiva tiene demasiadas interrogantes sobre la mesa ahora mismo.

Una vez se tengan más noticias del alcance de la lesión del mallorquín sólo quedará esperar que las similitudes con la que sufrió Jesé se queden ahí, y que en muy poco tiempo Marco Asensio regrese a los terrenos de juego y confirme que sigue siendo ese jugador que encandiló a todos en su primera campaña como merengue.

También te puede interesar:

Real Madrid 2020: Los mismos de siempre más Hazard... esto pinta mal

Con James Rodríguez se le acabarían las excusas al Atlético de Madrid

Ousmane Dembelé, otra gran pifia de la directiva de Josep María Bartomeu


Otras historias