Indignación por las risas de los miembros de La Manada durante el juicio por el caso de Pozoblanco

Durante la tercera jornada del juicio a cuatro de los cinco miembros de La Manada por un presunto delito de abuso sexual a una joven de Pozoblanco (Córdoba) en mayo de 2016, el juez se ha visto obligado a detener un interrogatorio para llamar la atención a los acusados por su comportamiento.

Jesús Escudero y José Ángel Prenda, dos de los miembros de La Manada, cuchichean entre ellos durante el juicio por la agresión a una joven en Pozoblanco. (Foto: Mediaset).
Jesús Escudero y José Ángel Prenda, dos de los miembros de La Manada, cuchichean entre ellos durante el juicio por la agresión a una joven en Pozoblanco. (Foto: Mediaset).

Mientras se desarrollaba la sesión, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero, José Ángel Prenda y Alfonso Jesús Cabezuelo (Ángel Boza es el único de los condenados por la agresión sexual a una joven en los Sanfermines de 2016 no implicado en este caso) compartían risas y cuchicheos en el banquillo. “Veo que les hace mucha gracia lo que se está planteando en esta sala”, les dijo el juez Luis Javier Santos tras parar el interrogatorio.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El comportamiento de los miembros de La Manada durante el juicio por el caso de Pozoblanco ha causado una enorme indignación en las redes sociales, donde numerosos usuarios han expresado su rechazo porque se tomen a risa la acusación de abuso sexual.


El caso de Pozoblanco se destapó después de que la Policía Foral de Navarra, que investigaba la agresión sexual de Pamplona, encontrara dos vídeos de cuatro de los integrantes de La Manada abusando de una chica de 21 años en un coche. Los agentes se pusieron en contacto con la joven, que explicó que “nadie la creía”.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias