El mensaje tras el nuevo muro con el que Trump se aísla de los estadounidenses (y en el que florecen las demandas de justicia)

Yahoo Noticias

Donald Trump tiene una obsesión con los muros y las barreras físicas. La de alzar una pared en la frontera con México ha sido uno de sus más divisivos planteamientos, y en aras de impulsarlo ha agraviado a muchos, confrontado al Congreso e incluso paralizado el gobierno federal.

Ahora, Trump ha hecho alzar otra valla, en este caso en las áreas circundantes a la Casa Blanca del Parque Lafayette, para tratar de aislarla de los miles y miles de manifestantes que diariamente protestan en Washington DC, y en muchas otras ciudades, contra el racismo y la brutalidad policiaca.

Un mural vivo de expresiones de lucha y denuncia contra el racismo y la brutalidad policiaca, y en homenaje a sus víctimas, se ha levantado sobre la nueva reja que se ha colocado en Washington DC para apartar a manifestantes de las cercanías de la Casa Blanca. (AP Photo/Jacquelyn Martin)
Un mural vivo de expresiones de lucha y denuncia contra el racismo y la brutalidad policiaca, y en homenaje a sus víctimas, se ha levantado sobre la nueva reja que se ha colocado en Washington DC para apartar a manifestantes de las cercanías de la Casa Blanca. (AP Photo/Jacquelyn Martin)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Esa nueva barrera física sería provisional (y adicional a la reja permanente que rodea a la Casa Blanca), es metálica, tiene unos 3 metros de altura, de acuerdo a NBC News, y no se sabe por cuánto tiempo permanecerá allí, ampliando la separación entre el presidente y los manifestantes.

(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)
(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)

El portal dcist de la radio de la Universidad Americana indica que la valla metálica cubre un perímetro de 1.7 millas (unos 2.7 km) y cita al Servicio Secreto, que señaló que todo el complejo de la Casa Blanca seguirá cerrado hasta el próximo 10 de junio.

No es claro aún si esas barreras serán entonces levantadas pero, en todo caso, esa separación ha sido interpretada como una doble señal.

(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)
(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)

Primero, como una continuación del impulso autoritario del presidente, que hizo desalojar por la fuerza a manifestantes que protestaban de modo legítimo y pacífico en la zona que ahora queda “dentro” de la valla para tomarse una foto demagógica portando una Biblia frente a una iglesia.

(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)
(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)

Segundo, que el presidente al parecer le teme o le disgusta el clamor social expresado en esas protestas pacíficas, al grado de tener que poner más distancia entre ellas y la Casa Blanca. Esa barrera y otras formas de fortificación que se han realizado en torno a la residencia presidencial serían una metáfora de la cerrazón del presidente ante las demandas legítimas que expresan los manifestantes.

La justificación de la reja es proveer mayor seguridad al presidente y al complejo de la Casa Blanca, pero puede afirmarse que las manifestaciones pacíficas no implican ningún peligro. Disturbios violentos, en cambio, sí podrían provocar amenaza. Pero el propio presidente Trump dijo que la reciente ocasión en que fue llevado al búnker en la Casa Blanca fue para hacer una “inspección” no porque temiera por su seguridad.

Pocos han creído ese argumento, pero es claro que si se detecta una amenaza clara el presidente debe ser protegido.

Los manifestantes pacíficos, con todo, no representarían amenaza alguna, y por ello esa barrera ha sido entendida como una nueva muestra de división que el presidente aplica a los estadounidenses. Y un indicador de que quién, en realidad, se encuentra cerrado y encerrado, en su residencia y en sus planteamientos, sería el presidente.

Muchos han llegado a contemplar los carteles, dibujos y otras expresiones desplegadas sobre la reja que se colocó en el Parque Lafayette de Washington DC para mantener apartados a los manifestantes de la Casa Blanca, al otro lado de ese parque. (AP Photo/Andrew Harnik)
Muchos han llegado a contemplar los carteles, dibujos y otras expresiones desplegadas sobre la reja que se colocó en el Parque Lafayette de Washington DC para mantener apartados a los manifestantes de la Casa Blanca, al otro lado de ese parque. (AP Photo/Andrew Harnik)

Para los manifestantes, con todo, esa barrera se ha convertido en un nuevo espacio de expresión.

Sobre la reja han sido colocados multitud de carteles, dibujos y objetos diversos en los que se expresan claramente, por ejemplo, el repudio a la brutalidad policiaca y al racismo, lemas sustantivos como ‘Black Lives Matter’ y ‘No Justice, No Peace’ y alusiones al sentido del voto en las próximas elecciones presidenciales.

(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)
(Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)

La reportera Hannah Natanson, de The Washington Post, publicó en Twitter un video en el que se aprecia parte de la prolífica expresión social colocada sobre esa reja, que se ha convertido en una especie de mural vivo del sentir y los reclamos de una parte sustantiva de la sociedad estadounidense. Y ese espacio es también un memorial a las personas que en EEUU han muerto víctimas de la brutalidad policiaca.

Así, muchos han acudido a esa valla para atestiguar el despliegue de ese vibrante contenido, y se han tomado fotos frente a ella, convirtiéndola en una nueva atracción cívica en la capital estadounidense. Para los manifestantes, la valla creada para frenarlos se ha convertido así en una herramienta adicional para expresar sus ideas y demandas y captar la atención a gran escala para unir al país en contra del  racismo  y la injusticia sistémicos y la brutalidad policial.

Para Trump, en cambio, esa barrera sería una forma de mostrar fuerza y defender el orden, aunque en realidad plantea su afán de aislarse de la realidad (y de crear la propia), de estigmatizar a quienes ejercen protestas pacíficas al apartarlos de la Casa Blanca en aras de un peligro que ellos no suponen y de continuar su espíritu de división y cerrazón en lugar de emprender el diálogo y la apertura que millones de estadounidenses demandan y que, a la postre, sería la mejor forma de transformar al país de modo auspicioso.

TE PUEDE INTERESAR:

Trump prueba desempeñar un papel que siempre ha elogiado: el de un dictador que impone el orden

Otras protestas estallan y luego se desvanecen, pero este movimiento ya parece diferente

Los efectos nocivos de los gases lacrimógenos podrían intensificar la pandemia del coronavirus

Otras historias