• ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

La fiesta sexual de este futbolista que terminó en desastre

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Con 21 años de edad, el jugador nigeriano del Watford de la Premier League, Isaac Success, participó en el partido más frustrante de su corta carrera como profesional. Lo tenía todo a favor pero falló varios goles clamorosos. Desafortunadamente para él no se trató de un juego de fútbol, sino de una fantasía que duró 90 minutos, que hirió su orgullo masculino y que casi termina con él en la cárcel.

El futbolista, que tan sólo anotó un tanto en 19 partidos con el Watford, contrató a cuatro prostitutas por 2,000 dólares y las invitó a una habitación de lujo de un hotel de Londres. Su sequía goleadora se extendió a su vida personal, y es que inundó su cuerpo con dos botellas de Baileys.

Isaac Success durante un encuentro con el Watford de la Premier League.
Isaac Success durante un encuentro con el Watford de la Premier League.

Embriagado por el alcohol, Success no pudo hacer honor a su apellido (significa éxito). Cuando los esfuerzos de las chicas de compañía no recibieron respuesta alguna, éstas decidieron poner fin a la cita después de que se cumplieran los 90 minutos.

Fue entonces cuando Success, en lugar de asumir su derrota, decidió protestar acaloradamente descontento con el resultado.

“Fue terrorífico”, señaló a New York Post, Alexis Domerge, una de las chicas. “Nos pagó 500 dólares a cada una para que saliéramos de fiesta con él. Nos desnudamos tan pronto llegó el dinero a nuestras cuentas de banco. Estaba bebiendo Baileys directamente de la botella. Hicimos todo lo que pudimos y él se frustró. ¿Qué se puede esperar si se bebe dos botellas de Baileys?”, prosiguió.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Michaela Carter fue otra de las chicas que aquella noche trataron de conseguir que Success cumpliera con las expectativas, pero nada.

“Parecía un poco tímido, probablemente porque tiene 21 años todavía”, apuntó. “El Baileys le pasó factura y le dije que no me podía quedar más tiempo. Fue entonces cuando la cosa se puso fea. Hubo muchos gritos”, afirmó Carter.

No hubo prórroga para Success y finalmente cuando la situación se puso violenta, una de las chicas llamó a la Policía.

“Acabé con un pequeño corte en la cara y un cardenal en mi brazo durante el caos. No sé cómo sucedió. También se me rompió el tacón de unos zapatos. Al final perdí 100 dólares por culpa de eso”, agregó Carter.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Success insistió en que las chicas le devolvieran los 2,000 dólares pero ellas se defendieron diciendo que intentaron sin éxito llevar a cabo la misión por la que fueron contratadas.

La Policía le arrestó, aunque le dejó en libertad y según afirmó en un comunicado que “está investigando una alegación de asalto ocurrido a las 6.30 am el lunes 11 de septiembre”.

Cuando quedó libre, Success canceló los pagos que realizó por medio de transferencia bancaria a las chicas, quienes al final se quedaron sin sus honorarios.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente