Por qué debió ser penalti la mano de Feddal y no la de Carvajal

Yahoo Deportes
Los aficionados del Real Madrid reclaman penalti en esta acción.
Los aficionados del Real Madrid reclaman penalti en esta acción.

En el Real Madrid andan con la vena hinchada de indignación por un penalti en el área del Betis que entienden que fue claro y no fue concedido. Benzema buscaba un envío raso con peligro que no llegó a su destino porque el balón impactó en el brazo extendido de Feddal. El árbitro no interpretó voluntariedad y desde ese mismo momento se generaría el debate de la semana, un viejo amigo para todos: qué manos se deben sancionar como penalti y cuáles no.

El periodista Isaac Fouto, colaborador en la COPE y en GOL, como gran conocedor del reglamento y abogado fiel del diablo encarnado en figura arbitral, en este caso Sánchez Martínez, defendió desde el principio a su cliente.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Sin embargo, compartir lo que refleja el reglamento sobre los requisitos para sancionar como mano una acción no ha sacado a nadie de sus convicciones. Algo comprensible leyendo cada epígrafe, que deja todo a la interpretación e imaginación de cada uno.

Además, en el mismo reglamento existe una Circular que se antepone a lo compartido por Fouto. En concreto, la Circular 4: “no se considerará infracción si el jugador cae y la mano o el brazo quedan entre el cuerpo y el punto de apoyo en el suelo, pero no alejadas del cuerpo hacia un lado o en vertical”. Y, como se puede apreciar en la imagen, la mano de Feddal no está apoyada en el césped en el momento de cometer la infracción.

No contento con las críticas recibidas por defender la decisión del colegiado, Fouto, que seguro ha leído ‘El arte de la guerra’ (Sun Tzu), pensó que “la mejor defensa es un buen ataque”. Así, sacó a la luz lo que para su gusto es una jugada similar, pero esta vez en el área contraria, la del Real Madrid.

Pasa entonces a justificar a Sánchez Martínez con una imagen de una mano de Carvajal, en la que tampoco se señaló penalti y, según él, se sigue el mismo criterio arbitral. Él mismo culmina su intervención con un imperial “jaque mate al rey”.


Fouto creyó así ganar esta partida de ajedrez con un movimiento que hubiese firmado el maestro Kaspárov, pero sus propios seguidores de Twitter le han pillado haciendo trampa. Una horda de esas que no le deseas ni a tu peor enemigo. Primero, inteligentemente, le tantearon y le dieron la oportunidad de desvelar toda la verdad de la imagen. Otro periodista, Chema Calderón, le insinúa sutilmente que no es una acción comparable a la no pitada de Feddal con una pregunta: “Golpea primero en el muslo de Carvajal, ¿no?”.



Pero Fouto, lejos de la autocrítica, optó por el conflicto y respondió: “No preguntes. Corrobora. Eres periodista”. Retar a sabiendas que hay algo que escondes nunca te trae nada bueno.


Entonces, la trampa salió a la luz. Los tuiteros se encargaron de desenmascarar la artimaña de Fouto. Faltaba contar lo que la foto de la mano de Carvajal no muestra y el periodista omite para dar validez a su opinión por encima del juego. El balón toca en la mano del defensor del Madrid, sí, pero justo después de impactarle en el muslo derecho y, consecuentemente, salir disparado hacia ella.

Parece un detalle sin más, pero esto cambia toda la interpretación de la jugada y escapa de posibles comparaciones con la mano de Feddal, que tiene todos los ingredientes para ser señalada como penalti.



Para finalizar y siguiendo de nuevo la Circular 4, la acción de Carvajal cumple hasta dos reglas para no llegar a ser sancionada. La primera es que “una mano no se considerará infracción si el balón proviene directamente de la cabeza o el cuerpo (incluido el pie) del propio jugador” y, la segunda excepción alude a “si el jugador cae y la mano o el brazo quedan entre el cuerpo y el punto de apoyo en el suelo, pero no alejadas del cuerpo hacia un lado o en vertical”. Y, claramente, se ve que la mano del lateral derecho blanco está apoyada.

Nos puede pasar a todos. Es difícil retractarse de una convicción. En este caso Isaac Fouto fue a por lana y salió esquilado.

Otras historias