Roba un bolso y en su huida deja caer su DNI poniéndoselo fácil a la Policía

En el mundo del robo hay quien dada su habilidad para perpetrar el delito se convierte en leyenda y quien, por el contrario, quien no pasará a la historia pero sí logrará titulares precisamente por lo contrario. Lo primero le ocurrió hace décadas a Pretty Boy Floyd, un forajido que se hizo famoso en los años 20 y 30 robando bancos y cuya historia contaba hace poco Alfred López para Yahoo. En el segundo grupo es en el que se encontraría el hombre que a comienzos de semana le robó el bolso a una señora en Valladolid y en su huida dejó caer su móvil y su DNI poniendo en bandeja a los agentes dar con él.

Two people, man and woman, criminal in action, purse robbery, cropped.
Two people, man and woman, criminal in action, purse robbery, cropped.

Ocurrió todo el martes pasado en la capital pucelana, como relata El Norte de Castilla. Una mujer cuya identidad no ha trascendido paseaba por la calle cuando pasaban cinco minutos de las ocho y media de la tarde y sintió que le daba un tirón del bolso arrebatándoselo. Ella cayó al suelo por la fuerza del zarandeo mientras veía cómo el ladrón huía con sus pertenencias.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Sin embargo, un grupo de viandantes que vio todo lo sucedido decidió intentar darle caza saliendo corriendo tras él. Entonces fue cuando el hombre, en el fragor de la huida, perdió por el camino su teléfono móvil y, junto a él, una funda en la que estaba su DNI. No paró a recogerlo -es de imaginar que por el temor a ser interceptado por quienes le perseguían- y más adelante acabó lanzando el bolso de la mujer para poder huir más ligero.

Quienes intentaban atraparle dejaron de perseguirle entonces y recogieron tanto el bolso como el DNI y el teléfono. Se lo dieron a la víctima del robo y las cosas del ladrón frustrado acabaron en manos de la Policía Local de Valladolid que hizo entrega de las mismas en el juzgado y desde allí le citarán a declarar, como señala El Norte de Castilla.

Y es que a veces, ya sea por falta de pericia o por la colaboración ciudadana, como ocurrió en este caso, los ladrones ven frustrados sus robos de formas inverosímiles o, cuanto menos, rocambolescas. Hace no mucho fue noticia el caso de un ladrón en Florida que fue pillado infraganti por el propietario de la casa de madrugada mientras se cocinaba y comía lo que había cogido de la nevera.

Mucho más cerca, en Cantabria, fue muy sonado el suceso que tuvo lugar en plena jornada electoral en mayo cuando un hombre recibió el alto de la policía al verle los agentes empujando un carrito de bebé tuneado en el que transportaba 21 jamones robados. O el del susto que se llevó una mujer en Valencia cuando al levantarse para ir al baño de noche se encontró con un ladrón debajo de su cama armado con un cuchillo.

Más historias que te pueden interesar:


Otras historias