Se utilizan para la manicura en gel pero, ¿son riesgosas para la salud?

Foto: Serhii Sobolevskyi/istock
Foto: Serhii Sobolevskyi/istock

La manicura en gel tiene muchas ventajas. Atrás quedaron los días en los que el esmalte duraba menos de una semana. Con este método, las uñas espléndidas, fuertes y en ese color que tanto amas, pueden durar hasta tres semanas, inmaculadas como el primer día.

¿Cómo es el proceso de esmaltado en gel? 

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La manicura es igual que cuando te haces el proceso tradicional, sin embargo, las cosas cambian al momento de esmaltar las uñas. Primero, se coloca una capa de una base transparente que prepara las uñas para el gel: un tipo especial de esmalte que, en lugar de secarse al aire, se reafirma bajo la luz ultravioleta. 

Después de pintar cada capa, hay que colocar las manos bajo una luz ultravioleta durante 30 segundos. Una vez que se aplicaron dos capas de esmalte en gel (y en consecuencia, las manos se expusieron a la radiación UV en cada oportunidad) se coloca una última capa de brillo, las uñas vuelven a situarse bajo la luz ultravioleta por otros 30 segundos, y listo.

También te puede interesar: Manicure de otoño, los tonos y diseños más hot de la temporada

Es efectivo, ¿pero representa un riesgo para la salud?

Consultamos con expertos para que nos ayuden a entender si la manicura en gel, como implica exponer las manos a la radiación UV, podría ser perjudicial para nuestra salud.

El Dr. Peterson Pierre, especialista certificado en dermatología y dermatología cosmética en el Pierre Skin Care Institute, explica que las lámparas UV para uñas utilizan el mismo mecanismo que las camas solares por lo que "sí pueden representar un riesgo para la salud de la piel".

"Las manicuras en gel usan radiación UVA para endurecer el esmalte de uñas y hacer que sea menos probable que se astille. Los rayos ultravioleta penetran profundamente en la piel y dañan el colágeno y la elastina, dos proteínas que mantienen nuestra piel joven. Esto puede conducir a signos de envejecimiento prematuro como manchas oscuras y arrugas. El daño acumulativo del ADN puede conducir a crecimientos precancerosos y, finalmente, a cánceres de piel", aclara Pierre. 

Sin embargo, hay varios otros factores involucrados. "Primero está la fuerza de las bombillas utilizadas que emiten diferentes cantidades de luz ultravioleta. En segundo lugar, la cantidad de exposición a esa luz y en tercer lugar, la frecuencia de la exposición. Teniendo en cuenta que las manicuras generalmente se realizan una o dos veces al mes durante unos minutos, la cantidad de exposición a la luz ultravioleta es relativamente baja, especialmente en comparación con exponerse al sol. Por lo tanto, los riesgos para la salud son bajos, pero no nulos", sostiene.

La médica dermatóloga Patricia Della Giovanna, concuerda. "Estudios cadavéricos han demostrado que la lámina ungueal (la uña)  bloquea la radiación UVB y permite la penetración de UVA solo en el 0.5 al 2.5%. Esto indica el efecto fotoprotector que tienen las uñas".

"Pero durante  el procedimiento, el área periungueal y el dorso de los dedos reciben también esta radiación", aclara y añade: "Se estima que la exposición de UV a partir de las lámparas de manicura es equivalente a la exposición adicional de 1.5 minutos de luz solar por día, cada día que se va al salón de belleza".

También te puede interesar: Boca a prueba de frío: cómo cuidar tus labios en invierno

La experta concluye que el uso de lámparas de UVA para manicura tendría un bajo riesgo carcinogénico, pero recomienda el uso de factor de protección solar 50 o más, previo a la sesión

Si tienes dudas y antes de hacer un cambio en tu rutina de belleza, consulta con un profesional de la salud.

Otras historias