Las mujeres en el mapa (y las protestas de un violador en tu camino) gracias a las Geochicas

Mapeo de las intervenciones realizadas alrededor del mundo de la performance “Un Violador en tu Camino” por #LasTesis. Este proyecto fue liderado por Isaura Fabra y Celine Jacquin de Geochicas, en conjunto con la Internacional Feminista.
Mapeo de las intervenciones realizadas alrededor del mundo de la performance “Un Violador en tu Camino” por #LasTesis. Este proyecto fue liderado por Isaura Fabra y Celine Jacquin de Geochicas, en conjunto con la Internacional Feminista.

Si Simone de Beauvoir estuviera viva seguramente estaría celebrando su cumpleaños 112 satisfecha de que el pensamiento feminista que propulsó hace décadas finalmente ha comenzado a tomar fuerza en algunas partes del mundo.

Su icónica y muy repetida frase "El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente" cobra aún más sentido cuando las actividades de las agrupaciones de mujeres para denunciar la violencia de género son colocadas sobre un mapa para demostrar que no se trata de esfuerzos aislados.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La semilla ideológica sembrada por Beauvoir, que luego fue desarrollada por investigadoras como la antropóloga argentina Rita Segato, ha dado el sustento conceptual al canto de protesta "Un violador en tu camino", creado por las activistas chilenas LasTesis y que en dos meses se ha convertido en un himno de lucha de las mujeres en decenas de países.

Pero la prueba fehaciente de su impacto lo mostró Geochicas, una comunidad libre y colaborativa de mujeres "mapeadoras", que usaron su experiencia técnica para localizar las réplicas del performance que se viralizó a nivel global.

Su reacción inmediata fue posible porque no se trata de una respuesta improvisada. Geochicas es un colectivo organizado que nació, luego de muchas reflexiones sobre la cartografía con enfoque de género, en un encuentro de la comunidad Openstreetmap de América Latina en 2016, ante la evidencia de la baja participación de las mujeres y la falta de datos geográficos que representarán sus necesidades en el espacio.

"Con la creación de esta nueva comunidad exclusivamente femenina (cis y no cis), se elevó la reflexión colectiva sobre los proyectos con perspectiva de género, desde la creación hasta la representación de datos geográficos y su impacto en la sociedad",  expresó a Yahoo! la geógrafa, urbanista y cofundadora de Geochicas, Céline Jacquin.

Con el enfoque de género, Geochicas ha dado una nueva interpretación al viejo adagio de que una imagen vale más que mil palabras.

Con una comunidad que ya alcanza las 250 mujeres en Latinoamérica, Europa y África, Geochicas tiene la misión de capacitar, difundir, integrar a personas e instituciones sobre sobre la información geográfica voluntaria y sobre el universo digital.

Es una organización que crece orgánicamente. "Las mujeres que llegan a conocer el proyecto y se quieren unir, se integran simplemente a un grupo de chat en Telegram y participan en las actividades que desean, sin obligación ni expectativa por parte de la comunidad", explicó Jacquin.

Aprovechan los eventos organizados por los creadores de software y datos libres para hacer contacto, conocerse personalmente  e inspirar a nuevas mujeres a integrar la comunidad. Y paralelamente realizan una copa que llaman #GeochicasTake” como el realizado por la Open Source Geospatial Foundation en agosto de 2019 en Bucarest para lanzar su canal en inglés, para facilitar la integración de mujeres que no hablan español.

Geochicas no tiene un proceso de entrenamiento formal sino que la capacitación es autodidacta y colectiva, según las necesidades de cada persona y proyecto. Pero si cuenta Geochicas cuenta con espacios formativos, donde las participantes de la comunidad ofrecen su conocimiento para compartirlo a través de webinars, en temas que van desde la edición de OpenStreetMap, Sistemas de Información Geográfica, webmapping, hasta el diseño de mapas temáticos mediante código.

Representación social

Aunque el mapa de "Un violador en tu camino" se convirtió de la noche a la mañana en su proyecto más popular, Geochicas participa en distintos actividades para representar los intereses de las mujeres en la sociedad y conseguir un camino de diálogo para cerrar la brecha de género dentro de las comunidades.

En una de sus acciones, financiada por HOTOSM en 2018, foto-mapearon una serie de pueblos y ciudades afectados por los sismos de 2017 en el estado de Oaxaca, México. Allí Geochicas pudo observar que mujeres, a pesar del relego cultural al espacio privado, son fuentes generadoras de organización comunitaria y económica en sus localidades.

En la iniciativa "La calle de las mujeres", Geochicas buscó recordar a las mujeres, sus luchas y logros a través del espacio público y el espacio digital al producir un mapa con las calles con nombre de mujeres en Latinoamérica y España, para enlazar y generar contenidos en OSM y Wikipedia.

Geochicas también colabora con otras organizaciones aliadas. En una de sus alianzas, Miriam González, ofreció entrenamientos en  zonas remotas de Guatemala y Tanzania.

"En  Guatemala se hicieron censos usando ODK (Open Data Kit) para determinar las zonas más afectadas por la malaria, el objetivo es erradicar dicha enfermedad de la región en 2020, haciendo una planeación adecuada para fumigar los focos que presentan más casos de la enfermedad. En Tanzania, usando field papers y la aplicación Maps. Se agregaron puntos de interés en la región de Serengueti en las áreas de Mugumu y Kukirango para apoyar la creación de mapas que ayuden a proyectos para eliminar la mutilación genital femenina", relató Jacquin.

La coordinadora de Geochicas está convencida de la importancia de motivar a las niñas a sumarse a este tipo de iniciativas desde muy temprano para estimularlas a mapear nuevos mundos posibles para ellas y las próximas generaciones.

La localización de la información en un mapa permite conocer mejor el entorno, acceder a servicios o identificar su carencia para su posterior planificación. "Es una manera de crecer en igualdad: acerca a las personas y les ayuda a satisfacer sus necesidades, entendiendo que algunos grupos de la población tienen más necesidades que otros y acceden a menos información".

Para Geochicas, aparecer en un mapa es dejar de ser invisibles. Y como diría Beauvoir, es una manera dejar huella de los logros individuales y las luchas colectivas de las mujeres en el mundo.

 

 

Otras historias