LeBron James tiene un sueño, pero ¿Bronny es un buen aspirante a la NBA?

Deportes Internacional

COLORADO SPRINGS, Colorado - LeBron James confesó en público su último deseo en la NBA. En 2017, le dijo a la revista GQ que quería jugar en la NBA junto a su hijo, LeBron James Jr.

El veterano James le confesó a GQ que “le encantaría quedarse” para tener la oportunidad de jugar contra Bronny, calificando la experiencia como “la guinda del pastel” de su carrera.

Bronny cumplirá 15 años en octubre, justo antes de jugar su primera temporada de baloncesto en el instituto Sierra Canyon del área de Los Ángeles. Sin embargo, a medida que se vuelven virales las habilidades más destacadas de Bronny, como sus encestamientos, ya se plantan las primeras semillas para convertir en realidad el sueño de LeBron. LeBron tiene 34 años, por lo que no podría jugar con Bronny como mínimo hasta la temporada 2023-24 de la NBA.

Mientras nos preparamos para cuatro años de promoción de Bronny en el instituto, con LeBron avivando las llamas, tanto los reclutadores de las oficinas centrales de la NBA como los de la universidad y la comunidad de base se hacen una pregunta sencilla: ¿cuán buen jugador es Bronny?

Las respuestas a esa pregunta sencilla son bastante complejas. Las opiniones de voces respetadas en el sector del reclutamiento, la comunidad de base y la universidad ofrecieron diferentes perspectivas. Las opiniones coinciden en que Bronny es un aspirante talentoso, pero tiene mucho por mejorar antes de considerar que se trata de un candidato seguro para la NBA.

“Aún no lo he evaluado atentamente”, dijo el analista de reclutamiento de Rivals.com, Corey Evans, quien comenzará a analizar la Clase completa de 2023 este año. “Sin embargo, a simple vista, ha progresado significativamente durante el último año en términos de habilidades, ha mejorado como atleta, ha crecido y se ha vuelto más fuerte. Odio prever el futuro con cuatro o cinco años de antelación, pero en este momento todo indica que definitivamente es un posible candidato para la NBA”.

Cuando LeBron tenía la edad de Bronny, su potencial para la NBA era mucho más obvio. Sin embargo, LeBron James es un fenómeno generacional y comparar al resto con él sería como comparar a un pianista de instituto con Chopin.

LeBron James Jr. no jugó en el Mini Campamento Nacional Juvenil de Baloncesto Masculino de Estados Unidos que se celebró en Colorado Springs este fin de semana. Le invitaron a participar, pero Bronny decidió jugar con su equipo de base en Las Vegas. La sede que seleccionó se convirtió en una tribuna perfecta para hacer una evaluación, quizá demasiado temprana, de Bronny en todos los niveles del juego.

LeBron James y su hijo, Bronny, en el Staples Center en diciembre. (Foto de Kevork Djansezian/Getty Images)
LeBron James y su hijo, Bronny, en el Staples Center en diciembre. (Foto de Kevork Djansezian/Getty Images)

Los más optimistas sobre el futuro de Bronny basan su análisis en sus herramientas físicas, su desarrollo en la pista de juego y el potencial de su genética de élite para catapultarlo a un escalón superior. Ya mide 1,8 metros, tiene brazos largos y una estructura que indica que seguirá creciendo. Se le califica como uno de los 25 mejores de su clase, aunque todavía no ha mostrado rasgos alfa consistentes. Vale aclarar que la lista de los 25 mejores es de carácter general ya que es demasiado pronto para establecer clasificaciones teniendo en cuenta la calidad de los estudiantes de nuevo ingreso.

Los más cautelosos al evaluar su juego aseguran que solo debería considerársele como uno de los 50 mejores candidatos de su clase. Afirman que si se llamase Bronny Smith y viviese en Joplin, Misuri, nadie le conocería.

Mike Jones es el seleccionador de DeMatha Catholic en Washington, D.C. y el entrenador principal del Equipo Nacional Juvenil de Baloncesto sub-16/17de los Estados Unidos. Advierte que solo ha visto jugar a Bronny en un vídeo que vio después de que el director asistente de baloncesto de Estados Unidos, Samson Kayode, le dijera que podría terminar entrenando a James Jr. en algún momento futuro.

Jones ofreció una evaluación pragmática de Bronny, destacando un rasgo que casi todos mencionan: “Bronny tiene la capacidad de jugar bien al baloncesto, en términos de pasar la pelota y juega con otros buenos compañeros de equipo. Muchos niños de su edad luchan por eso. Son tan buenos que necesitan tener la pelota en sus manos. Ha podido desarrollarse como su padre y jugar con otros deportistas realmente buenos. Esa es una habilidad que en mi opinión se subestima”.

En los últimos meses se ha notado una gran evolución en la capacidad atlética de LeBron James Jr., una señal de que sus habilidades en el juego podrían seguir desarrollándose. Skyy Clark, uno de los compañeros de equipo de base de Bronny en Strive For Greatness (Sub 15), señaló que Bronny apenas podía encestar al comienzo de la temporada Nike EYBL a finales de abril. Mejoró esa habilidad rápidamente. “Ahora está aquí como un remolino de viento, en todas direcciones y en constante movimiento”, dijo Clark. “Todo eso en apenas tres o cuatro meses”.

Lo más seguro sobre el futuro inmediato de Bronny es que estará acompañado de una fanfarria incesante. El sábado por la noche apareció en ESPN un momento destacado de Bronny encestando antes de un juego de base en Las Vegas. Estuvo acompañado por un momento culminante de su padre encestando desde la línea de calentamiento antes del juego.

LeBron James prevé y es lo suficientemente consciente de que llamar la atención sobre sí mismo al margen de los juegos, como hizo en abril, y sumarse a los calentamientos previos del juego solo perpetuará las expectativas sobre su hijo. En este punto, James no tiene motivos para quejarse de que su hijo sea sobrevalorado porque ha puesto en marcha la máquina promocional.

Clark ha sentido las ráfagas de la fama que implica ser el compañero de equipo de base de Bronny. Dijo que pasó de tener 27.000 seguidores de Instagram a 144.000 en aproximadamente tres meses. Bronny ya tiene 2,9 millones de seguidores, lo que significa que solo está a unos 1,1 millones detrás de Zion Williamson.

Clark elogió a LeBron por dar charlas motivadoras al equipo de base de Strive For Greatness. “Tenemos un pequeño grupo en Instagram y siempre nos envía mensajes”, dijo Clark, uno de los mejores armadores de la clase 2022. “Él no se comporta como una súper estrella de Hollywood. Se suma a nosotros”.

Bronny comenzará su carrera en el llamado Súper Equipo del instituto Sierra Canyon junto a Zaire Wade, el hijo de Dwyane Wade. Todo indica que habrá además un par de transferencias de entre los 10 mejores, B.J. Boston y Ziaire Williams, quienes han anunciado sus intenciones de sumarse al equipo.

Jugar junto a otros deportistas tan buenos debería contribuir al desarrollo de Bronny. “Con el talento que tiene a su alrededor, si es un jugador inteligente, no va a tener que esforzarse mucho”, dijo una fuente del sector vinculada a la comunidad de base. “Este año puede ser muy importante, el próximo año puede ser mejor y en su tercer año, diremos ‘Este joven es realmente bueno’”.

En cualquier caso, su carrera estará bajo el ojo crítico, pero ya está acostumbrado a ello. Debido a su padre, nunca ha conocido una vida sin medidas de seguridad y solicitudes de selfies.

Sin embargo, el baloncesto universitario no es muy optimista respecto a la posibilidad de que Bronny llegue a jugar en este nivel. Si bien James tiene una estrecha relación con el entrenador de Duke, Mike Krzyzewski, también ha mostrado desdén por la NCAA. De hecho, produjo un documental de HBO en 2018 llamado “Atleta Estudiantil” en el que ataca a la NCAA y el sistema atlético universitario. A raíz de la investigación del Departamento de Justicia sobre el inframundo del baloncesto, James catalogó a la NCAA como “corrupta”.

James también se burló del entrenador de Syracuse, Jim Boeheim, por criticar el compromiso del ex Orange, Darius Bazley, por faltar a la universidad para prepararse para el draft de la NBA.

Para muchos entrenadores universitarios seguir a Bronny es inútil. “¿Por qué malgastaríamos nuestro tiempo en reclutarlo?”, preguntó un entrenador asistente de alto rango. “Va a ser un circo”.

El circo Bronny está llegando al baloncesto del instituto. No importa cuán fuerte sea el estruendo o cuántos momentos destacados tenga para Instagram, la verdad es que Bronny tiene mucho que aprender antes de que el sueño de su padre se haga realidad.

Pete Thamel