Cuando Leo Messi convirtió la app de Tokio 2020 en 'El Chiringuito'

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Lionel Messi of Argentina celebrates after scoring a goal against Ivory Coast during their men's first round Group A soccer match at the Beijing 2008 Olympic Games in Shanghai Stadium August 7, 2008. REUTERS/Aly Song (CHINA)
REUTERS/Aly Song (CHINA)

El verano de 2008 fue complicado para Leo Messi. Tras una temporada aciaga para su club, el jugador de 21 años necesitaba un respiro, una motivación, y para ello eligió alistarse en la selección olímpica de fútbol de su país. La experiencia fue perfecta: en Pekín, Messi no solo salió campeón -el único título con Argentina hasta la Copa América de este año- sino que marcó dos goles, asistió a Di María en la final e hizo piña con algunos de los mejores jugadores de su generación -el propio Di María, Agüero o Banega- y de los de la generación anterior, como Riquelme o Mascherano.

Se ve que ese pasado olímpico del nombre propio por excelencia del deporte mundial en las últimas 24 horas ya se consideró suficiente en la aplicación oficial de Tokio 2020 para colocar su marcha del Barcelona como una de las noticias de la jornada. Si se piensa, es de las cosas más absurdas del mundo: por muy ex olímpico que sea Messi, al olimpismo le da bastante igual que juegue en un club o en otro. Un recuerdo tras la retirada, por ejemplo, sí sería más comprensible, pero, ¿esto? ¿A qué viene que la aplicación dedicada exclusivamente a un torneo se ponga a dar noticias de otras competiciones?

Se critica mucho a los medios de comunicación de masas que dediquemos tanto tiempo a los futbolistas y no prestemos atención a los deportes minoritarios. Sinceramente, hacemos lo que podemos, porque, básicamente, los medios somos poca cosa más allá de nuestros lectores y a nuestros lectores les puede interesar la escalada el día de agosto que no hay otra cosa, pero prefiere saber qué va a pasar con la siguiente eliminatoria de Champions. Ahora bien, se entiende el mensaje: hay que cuidar a esos deportes, hay que darles visibilidad y estas dos semanas son una especie de tregua en la que hablar de otra cosa parece casi prohibido.

Captura de pantalla de la aplicación oficial de Tokio 2020, con la noticia de la marca de Messi del Barcelona como noticia destacada.
Captura de pantalla de la aplicación oficial de Tokio 2020, con la noticia de la marca de Messi del Barcelona como noticia destacada.

Lo de Messi ha roto ese pacto tácito y es normal que así sea. Es normal que todos saquemos nuestros análisis, nuestros futuribles, nuestras informaciones... y desplacemos un día histórico en Tokio con dos medallas de oro para nuestra delegación. Habrá quien se enfade más y quien se enfade menos, pero al final es lo que hay y es absurdo frustrarse por imposibles. Josep Pedrerol volvió de sus vacaciones y montó un Chiringuito especial para analizar la cuestión con su derroche habitual de exageraciones. Fue de lo más comentado de la noche en redes sociales, quizá, y todo hay que decirlo, junto al meritorio y desolador cuarto puesto de Marc Tur en los 50 kilómetros marcha.

Lo que debería estar claro es que una cosa es "El Chiringuito" y otra cosa es la aplicación oficial de Tokio 2020. Da la sensación de que a alguien se le ha ido la mano también en busca de unos clics. Solapar los dos oros olímpicos, la clasificación del equipo de waterpolo femenino para la final o los excelentes diplomas que fueron cayendo en las distintas pruebas de piragüismo es mucho solapar. Los Juegos son una oportunidad única, el momento reservado para muchos deportes y muchos deportistas cada cuatro años, en este caso, cinco. Hacerle el juego a la competencia no tiene mucho sentido.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo no disponible por tus preferencias de privacidad

Quedan solo dos días de competición en la capital japonesa, así que no se esperan grandes sorpresas de este tipo, pero solo nos queda ya que nos cuenten cómo ha sido su fichaje por el PSG o el equipo de turno o que nos relaten cómo ha sido la última extensión de contrato de Luka Doncic, que, al fin y al cabo, también es olímpico. También podrían darle una columna al "Lobo" Carrasco para que nos explique sus sentimientos de pérdida y desolación. Todo esto mientras se deciden los mil quinientos, mientras los deportes de equipo juegan sus finales y mientras Allyson Felix sigue batiendo récords de medallas.

La reflexión en torno a las necesidades del periodismo y su público es sin duda necesaria y a menudo se confunde la respuesta de la audiencia con el hecho de que se le ofrezca todo el rato lo mismo. Que ese debate pernicioso se haya colado incluso en los medios oficiales del olimpismo roza lo ridículo... y no deja de ser triste, si se piensa. Una manera de venir a decir: "Sabemos que todo esto que hemos organizado durante dieciséis días, todo el trabajo de nuestros deportistas y la gloria de sus resultados tiene un interés limitado, así que probemos con otra cosa". ¿Y qué es esa otra cosa? Pues lo mismo de siempre, claro.

Vídeo | Este es el test Covid que los deportistas deben pasar cada día en los Juegos

Otras historias que te pueden interesar: 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente