De la Ligue 1 al estrellato: Robert Pires

Robert Pires no estaba seguro de querer ser futbolista.

La vida pasaba y él sentía que la estaba perdiendo. Mientras los amigos de 15 años salían de fiesta, empezaban sus ligues y se encontraban a sí mismos, para Pires era simplemente estudiar, entrenar y dormir. Una y otra vez.

El fútbol ya se había convertido para él en algo serio. Precoz adolescente ya deslumbraba como mediapunta en el tercer equipo del Reims. Había empezado sus sacrificios y ya pagaba un peaje. Robert no estaba seguro de querer eso, hasta que su madre, Maribel, le recordó cuál era su sueño y qué podía ofrecerle una vida como futbolista.

Nacido el 29 de octubre (29 de enero por culpa de un error administrativo en la oficina de inmigración francesa) en Reims, Robert era hijo de madre española y padre portugués.

Antonio Pires y su mujer estaban recién casados y justo habían llegado a Francia. Antonio había dejado Portugal para evitar que le mandaran a luchar en la Guerra de Independencia de Angola como parte de su servicio militar.

Pires - Metz

Dependiendo de quién de sus padres le vistiera cada mañana, Robert podía ir con una camiseta roja del Benfica o una blanca del Real Madrid. Apenas hablaban francés en casa y Pires lo pasó mal en sus primeros años en el colegio, pero su fútbol hablaba por sí solo.

Siendo un tradicional '10', Pires fue creciendo gracias a su talento en las categorías inferiores del Metz, en el nordeste de Francia, a solo un par de horas del hogar familiar. Con 19 años firmó su primer contrato profesional, cuando Philippe Hinschberger, entrenador del equipo reserva, le movió del centro hacia la izquierda; una decisión que le cambió la carrera.

"Fue la primera persona que me hizo jugar en la izquierda", dijo Pires a French Football Weekly. "¡Y funcionó! Ese fue el comienzo de mi historia".

Pires debutó en la Ligue 1 en 1993, contra el Lyon. No le costó consolidarse como habitual en el primer equipo. Y a medida que crecía en su juego, también lo hacía el Metz en la clasificación. Para cuando Pires fue nombrado Jugador Joven del Año en la temporada 1995-96, el Metz pasó de ser 12º a 8º y después, 4º.

Europa veía y tomaba nota. Entre los ojeadores estaba el Benfica, uno de los clubes a los que animaba de crío. Pero, para desgracia de su padre, Pires prefirió quedarse. "No quería irme porque quería seguir jugando y mejorando en el Metz", confesó a FourFourTwo.

Y eso mismo hizo. El 6 de abril de aquel año, Pires alzó su primer título gracias a un gol de penalti en la tanda decisiva que le dio a su equipo la Coupe de la Ligue frente al Lyon en la gran final.

France Brazil World Cup 1998

En la siguiente temporada, Pires marcó 11 goles en la Ligue 1 y el Metz terminó en quinta posición. Ese curso 1997-98 estaba destinado a ser su año, pero el sueño del campeonato se les escapó el último día.

Durante unos minutos llegaron a ser virtuales campeones, pero un gol de Yohan Lachor para empatar el partido en Auxerre le dio el título al Lens.

"Fue un momento muy, muy difícil. No solo para nosotros, sino para toda la ciudad. Porque habría sido fantástico que el Metz formara parte del palmarés. Habría sido magnífico".

Pero aquel verano tuvo cierta compensación y Pires fue convocado por la selección francesa en la plantilla que acabó ganando el Mundial.

Una vez más llegaron multitud de ofertas, pero Pires eligió quedarse en la Ligue 1 y se marchó al Marsella a pesar de las protestas del presidente del Metz.

Robert Pires Paul Scholes Marseilles Manchester United 19101999

En su primera temporada allí, Pires y su equipo perdieron la Ligue 1 por un solo punto con el Girondins de Burdeos y poco después perdieron la final de la Copa de la UEFA (3-0) contra el Parma de Hernán Crespo. "¡Otra vez segundos! Para mí fue muy difícil de asumir", dijo.

La siguiente temporada el Marsella pasó un bache y Pires perdió incluso la capitanía. Ya en el año 2000 se acabó su etapa en la Ligue 1 con 228 partidos en los que acabó con 51 goles, pero sin títulos de liga.

Pires hizo que su madre se llevara un chasco después de rechazar fichar por el Real Madrid y decidió irse a la Premier League para jugar en el Arsenal. Allí descubrió todo lo que el fútbol tenía que darle y cumplió todos sus sueños.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines