La ridícula aportación del Messi más contraproducente al juego del Barça

Borja González
·2 min de lectura
MADRID, SPAIN - OCTOBER 17: Lionel Messi of Barcelona reacts during the La Liga soccer match between Barcelona and Getafe at Coliseum Alfonso Perez Stadium in Madrid, Spain on October 17, 2020. (Photo by Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images)
Lionel Messi cabizbajo durante el partido entre Barcelona y Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez. (Foto: Burak Akbulut/Anadolu Agency vía Getty Images)

Es humano. Lionel Messi es humano o se está humanizando. El arranque liguero del argentino está dejando serias dudas después del fallido intento de huida el pasado verano del Barcelona. El ‘10’ ya no se muestra determinante y al equipo de Koeman, que no ha encontrado la manera de que ‘La pulga’ se sienta cómoda en su esquema, le pasa factura.

Contra el Getafe se ha visto al Messi más contraproducente que se recuerda. Sus único dos goles en lo que va de temporada, con la blaugrana y la casaca de Argentina, han sido de penalti. La cantidad de pases decisivos que filtra ha disminuido sobremanera, hasta casi diluirse, y los balones que pierde cada partido rozan la veintena.

Ahí no queda la cosa. Quizás lo más preocupante es que lo que antes metía como si fuese un juego de niños, ya ni va entre los tres palos. Rozando el final del encuentro tuvo el empate en sus botas, pero el balón se marchó desviado por encima de la portería de Soria. Ha perdido esa facilidad de cara al arco rival, el dibujo de Koeman le está dejando seco.

Podemos pensar que los problemas con el club, especialmente con el presidente Josep Maria Bartomeu le han podido afectar en el rendimiento, pero siendo honestos cabe recordar que la aportación del rosarino al juego del Barça viene difuminándose desde más atrás. En las últimas 24 jornadas de Liga, Messi tan sólo ha visto puerta en juego (más allá del balón parado) cuatro veces.

Asimismo, el dato de balones perdidos es escalofriante. En cada partido pasa la quincena. Es una cifra que jamás se nos hubiese ocurrido atribuir a ningún seguidor del fútbol al astro azulgrana.

No tiene buena pinta el inicio de Lionel Messi en este curso 2020/2021. Un punto a su favor y esperanzador es que da síntomas de profesionalidad, con una figura ligera. Al menos, físicamente no se le puede reprochar nada.

VÍDEO | Por qué el futuro del Barça es prometedor incluso sin Messi

Más historias que te pueden interesar: