El reto del lápiz labial en la clavícula y el peligro de incitar a la extrema delgadez

Yahoo Vida y Estilo
Un nuevo reto viral propone balancear un lápiz de labios en las clavículas como prueba de tener un cuerpo lo suficientemente delgado. Foto. Getty Images
Un nuevo reto viral propone balancear un lápiz de labios en las clavículas como prueba de tener un cuerpo lo suficientemente delgado. Foto. Getty Images

Chen Shu, una actriz y cantante china de 42 años, publicó el 2 de marzo un video a través de su cuenta en la red social Weibo donde se le ve balanceando un lápiz labial rojo en su clavícula, con el mensaje: “¡Nueva habilidad desbloqueada! Ven y prueba este reto conmigo”.

La publicación no tardó en superar las 200 millones de vistas, y amasó más de 18,000 comentarios que, además de compartir a otras mujeres mostrando ser capaces de hacer lo mismo, incluían frases como “¿Por qué estás tan flaca? ¡Eres increíble”, apelando a la delgadez de Shu como una meta deseable.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El reto no tardó en salir de Weibo, y ya en Instagram podemos encontrar a otras mujeres intentando hacer lo mismo bajo el hashtag #lipstickchallenge, (reto del lápiz labial) y aunque no son muchas, ya está dando mucho de qué hablar. Y es que aunque Shu no menciona nada sobre su delgadez en la publicación, sí hace la mención de la palabra “habilidad”.

La idea general sería que cuanto más delgada sea una persona, más prominentes serán las clavículas, haciendo más fácil que se pueda realizar este reto. De hecho, ya en 2007 el diario The New York Times recogía este tema en relación a cómo ahora esta zona del cuerpo se considera sexy, cuando antes no lo era tanto, y de la necesidad de muchas mujeres de elegir ropa con las que puedan mostrarlas a modo de logro.

El reto del lápiz de labios nos recuerda a otro similar que nació en 2015 y que se denominó #collarbonechallenge, que también se originó en China, en el que se instaba a las mujeres a demostrar cuántas monedas podrían colocar en sus clavículas. En aquel momento se decía que cuantas más cupieran, mejor figura tendrías.

Lo cierto es que las clavículas prominentes se han convertido en una característica deseable para muchas mujeres. De hecho, una investigación realizada por la compañía VoucherCodesPro en 2015, encontró que este sería, junto con tener un trasero y abdomen firmes, uno de los elementos más queridos por las mujeres inglesas. De entre las mujeres encuestadas, el 45% habría reconocido que serían capaces de ponerse a dietas extremas para lograrlo.

De aquella, Nick Swan, fundador y CEO de VoucherCodesPro, expresó lo preocupante que es cómo algunas tendencias ganan fuerza a través de las redes sociales, y aunque algunas se disfrazan de fitness, no siempre serían lo mejor para cada cuerpo. 

Otros retos de imagen en las redes

Este no es el primer reto peligroso del 2020, pues en febrero se dio a conocer el Earphones Waist Challenge, que invitaba a las mujeres a atarse el cable de los audífonos a la cintura para probar qué tan delgadas eran, y cuánto peso habían ganado por ‘holgazanear’.

Así recordamos otros retos corporales que incitan a la delgadez no siempre realista ni alcanzable para todos, como el #A4Challenge, que propone tener un torso tan delgado como el ancho de una hoja de papel; o el #bellybuttonchallenge, que insta a que si no eres capaz de alcanzar tu ombligo pasando el brazo por la espalda no eres lo suficientemente delgada (aunque mujeres delgadas y en forma demostraron que no era del todo cierto).

¿La culpa es de las redes sociales?

Estos desafíos sin duda nos obligan a pensar en la influencia de las redes sociales en las expectativas que, sobre todo las niñas, tienen sobre su propio cuerpo. Ya en 2017 una encuesta, que recogió el diario The Guardian, encontró que la mayor preocupación de una de cada tres mujeres de entre 11 y 21 años era compararse con otras personas.

Y es que, aunque no podríamos realmente culpar a estos canales, ni a los medios que hacen eco de las tendencias para fomentar en quienes lo desean a lograr estos estándares de belleza, sí debemos reconocer que habrían facilitado que las personas más inseguras de su cuerpo, sobre todo los adolescentes, tengan más elementos contra los que compararse, incitándolos a sumarse a retos y estándares que no siempre serían los más saludables. 

De hecho, una revisión de estudios, publicada en 2016, concluyó que el uso de redes sociales tendría una correlación directa con preocupaciones sobre la propia imagen corporal.

Sin embargo, queda algo de esperanza, pues también las redes sociales son hogar de movimientos de imagen corporal positiva, como el 'Body Positive', al que muchas influencers hispanas se han sumado para inspirar a las mujeres a reconciliarse con sus cuerpos tal cual son.

Sin duda el uso que damos a las herramientas existentes depende de cada uno, sin embargo sí haría falta hacer una revisión personal si somos adultos, y que los padres presten atención a sus hijos, para esclarecer cuánto nos dejamos influir por los contenidos que consumimos y la popularidad que les otorgamos.


También te puede interesar:

Instagram vs. realidad: la verdad detrás de la foto ‘perfecta’ y por qué debes quererte tal como eres

¿Es justo que te despidan del trabajo por lo que publicas en tus redes sociales?


@travesabarros

Otras historias