Liverpool consiguió una remontada agónica ante Newcastle

·2 min de lectura

Por la continuidad de la Premier League, Liverpool estuvo cerca de sufrir otro tropezón en sus aspiraciones pero esta vez lo esquivó con una victoria agónica por 2-1 frente a Newcastle en Anfield.

Los Reds tuvieron la primera oportunidad clara para marcar, quizás incluso una mejor chance que un gol. A los 35 minutos de juego, Luis Díaz quedó mano a mano con el arquero rival y se lo quitó de encima, pero con el arco vacío no acertó.

Y las anotaciones que no se hacen en un lado al final se convierten en el otro. De esta frase cliché se aprovechó Alexander Isak, quien recibió filtrado de Sean Longstaff y, ante el achique de Alisson, remató fuerte de derecha por encima del brasileño.

En el segundo tiempo, el conjunto dirigido por Jürgen Klopp, sabiéndose necesitado de sumar de a tres, fue con todo a buscar el área de las Urracas. El fruto de esto floreció a los 60' con el tanto de Roberto Firmino: el brasileño entró en soledad a la guarida visitante y le pegó de primera tras el pase atrás de Mohamed Salah.

Así fue como una marea roja se desató en Merseyside con los dueños de casa lanzados al ataque para concretar la remontada. Mientras tanto, Newcastle intentaba hacer todo el tiempo posible para que el reloj pase.

En eso, Luis Díaz tuvo una de las más claras con un remate defectuoso que Nick Pope contuvo sin problemas. Sin embargo, la suerte estuvo del lado de los locales, que en la última lo dieron vuelta con una jugada de pelota parada que tuvo varios rebotes casi en el área chica y que finalizó con Fabio Carvalho mandando la pelota al fondo del arco.

De esta manera, el mal comienzo de la Premier League para Liverpool se agudiza un poco más, ya que los Reds están a siete puntos de la cima que ocupa Arsenal de cara a lo que será el derbi contra Everton.

Foto: Getty Images