El Liverpool y el récord de invencibilidad

Goal.com
Jose David Lopez banner
Jose David Lopez banner

La realidad, es que pese a haber disfrutado de enormes sagas como la multi-ganadora del Manchester United de Alex Ferguson o el dominio aplastante del Manchester City de Guardiola estos últimos años, en la historia de la Premier League inglesa ningún equipo mantiene un perfil tan elitista y especial en el corazón de los hinchas, como hizo el ‘Arsenal de los Invencibles’. 

Aquel Arsenal, visto con los ojos actuales, rememora mil detalles que, con el paso de los años, juegan a su favor. Un estilo veloz, dinámico, agresivo y de muchísimo ritmo. Un elenco de futbolistas en su mejor momento de lucidez, compartiendo habilidades individuales para brillar como colectivo (Henry, Pires, Vieira, Lehmann, Ashley Cole, Ljungberg e incluso los últimos detallitos de  Bergkamp). Y, sobre todo, la aureola indescriptible de Highbury, ese estadio singular que recubría de un manto brillante todas las tardes en el norte de Londres. Aquél discurso Gunner caló en toda una generación, que pasó a abanderar la Premier como su gran campeonato a seguir y a Wenger como el gran técnico del espectáculo diferencial (esa imagen existió más allá de los capítulos delicados que tuvo que atravesar). Mantuvo 537 días su condición de equipo que no perdía (entre la 2003-04 y la 2004-05), sumando un total de 49 partidos sin derrota. Sacó 11 puntos al Chelsea y 15 al Manchester United

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“Lehmann se miraba al espejo y se pegaba consigo mismo”, me contó una vez Laurent, el lateral hispano camerunés, hablando de aquél mítico Arsenal que él también catapultó a la cúspide que aun mantiene hoy en día. Un equipo armonioso pero práctico, más contragolpeador que dominador de tiempos y no tan defensor de la posesión como luego acabaría siendo el propio equipo años más tarde cuando Wenger acarició nuevos conceptos que jamás le sirvieron para rememorar aquella divertida versión ‘invencible’. 

La grandeza que permite a los mitos del pasado, ser siempre poderosos con el paso del tiempo, elevó a la máxima categoría aquella hazaña hasta el punto de pensar que nunca sería posible ver un equipo cercano a sus registros. Todo, hasta que el Liverpool de Jurgen Klopp, la versión más poderosa de la historia de la Premier League con números que ya son el mejor arranque de curso que jamás hayan firmado en el fútbol inglés, con 21 victorias y un solo empate en las 22 jornadas disputadas hasta la fecha (superando al City de la campaña 2017-18), ponen en apuros aquellas gestas londinenses. 

Y es que este Liverpool que ya es Campeón de Europa, puede batir muchos más records esta temporada donde, de inicio y aun en el mes de enero, ya se puede ver como clarísimo ganador de la Premier, algo que quizás esté perdiendo valor por su supremacía, pero que para la entidad Red va a significar poner fin a una brecha, a una sequía, a un dolor estomacal y anímico… de 30 años. Y es que el Liverpool ganó su último campeonato liguero inglés antes de que se conociera como Premier League, pues aquellos cánticos de campeonato que vociferaban Ian Rush, John Barnes, Alan Hansen, el excéntrico Grobelaar bajo palos, el talento de Beardsley y el mando del primer entrenador-jugador, el mito, claro, Kenny Dalglish… fue en 1990. ¡Tres décadas! Treinte largos años de crisis, cambio de dinámicas, inversiones fallidas, proyectos caóticos, dudas eternas… que acabarán de inmediato de la mejor manera posible y que, pese a su superioridad, se debe valorar en su justa medida.

Una vez logrado eso, pues la Premier ser Red (de no ser así, estaríamos hablando de la mayor sorpresa de la historia del fútbol moderno), los de Klopp miran estadísticas y suman en busca de records increíbles. Pero aquél Arsenal Invencible empieza a estar en la previsión de los más optimistas. Los Reds de Anfield llevan 382 días sin perder (recuerdo, los de Wenger, un total de 537 días), por lo que si siguen esta dinámica imperturbable, lograrían afianzarse como mitos absolutos el próximo 23 de junio de este mismo año 2020 cuando, evidentemente, ya habría terminado el curso.

Los 49 partidos ‘invencibles’ de la etapa Gunner, son algo más cercano, pues el Liverpool actual se encuentra a ‘sólo’ 10 partidos más de poder igualar esa meta. De lograrlo, lo certificarían el próximo 4 de abril ante el Manchester City en el Etihad, probablemente el partido más difícil de asumir en la Premier este curso y el que podría poner en duda esa condición de invencibilidad. Eso sí, para culminar todos los registros, deberían no perder ningún partido hasta final de curso, pues así cerrarían definitivamente su nueva historia, la de campeón sin derrota, la de ganador sin titubeos, la del nuevo ‘Liverpool Invencible’.

Otras historias