Los 100 mil muertos que AMLO no quiere ver en los medios... pero no hizo lo suficiente para evitarlos

Enrique Pérez Quintana
·5 min de lectura
Mexican President Andres Manuel Lopez Obrador looks up as his Foreign Minister, Marcelo Ebrard, speaks during the president's daily morning press conference at the National Palace in Mexico City, Tuesday, Nov. 12, 2019. Bolivia's former President Evo Morales flew out of Bolivia on a Mexican government plane late Monday hours after being granted asylum. (AP Photo/Marco Ugarte)
(AP Photo/Marco Ugarte)

En marzo de 2020 se registró la primera muerte oficial en México por causa del COVID-19. Ocho meses después, el escenario catastrófico de 60 mil muertes pronosticado por el gobierno quedó superado por causa de la realidad que, otra vez, se impuso a la necedad, el interés personal y la conveniencia política del presidente López Obrador y su fiel escudero, el “especialista y científico” Hugo López-Gatell.

En su reporte diario sobre la pandemia, la cifra oficial informada por López-Gatell fue de 100 mil 104 defunciones y un millón 19 mil 543 contagios, esta cantidad ubica al país como el tercero en el mundo con más muertos por este virus.

Las muertes por la pandemia son una realidad, lo que en México no se justifica es el alto número de fallecimientos por causa del deficiente manejo de la pandemia, acreditado a las autoridades federales de Salud que, desde el principio, subestimaron la letalidad de este nuevo virus.

El presidente López Obrador delegó en el subsecretario Hugo López-Gatell la conducción de la pandemia, con el argumento de que era un “especialista y científico”, y por tanto su palabra y criterio era el que prevalecería para salir de la crisis de salud.

Mas de 100 mil muertes después, el presidente López Obrador, en su conferencia de prensa mañanera, afirmó que los conservadores lo quieren culpar de la desgracia, olvidando que le dejaron un sistema de salud destruido.

Según su criterio, la estrategia seguida para atender la crisis sanitaria está bien. "Nosotros vamos a seguir cumpliendo con nuestra responsabilidad, lo han hecho muy bien los médicos y las enfermeras, lo han hecho muy bien los responsables de esta estrategia. El subsecretario López Gatell lo ha hecho de forma extraordinaria, ¿Por qué cambiar? ¿Nada más porque a los que robaban no les gusta lo que estamos haciendo? ".

Pasaron ocho meses de crisis sanitaria y existe evidencia en el país y llegada desde diversas naciones, de que los criterios defendidos y recomendados por el doctor López-Gatell están equivocados y nos alcanzó la realidad, que parece no ver ni aceptar el presidente López Obrador, según su dicho en la Mañanera. Lo que sí existe es el dato que indica que en esta pandemia la tasa de letalidad en México es de 9.8 por ciento y en el resto del planeta el promedio es de 2.4 por ciento.

La estrategia para dar sustento al discurso del presidente López Obrador de que “estamos bien”, “manejamos bien la pandemia”, “ya domamos la curva”, “estamos mejor que en otros países” y demás, ha consistido en afirmar que hay camas disponibles en los hospitales y desde luego que hay camas disponibles, porque no se acepta a los enfermos y son regresados a sus casas. El resultado de esta política es que el 80 por ciento de las personas que no fueron atendidas, no llegaron a los cuidados intensivos, murieron en sus domicilios y de los que fueron admitidos el 74 por ciento no sobrevivió.

Las medidas preventivas en el mundo han sido fundamentales para disminuir los contagios, el cubrebocas ha sido importante en la estrategia seguida en muchas naciones, pero para López-Gatell es una prenda inútil, pues en diferentes ocasiones ha dicho que “no sirven para protegernos”, “el usar cubrebocas tiene una pobre utilidad, o nula utilidad”, “no es una medida que garantice que usted no se va a contagiar” y demás.

Con su rechazo López-Gatell buscó complacer al presidente López Obrador que, en febrero, cuando llegó a México la pandemia, afirmó que no sería obligatorio el uso del cubrebocas “No vamos a cometer el error que se cometió en el gobierno de Calderón. ¿Se acuerdan qué nos pusieron a todos cubrebocas? No podíamos ni hablar”.

Sabemos que al presidente López Obrador lo que más le interesa es hablar y el “especialista y científico” supo cómo congraciarse.

Cuando vieron que la pandemia sería por mucho tiempo, el presidente y López-Gatell, advirtieron que cada quien era responsable de su vida y su muerte. Así que para estas fechas ya contamos 100 mil que no se abstuvieron de morir, claro que lo hicieron bajo su responsabilidad.

La otra medida preventiva es la Aplicación de Pruebas para detectar el COVID-19 pero, para López Gatell, la recomendación era errónea pues “partía de una visión completamente fuera de lugar” y este criterio se mantiene, por lo que el país es de los que menos pruebas aplica en el mundo, y por ello, no sabemos cuántos contagios reales existen y no se logra frenar la pandemia.

La evidencia es contundente, tenemos en México más de 100 mil muertos y lo que más le molesta a López Obrador no es la desgracia que eso refleja, sino que los medios lo publiquen como la noticia más importante del día. Porque lo es, sobre todo por todo lo que se ha hecho mal. El diario El País en su edición para México publicó un reportaje que enojó al presidente, quién descalificó al medio, afirmó que en España están peor y con su reacción, quiso minimizar las muertes que se divulgan día a día en Palacio Nacional. Según él todo lo ha hecho bien y no hay razón para cambiar.

No olvidar que él No miente, No roba, No traiciona y No se equivoca. 100 mil y seguiremos contando.

También debes ver:

Banco de México presentó nuevo billete de 1,000 pesos y su diseño causa fascinación

Universidad de Oaxaca despide a profesora que denunció acoso sexual de maestros hacia alumnas

La inocente foto de AMLO y Jesús Ochoa que ha irritado a más de uno

EN VIDEO: México llega a 100 mil muertos por Covid, cifra "inusual", reconoce López-Gatell